Cómo evitar que el dormir con tus hijos afecte la intimidad del matrimonio

Dra. Dennisse Meléndez
Educadora en Salud

Mantener viva la pasión y la frecuencia de las relaciones sexuales entre la pareja, puede convertirse en un reto cuando se tienen niños. Este es uno de los temores que presentan las parejas cuando esperan la llegada de un bebé, especialmente cuando son primerizos. Mucha información nos dice que debemos acostumbrar a los bebés a dormir separados de los padres con el propósito de no afectar su intimidad sexual. Otros por el contrario nos aconsejan compartir la cama con los niños hasta que ellos decidan pasarse a sus cuartos y esto no debe interrumpir la actividad sexual. En realidad, el dormir o no con los hijos, no debe ser causa para afectar la actividad sexual en el matrimonio.

La cama familiar o el colecho es una práctica que se ha realizado desde la antigüedad por motivos culturales o por conveniencia para la familia cuando existen casos de menores que necesitan ser atendidos constantemente. La pareja que decide realizar esta práctica, debe tener en cuenta que ésta, no puede ser pasada a un segundo plano por la inclusión de los menores al entorno familiar. Aunque no se practique el colecho, la relación de intimidad sexual puede verse afectada cuando llegan los hijos, debido a las preocupaciones de crianza, económicas o la falta de tiempo. Existen unas recomendaciones básicas si queremos mantener la actividad sexual saludable en el matrimonio sin verse afectada por la crianza de los menores.

 

  • Establecer citas frecuentes – es saludable separar un tiempo especial y frecuente con la pareja. Estas citas pueden ser dentro o fuera del hogar. Resulta importante identificar aquellas redes de apoyo que sirvan para cuidar de los menores mientras la pareja separa este tiempo para estar a solas. En este momento es cuando se acude a los cuidadores o aquellas abuelas o tías que asumen un rol espectacular. Estas personas deben ser unas que ofrezcan seguridad a la pareja, de manera que el tiempo que estén juntos puedan compartirlo cómodamente.
  • Mantener la creatividad – para ser creativos no es necesario invertir mucho dinero ni tiempo. Lo importante mantener aquellos detalles que sorprenda a la pareja y haga el momento especial. Puede ser desde una pieza de ropa sexy y sencilla, hasta detalles pequeños como un ramo de flores. Lo importante es que sea de manera frecuente y dirigida al interés de la pareja.
  • Separar tiempo de intimidad – al hablar de intimidad no sólo nos referimos a la relación sexual, sino a ese tiempo de calidad que tenemos con la pareja para conversar sobre todo aquello que necesite atención. Si van a hablar sobre sexo, es muy importante comunicar aquello que le gusta o apasiona a la pareja. El compartir si disfrutan alguna posición o desean experimentar alguna nueva, resulta interesante y mantiene la picardía entre ambos.
  • Iniciar con el lado positivo – siempre que exista alguna diferencia entre ambos, es importante comenzar con aquello que nos agrada de la pareja y luego hablar sobre aquello que nos disgusta o quisiéramos que mejorara. Si mantenemos esta apertura con la pareja, las relaciones sexuales serán más placenteras y divertidas. Esto fomenta también la confianza y la comunicación entre la pareja, y fortalece el sentido de intimidad.

Para mantener un ambiente familiar saludable para los menores, es vital comenzar por la relación de pareja. Es importante fortalecer y mantener vivas aquellas cosas que nos enamoraron de nuestra pareja desde el inicio de la relación. Estas sirven para enfrentar los momentos de dificultad que vive toda pareja que tiene menores a su cargo y mantener vivo el amor que sienten el uno por el otro.

About María José Martínez

María José Martínez
Periodista y bloguera con más de diez de experiencia en diversos medios de comunicación en Venezuela. Actualmente, resido en Miami donde doy cobertura a la situación de los venezolanos en Estados Unidos.