Cómo planear tu próximo embarazo

Antes de planear tu próximo embarazo debes tener en cuenta la siguiente información para tener una gestación segura.

Un buen estado físico

Hacer ejercicio de forma regular mejora el estado físico de la mujer embarazada y contribuye a la salud cardíaca, mental y del cuerpo en general. Puede ayudar a sobrellevar muchas de las molestias habituales del embarazo, como estreñimiento, dolores de espalda, cansancio, trastornos del sueño y várices. El ejercicio regular también puede ayudar a prevenir ciertas formas de diabetes e hipertensión típicas del embarazo. Las mujeres en buen estado físico pueden sobrellevar mejor el parto y recuperarse con más rapidez.

Se recomienda a las mujeres embarazadas que no han sido físicamente activas anteriormente que incrementen sus actividades gradualmente o comiencen con un programa de ejercicios poco intenso para obtener algunos de estos beneficios para la salud. No obstante, toda mujer embarazada debe consultar a un profesional de la salud antes de comenzar o continuar con un programa de ejercicios.

Cuidado de la salud antes de quedar embarazada

Los cuidados previos a la concepción son los cuidados que una mujer en edad fértil recibe antes del embarazo o entre embarazos. Este tipo de cuidados se ocupa de los factores de riesgo biomédicos, de conducta y sociales que pueden afectar la salud de la mujer. El objetivo es proporcionar a la mujer la información y el tratamiento necesarios antes del embarazo para mejorar su salud y reducir los riesgos para su futuro bebé. Entre estos cuidados están:

  • Un examen médico antes de la concepción permite a la mujer asegurarse de que se encuentra lo más saludable posible antes de concebir. Su médico puede identificar, y a menudo tratar, trastornos de salud que podrían representar un riesgo durante el embarazo como, por ejemplo, la hipertensión arterial, la diabetes y ciertas infecciones.
  • Evaluación  de antecedentes  familiares de transtornos genéticos. El médico también le hará preguntas a la mujer acerca de sus antecedentes médicos y los de su pareja y su familia. Si la mujer o su pareja tienen antecedentes de defectos congénitos o nacimientos prematuros o si presentan un alto riesgo de trastornos genéticos debido a antecedentes familiares, al grupo étnico al que pertenecen o a su edad, el médico puede derivarlos a un especialista en genética.
  •  El ácido fólico es una vitamina B que puede ayudar a prevenir los defectos congénitos, en particular los defectos del tubo neural. Para prevenir los defectos del tubo neural, March of Dimes recomienda a todas las mujeres en edad fértil tomar diariamente un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos de ácido fólico desde antes de quedar embarazadas, como parte de una dieta sana.
  • Vacunas. Durante la visita previa a la concepción, el médico puede indicar a la mujer un análisis de sangre para determinar si es inmune a la rubéola (también conocida como sarampión alemán) y a la varicela. Estas dos enfermedades pueden provocar defectos congénitos y otras complicaciones si la mujer las contrae durante el embarazo. Si la mujer no es inmune, se debe vacunar antes de quedar embarazada. Deberá esperar un mes luego de haberse vacunado antes de intentar quedar embarazada. Las mujeres que presentan un riesgo elevado de contraer hepatitis B (como las profesionales de la salud) que no se han vacunado deben considerar aplicarse la vacuna contra dicha enfermedad antes o durante el embarazo. Esta enfermedad puede transmitirse al bebé durante el parto. El médico también podrá recomendar a la mujer otras vacunas, como la vacuna contra la gripe.

Factores de Riesgo

  • Evitar beber alcohol. La ingesta de alcohol durante el embarazo puede causar defectos congénitos físicos y mentales en el bebé conocidos con el nombre de síndrome alcohólico fetal.
  • Dejar de fumar. Fumar durante el embarazo prácticamente duplica las probabilidades de tener un bebé de bajo peso al nacer. Además, incrementa el riesgo de parto prematuro, de otras complicaciones durante el embarazo y del síndrome de muerte súbita del lactante.
  • Abstenerse de consumir cocaína y otras drogas ilícitas, así como medicamentos de venta bajo receta que no le haya recetado su médico.
  • Cocer bien la carne que consume y evitar cambiar la arena higiénica del gato. La carne mal cocida y las heces del gato pueden contener un parásito que causa una infección llamada toxoplasmosis, que puede producir defectos congénitos.
  • Evitar el contacto con todos los roedores, incluidos hámsteres, ratones y cobayos. Estos animales pueden ser portadores de un virus nocivo para su bebé.
  • Evitar tomar baños calientes y baños sauna. Esto puede elevar la temperatura corporal y, posiblemente, incrementar el riesgo de que su bebé tenga algún defecto del tubo neural.
  • Evitar los productos químicos peligrosos, como los disolventes (sustancias que disuelven otras sustancias, como por ejemplo el disolvente de pintura).
  • Evitar comer pescado con alto contenido de mercurio. El mercurio es un metal que puede ser nocivo para el feto.

Mantener un peso saludable

Las mujeres que comienzan el embarazo con sobrepeso o en condiciones de obesidad pueden estar expuestas a un riesgo mayor de tener alta presión arterial y diabetes, de tener un bebé con ciertos defectos congénitos, de tener complicaciones antes y durante el parto y de dar a luz un bebé sin vida.

Fuente: March of Dimes

 

 

About Comunicados

Comunicados