Amor sin fin: Empoderando a los millones de hispanos que cuidan de un ser querido

¿Estás cuidando de un ser querido? No estás solo, de acuerdo a la organización AARP, un 21% de latinos de los 40 millones que velan por otros en los Estados Unidos, están cuidando de un miembro de su familia. Yvette Peña, vicepresidente de liderazgo multicultural en AARP, habla de los pasos esenciales que cada cuidador debe tomar cuando emprenda este rol y del nuevo documental “Cada paso en el camino”.

 

Hay un gran ejército silencioso que día a día lleva la tarea de cuidar de un familiar envejeciente o enfermo.  Es parte del ADN de la cultura latina, el ocuparse del ser amado en su hora de necesidad. La carga física, financiera y emocional que esta tarea implica, puede hacerse más ligera con una serie de consejos que ha preparado AARP, organización que vela por la calidad de vida de las personas de más de 50 años.

Yvette Peña, Vicepresidenta de liderazgo multicultural de AARP

En el mes del cuidador familiar, Yvette Peña  vicepresidente de liderazgo multicultural en AARP conversó con La Familia de Broward para informar y empoderar a este grupo.

“Hay tantos latinos que están cuidando a seres queridos y ellos piensan que están solos y no saben dónde ir, cómo buscar ayuda ni que hay recursos a su alcance”, expresó Peña.

Peña indica que AARP ha identificado que este grupo pasa 52% más de su tiempo cada semana prestando el cuidado a sus seres queridos y gastan 44% de sus ingresos anuales.

Esto es difícil cuando tienen hijos y otras necesidades”, dijo la ejecutiva.

Por esta razón AARP lanzó el documental “Cada paso en el camino”, que de acuerdo a ella “es una gran forma para apoyar a estas personas y de empezar un dialogo, para administrar mejor, planificar su vida y ver que hay otras personas que están pasando esto”.

El objetivo es empoderarlos”, dijo Yvette Peña. “Allí hemos puesto todos los recursos y los tips para que puedan ver cómo empezar a buscar ayuda y alivio que es lo que más necesitan”, recalcó.

-La Familia: ¿Dónde pueden los cuidadores encontrar un alivio para esta tarea?

-Yvette Peña: Deben de buscar ayuda entre sus familiares, organizaciones en la iglesia, amigos. Esto es una carga muy grande y hay personas que pueden asistirlos a esa cita médica, o ir a la tienda, por ejemplo. Este documental es importante para que vean que no están solos.

-LF: ¿Existe una forma de prever o planificarse?

Fotos cortesía AARP

-YP: Primero deberían de hablar con la persona a quien van a cuidar antes que empeore su condición. Conversar sobre sus valores, preferencias, los deseos de ellos, entender sus finanzas y deudas. También qué médicos tienen, porque es una labor de amor, y hay cuidarlos como ellos deseen. Si esperan mucho puede que la persona no sepa cómo hacer para entender sus deseos.

-LF: ¿Cuánto cuesta cuidar a una persona?

-YP: Sabemos que utilizan el 44% de sus ingresos pero antes de hacerlo no saben el gasto que va a venir con el cuido. Es una cantidad grande y tiene otros gastos. Así es que hay que hablar para poder estar preparados.

-LF: ¿Por qué tenemos esa cultura los latinos?

-YP: Porque vemos el cuido de nuestra familia como parte de nuestra vida natural. Lo vemos como una labor de amor, no como un reto. Al verlo así, no estamos pensando en el futuro, en lo que nos va a costar en términos de costos y tiempo. Pero ellos tienen derechos a elegir como quieren pasar su tiempo, que actividades quieren hacer. Por eso en AARP estamos empoderando a las personas de 50 años o más para que elijan vivir su vida a su medida. No quedarse en la casa sino mantener su mente activa.

-LF: ¿Este tema se agudiza al saber que cada vez vivimos más tiempo?

-YP: Las personas están viviendo hasta los 100 años pero no están preparadas para ello. Por eso en AARP hablamos de salud, dinero y amor. Hay que amarse a sí mismos y mantener la energía. Si no tienes salud, no vas a llegar a los 100 años, y los gastos médicos (allí viene el tema del dinero) van a venir; si no estás pensando que vas a vivir tanto, puede que no tengas un 401k (si tu empleo lo ofrece), y va a ser muy difícil llegar a esta edad con recursos, amándote a ti mismo, porque el amor es empoderarse. Tu puedes vivir tu mejor vida si estas cuidando de ti en todos estos aspectos.

(foto AARP)

Si conoce a alguien que esté cuidando un ser querido o usted mismo, vea este documental “Cada paso en el camino”:


 

RECURSOS

AARP tiene herramientas, información y recursos para apoyar a las personas que cuidan de un ser querido. A través del sitio web de AARP (aarp.org/caregiving;www.aarp.org/cuidar) pueden acceder a información útil, informarse sobre servicios locales, unirse a una comunidad en internet de otros cuidadores familiares y conectarse con otras personas que comprenden los retos relacionados con la prestación de cuidados.

Para obtener más información en español sobre recursos y herramientas, visita aarp.org/cuidar o llama al 1-888-971-2013. Para obtener información en inglés, visita el sitio web AARP Family Caregiving, aarp.org/caregiving o llama al 1-877-333-5885.

 

Juntos es posible (los números)

  • Hoy en dia, los latinos representan el 21% de los aproximadamente cuarenta millones de cuidadores de Estados Unidos.
  • En comparación con el resto de la población, los latinos que cuidan de un familiar pasan más tiempo y gastan más dinero en el cuidado de un ser querido. En promedio, utilizan el 44% de sus ingresos anuales en gastos relacionados con el cuido de su ser querido, y pasan un 52% más de su tiempo cada semana prestando cuidados. 
  • Muchas personas que prestan cuidados, especialmente los hombres, no se consideran a sí mismos como cuidadores; piensan que están haciendo solo lo que las familias hacen para ayudarse entre sí.
  • De los aproximadamente 40 millones de cuidadores en Estados Unidos que prestan cuidados sin remuneración a sus padres, cónyuges, parejas y otros seres queridos adultos, el 21% son latinos. De estos, más de 1 de cada 3 ha estado cuidando a otra persona por 5 años o más.
El cuidador típico hispano es una mujer menor de los 43 años. Ella es la cuidadora principal de su ser querido, no recibe paga, y presta cuidados sin ayuda remunerada.
  • Aunque el cuidador familiar “típico” es una mujer de 49 años que cuida de un familiar, en general los cuidadores se están volviendo tan diversos como la población del país. 
    • El cuidador típico hispano es una mujer menor de los 43 años. Ella es la cuidadora principal de su ser querido, no recibe paga, y presta cuidados sin ayuda remunerada.
    • El cuidador típico de la generación del milenio tiene 27 años, igualmente puede ser hombre o mujer, y casi siempre presta cuidados a un padre o abuelo que necesita ayuda con un trastorno físico.
    • Los hombres también están a cargo del cuido de un ser querido. En la actualidad representan 4 de cada 10 (o 16 millones) de los cuidadores familiares no remunerados.
    • Muchas de estas personas, especialmente los hombres, no se ven a sí mismos como cuidadores: piensan que son hijos, hijas, cónyuges y amistades que están haciendo solo lo que las familias hacen para ayudarse entre sí.
  • Frecuentemente, muchos cuidadores no están preparados para desempeñar las tareas más complejas de esta labor.
    • Los cuidadores familiares latinos pasan más tiempo y gastan más dinero cuidando a un ser querido, en comparación con el resto de la población. En promedio, utilizan el 44% de sus ingresos anuales en gastos relacionados con el cuido de su ser querido, y pasan un 52% más de su tiempo cada semana prestando cuidados.   
      • En el año 2016, el gasto promedio de bolsillo de los cuidadores familiares latinos fue de $9,022, en comparación con $6,954 para la población en general.
      • Los cuidadores hispanos pasan más tiempo cada semana cuidando a un ser querido que los cuidadores blancos no hispanos (31.2 horas, en comparación con 21.9 horas).

 

Datos adicionales sobre la prestación de cuidados:

 La mayoría (el 60%) de los cuidadores familiares trabaja: el 66% de los hombres y el 55% de las mujeres tienen empleos. 

    • Es especialmente probable que las personas de la generación del milenio, de 18 a 34 años, estén desempeñando tanto las tareas de su empleo como las de cuidadores: casi tres de cada cuatro (el 73%) de los cuidadores de esta generación informan tener un trabajo y también cuidar de un familiar enfermo o entrado en años. (Encuesta del 2015: Caregiving in the U.S.)
    • Los datos demuestran que el nivel de estrés aumenta cuando las personas tanto trabajan como prestan cuidados, y más de un tercio (el 37%) de los cuidadores empleados informan que su situación como cuidadores es muy estresante. 
  • Las responsabilidades de los cuidadores familiares también pueden afectar el empleo remunerado.  Casi uno de cada seis cuidadores (el 17%) dejó su empleo porque pagar por el cuidado de su familiar o amistad estaba fuera de su alcance.
  • El valor económico estimado de las contribuciones no remuneradas hechas por cuidadores familiares en el 2013 fue de aproximadamente $470,000 millones ($470 billion), un aumento en comparación con el valor estimado de $450,000 millones ($450 billion) en el 2009. (Fuente: Valuing the Invaluable 2015 Update: Undeniable Progress, but Bigs Gap Remain, Instituto de Política Pública, de AARP)
  • Como es de esperar, los cuidadores que prestan cuidados no remunerados por 21 o más horas cada semana informan tener el nivel de estrés más alto de todos los grupos de cuidadores.
  • La persona típica que presta cuidados por muchas horas lo hace por un promedio de cinco años y espera continuar haciéndolo por otros cinco años. Con ingresos promedio familiares de $45,700, la prestación de cuidados crea no solo una carga emocional, sino también una carga económica.
  • Los que prestan cuidados por muchas horas informan tener dificultades a la hora de encontrar servicios asequibles de prestación de cuidados en la comunidad para sí mismos y para sus seres queridos.
  • Asimismo, los cuidadores a distancia informan sufrir una carga económica superior a la promedio.
  • Si tomamos en cuenta el envejecimiento de la población, con aumentos en la expectativa de vida y familias más pequeñas, no es probable que la cantidad de cuidadores familiares se mantenga a la par de la demanda futura. Se estima que en el año 2050 solo habrá tres cuidadores disponibles para cada persona que necesite ser cuidado.
  • En Estados Unidos, los cuidadores familiares sirven como la red principal para brindar apoyo a las personas con enfermedades crónicas, incapacitantes o graves.
  • Identifican, organizan y coordinan los servicios y la ayuda;
  • prestan apoyo emocional; acompañan a sus familiares o amistades a las consultas médicas;
  • administran medicamentos;
  • ayudan con el cuidado personal (como bañarse y vestirse);
  • pagan las cuentas y se comunican con el seguro de salud;
  • y realizan otras actividades fundamentales para ayudar a las personas a quedarse en sus hogares y comunidades por tanto tiempo como les sea posible.

 

 

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.