Bliemsrieder: radiografía de un fraude, la corrupción y el socialismo del siglo XXI en Ecuador

 

Foto cortesía Foros Ecuador.ec

Ecuador es un país de 16 millones de habitantes situado, como su nombre indica, en la mitad del mundo.  Son 283.561 kilómetros de esta pequeña nación suramericana, que se extienden entre montañas y nevados, la selva y una costanera con playas exquisitas. Además, es el país que posee las Islas Galápagos, patrimonio de la humanidad.

 Este paraíso natural y productor de petróleo, banano y cacao ha sido gobernado durante una década por el economista Rafael Correa, con un plan que llamó la revolución ciudadana. Mientras el presidente y el gobierno del socialismo del siglo XXI es felicitado por organismos internacionales por haber reducido la pobreza, entre otros logros al término de su mandato, dentro del país andino se viven momentos políticos intensos.

Hoy el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) del Ecuador, Juan Pablo Pozo Bahamonde, anunciaba que con el 99.5% de los votos escrutados en las elecciones del 19 de febrero pasado, el país debía ir a las urnas otra vez para una segunda vuelta electoral el 2 de abril entre Lenín Moreno y Jorge Glas (candidatos oficialistas) con el 39. 3% y Guillermo Lasso y Andrés Páez, de la coalición CREO-SUMA, con el 28.1%. De acuerdo a este organismo, sufragaron 10’343.603 electores, con un ausentismo de 2’301.033 votantes, el 18% de la población. Nulos fueron 60.537 y blancos 163.028.

En Ecuador, donde el voto es obligatorio, la ley establece que para ganar se debe tener un mínimo de 40% de los votos válidos y estar más del 10% encima del segundo puesto para ganar en la primera vuelta.

Desde el cierre de las elecciones los ecuatorianos tanto fuera como dentro del país estuvieron pendientes de los resultados y se distribuyeron decenas de videos mostrando irregularidades en el proceso electoral, cosa que el gobierno niega rotundamente.

 “Se sabía que el fraude no iba a darse en las urnas, porque iba a haber mucho observador. El fraude se iba a hacer en el registro”, indica Michael Bliemsrieder, coordinador del grupo Resistencia Social, quien denuncia, como muchos ecuatorianos, un fraude masivo en estos comicios, que en mucho recordaron el triunfo de Nicolás Maduro en Venezuela.  No solo cita el hecho que Tibisay Lucena, la presidenta del CNE de Venezuela, estuvo asesorando todo el proceso, sino la similaridad de las circunstancias de los comicios pasados con los del país bolivariano. Hasta organizaciones internacionales están recogiendo firmas denunciando el asunto (click aquí).

Cuando el sistema se cayó a las nueve o diez de la noche, la gente salió en las diferentes ciudades a revisar los recintos electorales (y lo que digo está filmado, fotografiado y documentado) y vieron personas cargando bolsas”, cita Bliemsrieder.

Resulta que estaban ingresando actas nuevas, papeletas de votación en blanco, actas marcadas a favor del candidato oficialistas, sin los sellos oficiales, abiertas, sin resguardo policial y por eso se cae el sistema. Nos dimos cuenta que no les alcanzaron los votos para llegar al 40% y estaban tratando de llegar de cualquier manera. Esto está todo grabado”, relata el activista.

Nos quedamos hasta la madrugada a monitorear y a estar pendientes por las redes. Al final, con el escándalo que se armó, no se les permitió llegar al 40%”, añade Bliemsrieder, quien en esta entrevista nos cuenta desde su perspectiva lo que está pasando en su país.

LFDB: ¿Por qué asevera que hubo fraude electoral?

– MB: Se venía advirtiendo hace ya varios meses que el padrón o registro electoral, estaba alterado, tenía alrededor de dos millones de votos adicionales de personas que no constan en ninguna parte con personas fallecidas, nombres falsos, personas con documentos de identidad duplicados, etc.  Además, se detectaron una cantidad de irregularidades en la votación. En el Ecuador se vota en recintos educativos y empezaron a aparecer actas electorales (documentos donde se registran los votos) alteradas, duplicadas, tiradas en fundas de los basureros, escondidas entre los asientos, que nunca fueron contadas por el Consejo Nacional Electoral.

Cuando la gente empezó a encontrar esas actas, todas estaban marcadas a favor de los candidatos de la oposición.

El CNE al parecer hizo desaparecer miles y miles de votos de la oposición.

A las cinco de la tarde se cerraron las votaciones. En el exit poll que se hizo el candidato de gobierno se ubicaba en el primer lugar y el segundo era para Guillermo Lasso. Los porcentajes variaban, pero en general se indicaba una segunda vuelta.  El candidato oficial no alcanzaba este 40%, según el exit poll estaba en el 36% y el 38%. Empiezan a pasar las horas y el CNE empieza a reportar votaciones que estaban de acuerdo con estas encuestas. Pero a las 9 o 10 de la noche comienzan a dejar de subir los datos, desconectan los monitores y empezamos a ver que el conteo se pone lento, muy lento hasta que se detiene. Luego el candidato oficial empieza a subir y subir. En las redes se arma un tremendo escándalo.

A las 3 de la mañana termina la información del CNE. Con el 12% de votos por escrutar, al candidato le falta 0.9% para llegar y no lograron encontrar los votos para hacerlo subir. En todas las ciudades del país las personas estuvieron vigilando que no metan bolsas y se quitaron, en algunos casos hasta hubo violencia.  Luego anunciaron que en tres días iban a dar los resultados finales.

Fotos: Alfredo Lagla / EL COMERCIO y Robert Puglla / EFE
Foto originalmente publicada por Diario EL COMERCIO en la siguiente dirección:
https://www.elcomercio.com/actualidad/guillermolasso-fraudeelectoral-moreno-resultados-elecciones.html.

LFDB: ¿Es común esto que acaba de pasar en una elección en Ecuador?

-MB: Nunca. Es un sistema nuevo especialmente diseñado por el CNE para esta elección, precisamente para garantizar la transparencia y según ellos para evitar un fraude. Nosotros decimos que esto se veía venir desde hace meses porque imagínese quién era una de las asesoras: Tibisay Lucena de Venezuela, que vino varias veces acá para asesorar cómo implantar el sistema. Ella estuvo en el Ecuador cuando se cayó el sistema a media noche y nosotros los que estuvimos en el CNE nos dimos cuenta de que lo mismo pasó en Venezuela. Hicieron caer el sitio web cuando estaban empatados y cuando amaneció Nicolás Maduro ya había ganado.

Esta vez nadie se fue a dormir. Todo el mundo estaba conectado a la red viendo lo que estaba pasando

LFDB: ¿Cómo comprobar que se estaba planeando este fraude?

-MB: Se ha venido advirtiendo hace meses. Se sabe que el fraude no iba a darse en las urnas, porque iba a haber mucho observador. El fraude se iba a hacer en el registro. La masa electoral es mucho más pequeña y aquí es obligatorio. Se sabe exactamente quién vota y dónde. No es como en Estados Unidos que hay una zona gris y no sabes cuánta gente va a aparecer. Aquí además hay un organismo central que publica la información electoral con tiempo y se sabe cuánta gente vota desde los cantones, ciudades y provincias.  El Instituto Ecuatoriano de Estadísticas y Censos, hace tiempo publicó las proyecciones poblacionales del Ecuador y las actualiza todos los años. Hace seis meses, nosotros advertimos que la población ecuatoriana entre 16 y 100 años (asumiendo que hay gente así en el Ecuador) que puede votar era de 11.2 millones de personas.

Esto se ha mantenido a través de los últimos años y nos dimos el trabajo de revisarlo. Un día de estos, el CNE anuncia el número de votantes y se inventa el número de 12.8 millones. Hablamos 1.6 millones de diferencia. Hasta el día de hoy, nunca han explicado de dónde salió esa gente. Hay una fundación que se llama “Mil Hojas” y se dedicó meses a estudiar este asunto y sacaron un estudio donde identificaban 3 millones de votos irregulares y que en ese 1.6 millones son falsos, medio millón de muertos, venezolanos y cubanos con documentos de identidad falsas. Había extranjeros por miles que no cumplían los cinco años que dice la ley que deben tener para poder votar. Había niños de tres, cuatro y cinco años con foto y todo.

Esto estaba tan demostrado que los partidos políticos se fueron a Washington y presentaron una documentación a la OEA para decir lo que estaba pasando. Pero no les hicieron caso. El fraude ya estaba a la vista.

La ex jueza electoral de Venezuela tuvo que recurrir a la Embajada de EE.UU en Quito ante amenazas por denunciar fraude.

-LFDB: ¿Por qué cree usted que no se prestó atención a estas advertencias?

-MB: Porque en la Corte Constitucional del Ecuador todos son ex funcionarios, amigos o ex secretarios de Rafael Correa. El presidente de CNE es compadre de Rafael Correa. En la Asamblea Constitucional se archivan las denuncias. Todo esto está documentado. Lo peor es que ya ni siquiera intentan esconderlo.

Si se revisa las diferentes entidades públicas de control, son todos parientes y ex funcionarios, de la Presidencia de la República. Incluso hasta en el tribunal de lo Contencioso Electoral, se hicieron las denuncias a tiempo pero se las archivaron. ¿Por qué?, porque la presidenta es ex funcionaria de la presidencia de la República.

Nosotros llegamos a esta elección sabiendo que iba a haber fraude

Todos los partidos también lo sabían y no les importó porque aunque hubiera fraude, con tal de llegar con uno o dos puestos a la Asamblea.

 La corrupción es el problema

LFDB: Ante este panorama, ¿Qué futuro político cree usted le espera al país?

-MB: Desafortunadamente se acabaron las opciones. El problema que tenemos en el país no viene con las elecciones sino por la corrupción. Allí tenemos las listas de Odebretch (se refiere al escándalo de coimas de la transnacional brasilera a funcionarios de varios países latinoamericanos), para nombrar algo internacional, aparte dentro del país está la empresa de petróleos nacional y el lío es que aparecen listas y listas de gente involucrada, empezando por Rafael Correa. El fiscal general de la Nación, Galo Chiriboga, que es tío del Presidente de la República, aparece en las listas de Odebretch. El tiene la lista pero dijo que no la iba a publicar sino hasta junio. El candidato Jorge Glass, actual vicepresidente, es el cabecilla de una red internacional que maneja miles de millones de dólares. Ni siquiera son cosas locales, él está en lista de juicios en Australia, en Estados Unidos. Ecuador y Venezuela son los únicos países que se han negado a publicar la lista de Odebretch.

La lista se ha filtrado, aparece familia, amigos del presidente, el mismo Lenin Moreno y el contralor, fiscal de la nación. En el Ecuador, al igual que Venezuela, el gobierno es una mafia que se han repartido los puestos y la plata. Las cortes de justicia han sido puestas a dedo por la presidencia de la República.

Es un sistema de corrupción desde el presidente hasta abajo.

Así es que legalmente no hay más pasos que dar. Las elecciones es lo único que se puede hacer de forma pacífica y democrática. El gobierno no puede perder la elección porque saben que si pierden, van a la cárcel. Pero no por la justicia ecuatoriana, sino por la internacional. Entonces en todos los escenarios malos que tiene el gobierno socialista de Correa, el fraude electoral y el autogolpe es el menos malo.

Pero ellos calculan con todo lo que pasa en Estados Unidos y con Venezuela con una crisis cada vez peor, nadie le va a hacer caso al Ecuador.  

-LFDB: ¿Le preocupa que corra peligro su vida con estas denuncias?

-MB: A mí me han perseguido tanto los de gobierno como los de la oposición. Porque el hecho que sean de oposición no quiere decir que sean honestos. Son resentidos porque no les tocó su pedazo. Hay otras personas que están desesperadas por llegar al poder también. Como yo denuncio estas cosas, yo peleo contra toda autocracia sin importar de donde sea.  Pero me estoy cuidando, aunque si han tratado de secuestrar a mis allegados y recientemente a una amiga le enviaron una caja de bombones, como ella que no es boba me llamó para agradecerme y le dije que no se los había enviado. Cuando la mandamos a examinar estaban envenenados. Pero lo bueno es que no soy tan importante para este gobierno, que es un cáncer que hizo metástasis.

-LFDB: ¿Por qué cree que esta revolución socialista es más inteligente que la venezolana?

-MB: Porque es más parecida a la de Fidel Castro y al viejo Adolfo Hitler que a la de Chávez y Maduro. Es una revolución que armó un sistema de corrupción que no deja huellas. Tiene un sistema de persecución instalado por europeos e israelitas, etc. Te intervienen los teléfonos y los correos. Son muy profesionales. Pero porque se está cayendo. Primero porque se cayó el precio del petróleo. Al acabarse la plata no ha podido seguir comprando conciencias. Segundo, es complaciente. A toda dictadura que le va tan bien que se vuelve complaciente, empieza a cometer errores y se cree sus propias mentiras. Es lo que le pasó a Correa, empezaron a creerse su propia intocabilidad, y cuando salió Odebretch no pudieron controlar eso. Tercero es que empezaron a pelearse entre ellos y sin plata no se pueden pagar.

LFDB: Sin embargo muchas personas apoyan al partido de gobierno…

-MB: Si se revisa la sicología de masas y del fascismo contemporáneo, te das cuenta que esa gente es especialista en manipular a las personas. Aquí los primeros años del correísmo se hicieron muchas cosas porque tenía un montón de plata y aprovechó el hastío de los políticos tradicionales porque también la corrupción zumbaba. Los ecuatorianos nunca han estado acostumbrados a dictaduras tan sofisticadas. Aquí los golpes han sido superficiales, burdos. Con Correa te encuentras por primera vez con un gobernante que manipula y sabe exactamente lo que tiene que hacer. Elimina el Congreso Nacional y se hace la Asamblea Constituyente, luego se hace cargo de los medios de comunicación; empieza a pagar a la gente específica, sabe perfectamente dónde está el resentimiento social de un país y esos son los sectores que favorece. El sector rural, que no tenía absolutamente nada, a esos los favorece. Incrementó la burocracia a medio millón de personas, especialmente en zonas rurales, si contamos con sus familias, son dos millones y medio de personas que dependen directa o indirectamente del gobierno.

Al centro, el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) del Ecuador, Juan Pablo Pozo Bahamonde. Foto cortesía

Correa estudió la demografía ecuatoriana y empezó a darle contratos públicos a gente joven, funcionarios, de 26 años, que fueron criados y educados con él y no conocen otra cosa, tienen libros de texto que les dicen que antes de Correa todo era un caos, que cuando llegó recién hubo internet, teléfono, carreteras.

Pero hoy en día el Ecuador tiene una deuda de 50 mil millones de dólares que para nosotros es una barbaridad nunca antes vista. Están cubriendo un gasto corriente 600 millones de dólares al mes solo para pagar salarios públicos. Han generado créditos externos a los chinos, y a algunos árabes vendiendo cosas como el petróleo a largo plazo, mineras, una serie de cosas. Lo que pasa es que ya se vendió lo que se podía vender. Hizo una concesión por mil 500 millones de dólares a 50 años a tasas de 11.5% de interés, algo que no se ve en ninguna parte del mundo pues es prácticamente ilegal. Ahora está en un esquema de pirámide donde adquieren deuda nueva para pagar deuda vieja.  

Además como sabían que van a perder, prometieron casa gratis, trabajo y universidad. En los pueblos donde se les da $75USD en un bono de la pobreza, les dijo que les iba a dar $150 al mes.

El gobierno debe 2 o 3 mil millones de dólares a proveedores internos. Les compra pero no les paga, si protestan no tienen derecho a reclamar. Es una extorsión. La deuda sigue y viene Moreno a ofrecer algo que no puede cumplir.

-LFDB: ¿Y qué opina de Guillermo Lasso?

-MB: Si gana Lasso es más racional. Él ha prometido bajar impuestos, racionalizar el gasto público. Lo que pienso es que es extremadamente empresarial y no sé qué tan viable sean muchas de las cosas que está proponiendo. Para mí lo racional es dejar de construir y equipar lo que tienes. El gobierno de Correa ha construido más o menos 100 mil millones de dólares en obras al estilo soviético, es decir, la medida de éxito para estos gobiernos es el volumen en toneladas métricas de concreto. Pero nunca planificó para el mantenimiento pues hay hospitales sin camas, sin medicinas, ni médicos ni equipos. Pero son bien bonitos. Mucha gente está acostumbrada a que le den todo y va a ser muy difícil salir de eso.

Habría que ver qué tan abierto está Lasso para recibir sugerencias pues mucha de la gente que lo rodea tiene su propia agenda y son corruptos.

LFDB: Finalmente, ¿qué piensa que va a ocurrir?

-MB: En este momento hay una ola de populismo que está recorriendo el mundo. Sucede cada cincuenta o sesenta años. Tenemos a Putin, Trump, a los dictadores latinoamericanos. Creo que hay que leer a Santayana, si no sabes la historia vas a repetirla. Ni el populismo o el socialismo llevan a ninguna parte. Pero el Ecuador va a salir, aquí no nos vamos a quedar, no vamos a ser otra Venezuela. Hay que tener fe, y esto no es permanente, todo se acaba, todo tiene su final, nada dura para siempre.

About Comunicados

Comunicados