Cáncer al seno: saber es poder

El cáncer de seno es el tipo más común de cáncer entre las mujeres de Estados Unidos (después del cáncer de piel). Cada año, más de 192.000 mujeres estadounidenses son diagnosticadas con cáncer de seno.

El cáncer de seno se presenta también en los hombres. Cada año, cerca de 2 000 hombres en este país reciben la noticia que tienen cáncer de seno. La mayor parte de la información en este folleto se aplica tanto a los hombres como a las mujeres con cáncer de seno.

El número total de casos nuevos de cáncer diagnosticados entre las mujeres y los hombres hispanos de los Estados Unidos a 2009 se estimó que sería de 98. 900. El número total de muertes por cáncer entre las mujeres y los hombres hispanos de los Estados Unidos es de 28 800, de acuerdo a un estudio de la Sociedad Americana contra el cáncer.

La información que proveemos a continuación, fue tomada del folleto http://www. cancer.gov/espanol producido por el gobierno, que  trata del diagnóstico, de las opciones de tratamiento según el estadio, de la reconstrucción del seno y de cuidados de seguimiento. También describe cómo participar en estudios de investigación. Aprender sobre el cuidado médico para el cáncer de seno puede ayudarle a participar activamente en la toma de decisiones sobre su propio cuidado.

Este folleto tiene listas de preguntas que tal vez usted querrá hacer a su doctor. Muchas personas piensan que es útil llevar una lista de preguntas a la consulta médica. Para ayudarse a recordar lo que dijo el doctor, tal vez querrá tomar notas. También, posiblemente desee que le acompañe un pariente o amigo cuando hable con el doctor, para que tome notas, para que haga preguntas o simplemente para que escuche.

El proceso del cáncer

El cáncer empieza en las células, las cuales son las unidades básicas que forman los tejidos. Los tejidos forman los senos y otras partes del cuerpo.

Las células normales crecen y se dividen para formar nuevas células a medida que el cuerpo las necesita. Cuando las células normales envejecen o se dañan, mueren, y son remplazadas por células nuevas.

Algunas veces este proceso ordenado se descontrola. Células nuevas se siguen formando cuando el cuerpo no las necesita, y las células viejas o dañadas no mueren cuando deberían morir. Esta acumulación de células que no son necesarias forma, con frecuencia, una masa de tejido, que es lo que se llama tumor.

Los tumores en el seno pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos). Los tumores benignos no son tan dañinos como los tumores malignos.

  • Tumores benignos:
  • Rara vez son una amenaza para la vida
  • Pueden extirparse y, generalmente, no vuelven a crecer
  • No invaden los tejidos de su derredor
  • No se diseminan a otras partes del cuerpo
  • Tumores malignos:
  • Pueden poner la vida en peligro
  • Pueden extirparse generalmente, pero algunas veces vuelven a crecer
  • Pueden invadir y dañar órganos y tejidos cercanos (como la pared del tórax)
  • Pueden diseminarse a otras partes del cuerpo

Las células cancerosas se pueden diseminar al desprenderse del tumor original. Entran en los vasos sanguíneos o en los vasos linfáticos, los cuales se ramifican a todos los tejidos del cuerpo. Las células cancerosas pueden encontrarse en los ganglios linfáticos cerca del seno. Las células cancerosas pueden adherirse a otros tejidos y crecer formando nuevos tumores que pueden dañar esos tejidos.

La diseminación del cáncer se llama metástasis. Para información sobre el cáncer de seno que se ha diseminado, vea la sección sobre Estadificación.

Factores de riesgo

Cuando le han dicho que tiene cáncer de seno, es natural preguntarse qué puede haber causado la enfermedad. Pero se desconocen las causas exactas del cáncer de seno. Los médicos rara vez saben por qué una mujer padece cáncer de seno y otra no.

Pero los médicos sí saben que cuando una mujer se golpea, se lastima o se toca los senos no se causa cáncer de seno. Y el cáncer de seno no es contagioso. Esta enfermedad no puede contagiarse o “pegarse” de otra persona.

Los médicos saben también que mujeres con ciertos factores de riesgo tienen más probabilidad que otras de padecer cáncer de seno. Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la posibilidad de padecer una enfermedad.

Es posible evitar algunos factores de riesgo (como el consumo de alcohol). Pero la mayoría de los factores de riesgo (como tener antecedentes familiares de cáncer de seno) no se pueden evitar.

Los estudios han encontrado los siguientes factores de riesgo de cáncer de seno:

  • Edad: Las probabilidades de padecer cáncer de seno aumentan conforme la mujer envejece. La mayoría de las mujeres tienen más de 60 años de edad cuando son diagnosticadas con cáncer de seno.
  • Antecedentes personales de cáncer de seno: La mujer que ha tenido cáncer en un seno tiene un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en su otro seno. Asimismo, tener ciertos tipos de células anormales en el seno (hiperplasia atípicacarcinoma lobulillar in situ [CLIS], ocarcinoma ductal in situ [CDIS]) aumenta el riesgo de padecer cáncer invasor de seno. Estas enfermedades se descubren mediante una biopsia de seno.
  • Antecedentes familiares: Su riesgo de presentar cáncer de seno es mayor si su madre, padre, hermana o hija, tuvo cáncer de seno. El riesgo es aún mayor si ese familiar tuvo cáncer antes de los 50 años de edad. El que otros familiares del lado de la madre o del padre tengan cáncer de seno o cáncer de ovario puede también aumentar el riesgo de una mujer.
  • Ciertas alteraciones genéticas: Los cambios en ciertos genes, como BRCA1 o BRCA2, aumentan considerablemente el riesgo de cáncer de seno. En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, las pruebas pueden mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos, poco comunes. Los proveedores médicos pueden sugerir formas para tratar de reducir el riesgo de cáncer de seno o para mejorar la detección de esta enfermedad en mujeres que tienen estas mutaciones en sus genes.

Además, los investigadores han descubierto regiones específicas en ciertos cromosomas que están asociadas con el riesgo de padecer cáncer de seno. Si una mujer tiene una mutación genética en una o varias de estas regiones, el riesgo de cáncer de seno podría aumentar levemente. El riesgo aumenta de acuerdo al número de mutaciones genéticas identificadas. Aunque estas mutaciones genéticas son más comunes en mujeres que las mutaciones BRCA1 o BRCA2, el riesgo de padecer cáncer de seno es mucho menor.

  • Radioterapia al pecho: Las mujeres que han recibido radioterapia al pecho (incluyendo los senos) antes de los 30 años de edad tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno. Esto incluye a mujeres que han recibido tratamiento con radiación para linfoma de Hodgkin. Los estudios muestran que cuanto más joven era la mujer cuando recibió el tratamiento de radiación, tanto mayor será el riesgo de que padezca cáncer de seno más tarde en su vida.
  • Antecedentes relacionados con la reproducción y la menstruación:
  • En cuanto más edad tiene la mujer cuando da a luz a su primer hijo, mayores son sus probabilidades de cáncer de seno.
  • Las mujeres que nunca tuvieron hijos tienen un mayor riesgo de cáncer de seno.
  • Las mujeres que empezaron su menstruación (tuvieron su primer período menstrual) antes de los 12 años tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.
  • Las mujeres que entraron en la menopausia después de los 55 años de edad tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.
  • Las mujeres que reciben terapia hormonal para la menopausia durante muchos años tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno.
  • Raza: En Estados Unidos, el cáncer de seno se diagnostica con más frecuencia en mujeres de raza blanca que en mujeres afroamericanas o negras, hispanas o latinas, asiáticas o nativas de las islas del Pacífico, indígenas americanas o nativas de Alaska.
  • Densidad del seno: En una mamografía (radiografía del seno), los senos se ven con zonas de tejido denso y de tejido adiposo (tejido graso no denso). Las mujeres cuyas mamografías muestran zonas más grandes de tejido denso que las mamografías de mujeres de la misma edad tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.
  • Haber tomado dietilestilbestrol (DES): El dietilestilbestrol se recetó a algunas mujeres embarazadas en los Estados Unidos entre 1940 y 1971. (El DES ya no se da a mujeres embarazadas). Las mujeres que tomaron DES durante el embarazo pueden tener un riesgo ligeramente mayor de cáncer de seno. Se encuentra en estudio el posible efecto del DES en las hijas de esas mujeres.
  • Obesidad o sobrepeso después de la menopausia: La posibilidad de tener cáncer de seno después de la menopausia es mayor en las mujeres que son obesas o tienen exceso de peso.
  • Inactividad física: Las mujeres que son inactivas físicamente en su vida pueden tener un riesgo mayor de cáncer de seno.
  • Consumo de alcohol: Algunos estudios sugieren que en cuanto más bebidas alcohólicas consume una mujer, mayor es su riesgo de cáncer de seno.

Que una mujer tenga un factor de riesgo no significa que vaya a tener cáncer de seno. La mayoría de las mujeres que tienen factores de riesgo nunca padecen cáncer de seno.

Se han estudiado otros posibles factores de riesgo. Por ejemplo, los investigadores están estudiando si una mujer que tiene una dieta con alto contenido de grasas o que está expuesta a ciertas sustancias en el medioambiente tiene un riesgo mayor de cáncer de seno. Los investigadores continúan estudiando estos y otros posibles factores de riesgo.

 

Nota del editor: Hay disponible información específica acerca del cáncer de seno en los hombres en el portal del Instituto Nacional del Cáncer en http://www. cancer.gov/espanol y por medio del Servicio de Información sobre el Cáncer del NCI en el teléfono1‑800‑422‑6237.

 

Fuente: GobiernoUSA.gov

About Comunicados

Comunicados