Cómo el voto de fe impactó las elecciones de EE.UU., una historia no contada

La historia de un grupo de cristianos latinos en Florida que ayudó al triunfo presidencial

 

Grupo de pastores en Tampa que participaron en el programa "Stand with God"

Uno de los grupos de pastores en Tampa, Florida que participaron en el programa nacional “Stand with God Sunday”.

La victoria de Donald J. Trump tomó a millones por sorpresa. Sobre todo a quienes seguían las noticias por los medios convencionales, que, citando las encuestas, ubicaban a Hillary Clinton como ganadora de la contienda.

Mucha agua corrió en la campaña, quizás la más intensa y detestada en la historia de Estados Unidos. Y mientras se desenvolvía, un movimiento como un río silencioso, que crecía como torrente cada día, desembocó en casi 63 millones de votantes estadounidenses y amplio margen en los colegios electorales, dándole la victoria contundente al candidato republicano.

Trump obtuvo 306 de los 270 colegios electorales que se necesitan para ganar, mientras que Clinton quedó por debajo con 232.  El triunfo cayó como un balde de hielo no solo a la tienda demócrata, sino a muchos en la comunidad hispana, así como a periodistas de medios de comunicación tanto anglosajones como latinos.

El voto popular lo ganó Hillary Clinton con 48.2% (65’762.564) frente a 46.3% (62’914.474) que obtuvo Donald J. Trump.  Sin embargo ocho años de gobierno demócrata dejó como herencia la victoria paraa el partido Republicano, que también consiguió la mayoría en el Senado (52 a 48 escaños) y la Cámara Baja (241 a 194), así como varias gobernaciones (completando una mayoría de 33 en el país). Fue una bofetada de la que aún no se recupera el partido demócrata, que ha tratado por todos los medios de desestimar el triunfo.

Pero pocos saben que para un sector de la población (el 26 por ciento del electorado), los cristianos,  la victoria de Trump fue la respuesta a meses de oraciones y ayunos, así como a una estrategia tanto espiritual como política, originada en la cúspide del partido republicano, bajo la dirección del presidente del Comité Nacional Republicano (RNC, en inglés), Reince Priebus.

Ataque a los valores de la comunidad creyente

La orden católica de las Hermanitas de los Pobres luchó para no pagar $US70 millones en multas por no querer proveer abortivos en sus planes de salud.

La orden católica de las Hermanitas de los Pobres luchó para no pagar $US70 millones en multas por no querer proveer abortivos en sus planes de salud.

De acuerdo al Pew Research Center, un 81% de cristianos (evangélicos nacidos de nuevo) y un 60% de católicos blancos decidieron firmemente apoyar a Donald J. Trump. La pregunta es ¿por qué ocho de diez votaron por este imperfecto candidato?

En primer lugar, no es noticia que el partido republicano basa sus posturas en principios conservadores (lea aquí en inglés) y por esto tradicionalmente se alinea mejor a esta comunidad de fe. Aunque estos últimos años los cristianos estaban divididos y hasta desalentados con el partido.

Segundo, para poner en contexto esta historia, vale la pena mencionar varios hechos que tenían a la iglesia (el cuerpo de Cristo, según las Escrituras) sumamente preocupada por las políticas liberales apoyadas desde lo más alto del gobierno demócrata, como  el creciente acoso a los principios pro vida y pro familia tradicional, así como a la libertad de religión. Algunas de las medidas, según estudiosos, están en franca oposición a la Constitución, que fue basada en principios bíblicos y de fe de los padres fundadores de la patria estadounidense.

Para citar solo unos ejemplos, la organización que lucha en las cortes para preservar la libertad de culto, The Becket Fund for religious liberty, peleó y ganó casos como el de la orden de las Hermanitas de los pobres y la compañía Hobby Lobby, para que no sean multadas por no cumplir con el Acta de salud accesible (Affordable Care Act’s HHS mandate, en inglés) en 2014, respecto a no pagar por abortivos.

Quizás los hechos más inquietantes se dieron cuando el gobierno actual designa jueces liberales durante su mandato a la Corte Suprema, quienes, en una decisión sin precedentes constitucionales, aprueban el matrimonio del mismo sexo en junio de 2015 (lea esta columna en inglés sobre el caso). Esta decisión provoca varios incidentes como el encarcelamiento por cinco días a Kim Davis, la funcionaria cristiana del condado de Rowan, Kentuky, por negarse a firmar las actas de matrimonios del mismo sexo; y que la alcaldesa de Houston pida los borradores de los sermones a los pastores para fiscalizarlos, cosa que se repitió en el estado de Georgia Finalmente está la ley de baños transgénero, promulgada este año, que se suma a una serie de medidas en contra de los principios cristianos.

Dicho esto, los creyentes se convirtieron en una fuerza invisible para los medios, que ocupados en cubrir los exabruptos de Donald J. Trump, pasaron por alto el poder tanto individual, como colectivo de este grupo conservador.  Pero para conocer lo que el partido republicano hizo entre los ministerios cristianos, esta revista conversó con Lourdes Aguirre, directora de relaciones con las comunidades de fe del Partido Republicano de la Florida.

Ella y millones de creyentes le atribuyen este triunfo principalmente a Dios. Desde 2007 profetas cristianos predijeron la victoria de Trump. Una de las profecías más precisas viene de Kim Clement (ver aquí en inglés), quien acaba de fallecer. Así mismo varios líderes cristianos como Lance Wallnau y Rick Joyner habían señalado que era Trump a quien Dios iba a colocar en la posición más importante del país, para traer cambios. Algunos pueden ser escépticos sobre si Dios habla a su pueblo, pero los resultados de una inusual contienda hablan por sí solos.

Triunfo de la oración

Lourdes Aguirre

Lourdes Aguirre. Foto cortesía.

“El partido republicano ha visto lo que Dios ha hecho y nadie se va a llevar la gloria”, dice Aguirre, quien tiene un doctorado en misionología (misiones) y es promotora de negocios hoteleros y de bienes raíces. De origen cubano, recientemente viuda, madre de cuatro hijas y abuela, se crió en California y vive desde 1995 en Miami.

“Soy misionera. He dedicado mi vida a ser un instrumento para apoyar las organizaciones nacionales e internacionales con las causas que impactan a la comunidad de fe. Una de ellas es promover legislaciones en contra del tráfico humano, y soy parte del liderazgo que aboga por la reforma inmigratoria, entre otros temas”, apunta.

Pero no solo muchos pastores y líderes evangélicos levantaron su voz diciendo que Donald J. Trump es quien debería llegar a la Casa Blanca (no todos ciertamente) sino que la misma Lourdes Aguirre lo supo.

“Yo tuve un sueño en enero de 2016 y sabía que era Donald J. Trump”, relata Aguirre.  Desde el 8 de Noviembre del 2015 el equipo de fe había empezado a ayunar y a orar por las elecciones.  Al mismo tiempo, se movilizaron con una estrategia a nivel nacional llamada “Stand with God Sunday” (Domingo De Pie con Dios), donde participaron más de 120 ministerios en educación, registración para la votación y oración, que luego se dio a conocer a más de 157,000 ministerios nacionalmente, con la invitación a votar a favor de los valores bíblicos.

LFDB: ¿Cuál fue la estrategia que utilizó el partido para ganar estas elecciones, desde su posición?

-LA:Todo empezó hace tres años y medio, cuando Reince Priebus, director del RNC,  lanza en Washington D.C. la “Visión hacia la Casa Blanca” con la junta completa.  Entre ellos estaba quien es Deputy Political Director and National Director for Hispanic Initiatives para el RNC, Jennifer Sevilla-Korn (quien trabajó con el ex presidente George Bush por la reforma inmigratoria), entre otros. Tambien participó allí el ex portavoz de la mayoría del Congreso, Newt Gingrich animando cientos de jóvenes  y liíeres republicanos que estuvimos listos a ejecutar esta visión en todo el país.

– LDFB: ¿Cómo se deriva esta visión a las iglesias?

– LA: Hace ocho años, como muchos, estaba tan desencantada con la entidad republicana, que se supone que sea la voz más acorde con nuestros principios bíblicos. Como siempre digo, soy cristiana, conservadora y republicana, en ese orden, pero muchas veces pensaba: “no tengo un partido que me representa”. Sin embargo, Jennifer Korn me dijo: “Ten paciencia, algo grande está pasando”. Es así cuando nos propusimos empezar a educar dentro en las iglesias, pues de dónde van a sacar a los conservadores sino del pueblo de Dios que está puesto para preservar, conservar, para ser sal y luz, así es que empezó la obra de registrar uno a uno a nuevos republicanos.

-LFDB: ¿En qué pasajes bíblicos se apoyó?

-LA: Les dije a todos que nos íbamos a mover con la historia de José (se refiere el pasaje donde José le revela el significado del sueño de las vacas al Faraón con siete años de abundancia, y siete de sequía).  Se los dije al partido y les pedí que quede en record. También vimos a un Ciro (Isaías 45). Durante todo el proceso, no importaba si teníamos 50 precandidatos,  nunca politicé nada, solo traje a Samuel (1 y 2 Reyes). Nosotros les decíamos que no se enfoquen en los hombres, sino en lo que Dios iba a hacer. También en oración pude ver que (Donald J. Trump) era el que Dios había decidido. Eso se resaltaba por todos lados (Aguirre se refiere cómo el presidente electo gana la nominación ante la sorpresa de todos).

Pastor José Salcedo de la Ciudad de Dios en Coral Springs ora por una funcionaria en el lanzamiento de "Stand with God" en Broward, Florida.

Pastor José Salcedo de la Ciudad de Dios en Coral Springs ora por Jennifer Korn en el lanzamiento de la iniciativa”Stand with God Sunday” en Broward, Florida.

-LDFB: ¿Cómo se movilizaron en Florida?

-LA: En el estado se necesitaban 10.000 votos nuevos para el partido y la mitad fueron nuestros, pues desarrollamos “Stand with God Sunday”. Miami fue la cuna de todo esto y de donde empezaron las primeras 500 iglesias hasta extenderse a 157.000 ministerios cristianos a través de la nación. Dios usó Florida y Miami, cuyo nombre significa “aguas dulces”, es de donde se trae un avivamiento a lo que viene como pueblo de Dios.

LFDB: ¿Por qué involucrar la política con la “religión”?

-LA: Porque si no interviene la iglesia, ya sabemos lo que viene. Dentro del partido tenemos nuestra misión y visión y valores y yo les decía “miren pastores, lean lo que dice la agenda del partido (republicano). Si ponen individuos (en el poder) que van en contra de la Palabra de Dios, así será si no nos involucramos, ¿de quién es la culpa? Como dice el pasaje en 2 Crónicas 7:14 Reina-Valera 1960 (RVR1960): Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra”.

LFDB: ¿Pero esto no va en contra de la separación de iglesia y estado?

-LA: Lo establecido en la Constitución es para que el estado no haga lo que ha hecho, aplastar a la iglesia. Cuando Donald J. Trump se reunió con los primeros 50 ministros les preguntó por qué se les ha quitado poder. Ellos le informaron sobre la enmienda Johnson, que no tiene pies ni cabeza pues establece que los pastores o líderes no pueden hablar de política más del 50% de los sermones (lo cual nadie hace) de donde se produce el temor de perder la exención de impuestos dada a las entidades de fe que tienen estatus de fundación. Igual muchos pastores no se dejaron intimidar y decían las verdades desde el púlpito. Trump puso a sus abogados a investigar y dijo que sería abolida. Es decir, él se montó en el tren desde el principio.

LFDB: ¿Donald J. Trump fue a todas luces un candidato no tradicional –por decir lo menos- por sus expresiones, usted lo conoce personalmente, cómo es?

-LA: Es un personaje con un temperamento fuerte, pero tiene un corazón noble, tierno en las manos de Dios.

 El creyente conservador y latino

Lourdes Aguirre, el vicegobernador López-Cantera y Nilsa Alvarez.

Lourdes Aguirre, el vicegobernador de Florida Carlos López-Cantera y Nilsa Alvarez.

Lourdes Aguirre narra que cuando Mitt Romney fue candidato, se necesitaba un 4% del voto hispano, pero no lo obtuvo. “El no vino a las iglesias”, dice Aguirre. Al contrario de Donald J. Trump, que estuvo visitando varios ministerios y decenas de pastores oraron por él y su familia.

“Las teclas que se movieron en Florida (a favor de Trump) fueron el pueblo cubano y el hispano evangélico”. Aguirre cree que unos 5.000 votos para el partido fueron gracias a los esfuerzos coordinados que ella y un equipo de creyentes liderados por Nilsa Alvarez, entre otros, hicieron en el sur del estado.

“Le doy gracias al presidente de la Asociación de Pastores del Gran Miami, el Pastor Alberto Delgado, a Marilyn Rivera, a la red de pastores de Broward, Pastor Mario Brammick, a los pastores de Texas y California y al Hispanic Advisory Board, entre otros”.

Consejeros y la inmigración

“Faraón tenía un buen José, Ciro a un buen Daniel, aún David necesitaba a un Samuel”, indica la funcionaria para señalar que el presidente electo a medida que avanzaba la campaña empezó “a rodearse de hombres y mujeres de Dios”.  Esta influencia, según Aguirre, resultará en legislación para proteger a Israel, entre otras cosas vitales para los creyentes, como la selección de jueces conservadores para la Corte Suprema de Justicia.

El momento en que Trump dijo públicamente en el último debate que no apoyaría los abortos, tanto evangélicos como católicos, reconfirmaron su voto por el candidato.“Si matas a una mujer embarazada se considera doble homicidio. Es decir que hay un doble estándar (sobre el aborto)”, afirma Lourdes Aguirre.

Pero durante la campaña, “hasta se produjo un cambio en el lenguaje del partido republicano”, expresa Lourdes, “Invitamos a ministros de Dios que vivieron indocumentados para que él (Donald J. Trump) pudiera palpar la situación inmigratoria que le dijeron que mientras es importante proteger las fronteras, tampoco queremos dejar de proteger a nuestra gente, sobre todo a niños que son americanos. Y él entiende que la mayoría de los millones de indocumentados son buenas personas. Nosotros también queremos los criminales fuera”, expresa Aguirre.

Eric Trump y Lourdes Aguirre en el templo El Rey Jesús.

Eric Trump y Lourdes Aguirre en el templo El Rey Jesús.

Para la cubana americana, se mal utilizó la palabra “reforma”.  “Las leyes inmigratorias presentes estan tan atrasadas que nada aplica. Hay que hacerlo todo de nuevo pues la inmigración necesita ser alterada. Hay forma de renovarlo todo de sin violar la constitución, de promulgar leyes con justicia, que no impliquen una amnistía”, anota.

Aguirre relata que durante la campaña recibía docenas de llamadas de pánico por este tema. “Me daba lástima cómo se dejaron engañar por los medios hispanos”, dice. Pero reconoce y enfatiza que hay que orar, no bajar la guardia para que se produzca una solución inmigratoria, mientras admite con entusiasmo: “lo que viene es muy muy, absolutamente muy positivo”.

Así como ella, la iglesia comparte esa fe, de haber recibido no solo a un presidente, sino a toda una familia.  Lourdes Aguirre relata cómo el hijo de Donald J. Trump, Eric, quien visitó la iglesia El Rey Jesús en Miami, le dijo que “su vida y la de su familia había sido cambiada”.

Toda la campaña estuvo regada de oraciones e intercesión; Mike Pence cerraba los “rallies” orando, y muchos se abrían orando. El vicepresidente electo, cristiano y ex gobernador de Indiana, es solo el primero de sus allegados que tiene esta fe.  En su nuevo gabinete hay nueve cristianos profesos.  Algo que el pueblo de Dios venía orando fervientemente pero desde George Washington no habia sucedido.

Para Lourdes Aguirre, así como para todo este ejército de fe, esto es solamente el comienzo de la obra y las oraciones se necesitan ahora más que nunca.

 

Con datos tomados de Ballopedia, CNN, Corte Suprema de Justicia, The Becket Fund y The Pew Reasearch

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*