Chávez da agresivo golpe de timón en su regreso a Venezuela

Cuando se daba cono un hecho que el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, volvería a su país en las próximas semanas, debido al tratamiento al cual es sometido en Cuba en busca de la cura de un agresivo cáncer, la estrategia cambio drásticamente.

El mandatario venezolano volvió a su país el lunes pasado por la madrugada, para seguir con su recuperación, luego de estar casi un mes en Cuba, nación en donde fue sometido a dos operaciones de urgencia en menos de diez días.

Los rumores acerca del deterioro de su salud fueron creciendo al punto de que se suponía que algo grave estaba pasando y, en efecto, el presidente suramericano confirmó que le fue extraído un tumor maligno de su cuerpo, aun cuando no se especificó el lugar en donde creció.

En su regreso, Chávez dijo, entre otras cosas, que regresaba a su país a participar parcialmente en los festejos del Bicentenario de la Independencia y para “calmar pasiones internas”. Esto hace suponer que la presencia del caudillo criollo intentó emitir señales a sus colaboradores más cercanos, a los dirigentes de su partido socialista unido de Venezuela y a las Fuerzas Armadas Nacionales de que “hay hombre fuerte para rato y el poder reside en él”, aun cuando es un secreto a voces que ya se comenzó a hablar de la posible sucesión de Chávez, en el caso de que por motivos de salud no pueda presentarse a las elecciones presidenciales, previstas para el segundo semestre de 2012.

A pesar que se le ordenó reposo absoluto, Chávez intervino, parcialmente, en algunos actos de conmemoración del Bicentenario. Apenas al llegar al país, convocó a sus seguidores a una concentración en el llamado “Balcón del pueblo” a las afueras del palacio presidencial de Miraflores.

“Que nadie vaya a creer que ya mi presencia aquí este día 4 de julio (lunes) significa que ganamos la batalla. No, hemos comenzado a remontar la cuesta, a vencer el mal que se incubó en mi cuerpo, quien sabe por cuantas razones”, dijo el Presidente.

Además indicó que se puso en manos de Dios y la ciencia médica “cubana, venezolana y mundial”. También designó a su mentor y aliado fundamental, Fidel Castro “el jefe de la misión médica que inició el proceso de recuperar mi vida para mi pueblo”.

Fuertes divisiones

Acerca de la situación de los grupos civiles que apoyan al presidente, el profesor de la Universidad Central De Venezuela, Trino Márquez, dijo a LFDB que “en el partido socialista unido de Venezuela se evidencian fuertes divisiones y hay quienes han expuesto abiertamente sus pretensiones de ser presidente si Chávez no puede correr en elecciones. Las luchas son intestinas y eso lo sabe mucha gente. Con ese factor y con la contención del factor militar debe lidiar un personaje que aparentemente está muy enfermo”, afirmó Márquez.

En un cable de la agencia AP, divulgado el martes en Caracas, se señala que “A pesar de que durante la celebración del bicentenario la Fuerza Armada Nacional Bolivariana dio una imagen de estar plenamente unida, algunos analistas y ex oficiales dijeron que hay añejas divisiones internas entre aquellos que apoyan firmemente la política socialista de Chávez y quienes no. Si los problemas de salud del mandatario empeoran, algunos creen que las tensiones latentes podrían reventar en las filas y el ejército podría terminar teniendo un papel crucial en cualquier transición hacia un nuevo liderazgo”.

Otros conocedores del mundo castrense señalan que hay fuertes divisiones dentro de la fuerza armada, las cuales han sido impulsadas por el lema impuesto por Chávez en 2006  de “¡Patria socialista o muerte!”, que debe ser repetido por los integrantes de la Aviación, Marina, Guardia Nacional y el Ejército de la República. Precisamente por este desacuerdo ha salido de la milicia oficial de medio y alto rango y a otros tantos se les ha abierto juicio.

En todo caso, la otrora figura indestructible de Chávez, está siendo horadada por su problema de salud. En estos momentos, el mandatario debe afrontar la desunión de las diferentes facciones de sus colaboradores y la compleja situación política, social y económica de Venezuela. Son muchas responsabilidades para un líder convaleciente.

Foto cortesía prensa Palacio de Gobierno Miraflores

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.