Cinco pasos que deben seguir los latinos al momento de convertirse en cuidadores de seres queridos

Noviembre es el Mes Nacional de los Cuidadores Familiares, y por esta razón, AARP lanzó una iniciativa para crear conciencia sobre los desafíos diarios que enfrentan muchos latinos que cuidan de un ser querido en Estados Unidos. Como parte de este esfuerzo, AARP preparó una guía en línea descargable “Cuidando a los nuestros” que ofrece consejos para quienes son nuevos en la labor de cuidar de un familiar y que puedes acceder en el sitio web aarp.org/cuidar  .

Esta guía sigue cinco pasos fundamentales que te ayudarán en tu camino como persona encargada del cuidado de tu ser querido.

  1. Inicia un diálogo.

Muchas personas esperan hasta que sucede una crisis para hablar sobre sus valores y preferencias, deseos de cuidados de salud o detalles financieros. Si esperas hasta que una caída, accidente o diagnóstico serio tengan lugar, muchas de las decisiones importantes puede que se tomen basadas en suposiciones y sin pensar lo suficiente en ellas.

  1. Forma tu equipo.

Nadie debería enfrentarse solo a las responsabilidades de cuidar de otra persona. Aunque muchas veces otros familiares son el principal apoyo, considera también la ayuda que puedan prestar los amigos, colegas, grupos y organizaciones religiosas, entre otros.

  1. Haz un plan.

Crear un plan de cuidados familiar ahora te ayudará a actuar de manera más rápida y efectiva si surge una necesidad. También te dará tranquilidad. Un plan ayuda a que todos estén en sintonía y mantiene la atención en lo que es mejor para tu ser querido.

  1. Encuentra apoyo.

Durante el tiempo que dediques a cuidar de tu ser querido, pueden surgir problemas que requieran información y recursos adicionales. No dudes en contactar a organizaciones y profesionales con experiencia en ayudar a los cuidadores de familiares.

  1. Cuida de ti mismo.

Mientras cuidas de otros, es fácil que olvides tus propias necesidades. Mantener tu energía y salud es esencial a la hora de cuidar de otra persona. Cuidar de tu propia salud no es un acto de egoísmo sino una forma más de poder llevar a cabo tus labores con mayor fuerza y entrega. Recuerda: planificar para el cuidado de tu propia salud es tan importante como crear un plan para el cuidado de tu ser querido.

Fuente: AARP

About Comunicados

Comunicados