Cómo programar tu mente hacia la abundancia y la riqueza

La coach Leidy Baldo estuvo en el lanzamiento de FinanciallyFitLatina como conferencista invitada.

 Por Sheyla Mosquera

Leidy Baldo. Foto Rokketz.

 Es una mujer carismática que sabe ganarse la atención del público. Cuando entró al salón de conferencias de la UAC School of Global Management -campus Miami- para exponer su tema Cómo programar tu mente hacia la abundancia y la riqueza, lo hizo arrojando pennies -monedas de un centavo-.

Luego preguntó a cerca de 90 asistentes: ¿Cuántas quieren riqueza? ¡Todas, verdad?  “La riqueza se consigue cuando hacemos una transformación de conciencia y rompemos con ciertos paradigmas o creencias que nos han transmitido de generación en generación y que nos han hecho pobres mentalmente”, aseguró Leidy Baldo, quien es coach y ejecutiva de ventas.

¿Quién de ustedes se agachó a coger los pennies? Ella respondió: ¡Ninguna! ¡Nadie se agachó! ¿Saben por qué nadie se agachó si es dinero? “Porque así está la mentalidad”, dijo la conferencista durante la presentación de FinanciallyFitLatina de la CEO Alexandra Ramírez, experta financiera del programa Despierta América de Univisión TV.

Según Baldo, hay tres grupos de personas en el auditorio que hoy (sábado 2 de septiembre) van a hacer cambios, extraordinarios, medianos y  paulatinos, con la información que van a escuchar.

Se irán a sus casas, aseguró, con una mentalidad totalmente nueva. “Sabiendo que son hijas de la abundancia y que deben creerlo”.  A continuación, los cinco puntos que Baldo expuso:

Abundancia: Es un camino a la iluminación y transformación de conciencia. “La gente debe brincar esa mentalidad programada para la pobreza. Uno no es pobre, sino mentalmente pobre”.

Existen, según Baldo, tres tipos de mentalidades: la que produce dinero pero lo pierde,  la que genera dinero y lo mantiene, y la que produce, genera, mantiene e invierte. “Esta última es la que todas necesitamos adquirir”.

Lamentablemente, manifestó, hay un montón de creencias limitantes que tenemos que desechar. Por ejemplo, “nos dijeron que no podíamos tener dinero porque nacimos pobres o  porque vivimos en un barrio pobre. Pensar así es un error”.

“Yo fui abandonada en una calle de Colombia a los 6 años de edad. Me abandonaron mi mamá y mi papá. A los 7 años vendía naranjas no por chévere, sino para comer. Y miren aquí estoy”, aseguró Baldo, quien hizo de su vida una verdadera transformación hacia el éxito.

Dinero: Es libertad porque nos hace la vida más agradable, comentó Baldo. “Generar dinero no es cuestión de tiempo, es una capacidad de mente y de conexión con él”.

Para obtenerlo, recalcó, hay que despojarse de las creencias limitantes que nos fueron instaladas desde niños y que determinan nuestros actos. “Un día entendí que la peor creencia que tenía era miedo al dinero. Te lo dice alguien que ha trabajado tremendamente en creer en lo que hago, en creer en mí”.

Entonces, dijo, el dinero viene de una manera rápida, fácil y sencilla, así como las oportunidades que debemos aprovechar, siempre con visión.

El “constructo” de pensamiento: Es como una Torre Eiffel (ideas) con muchas puertas y varillas que si está bien armada es espectacular, si no es un desastre, aseguró Baldo.

Los planes o ideas, comentó, tienen que ser fuertes, con buenas bases. “Si alguien aspira a crear un negocio jamás diga: ¡Es muy difícil! ¡quién va a creer en mí!”.

Esas expresiones, dijo, significa pobreza. Por eso  hay que modificar esos pensamientos limitantes.  La riqueza se consigue, refirió, haciendo lo que uno ama. Para eso hay que creer en uno mismo y crear en nuestra mente que es posible lograrlo.

Baldo sugirió que modifiquemos dos creencias negativas que heredamos y aprendimos, en relación al dinero, y que están grabadas en el inconsciente: las programantes, que fueron creadas en el vientre materno, y las estructurantes, adquiridas desde el año de edad hasta los siete.

Leidy Baldo. Fotos Rokketz.

Programas generacionales: Según Leidy Baldo, toda la información de nuestra familia se transfiere a nosotros por los genes, por eso estamos ligados a un ancestro. “Si  nuestras cuatro generaciones fueron pobres, se repetirá en nuestro sistema el 50% de ese patrón de pobreza”.

Si nuestro abuelo, por ejemplo, fue un hombre emprendedor tenemos un 50% de posibilidad de ser como él. Y si fue gastador, alcohólico o quebró en un casino, heredamos un 50% de  probabilidad de repetir ese patrón.

“Por eso la importancia de  investigar ese patrón con un experto y modificar esa mentalidad por una positiva y triunfadora y así transmitirla a las futuras generaciones”.

Tablero de posibilidades:  Enfrente de uno hay un montón de posibilidades  de la A a la Z que vienen a nosotros para obtener dinero, manifestó Baldo. Sin embargo, agregó, no  hay que esperar que lleguen a tocarnos la puerta. Hay que ir a buscarlas, con esfuerzo y preparación, porque es la manera de conectarse con la gente y el éxito.

“Estamos acostumbradas a vivir mentalmente en chozas baratas, porque es una zona cómoda. Pero es hora de salir al campo de las posibilidades con disciplina y buenos hábitos. Así se consigue el dinero”.

Incluso pidió no sabotearnos. “Lo hacemos al ponernos excusas o barreras a diario. Es tiempo de lanzarnos a alcanzar las metas deseadas”.

Por último, concluyó Baldo, hay que practicar tres puntos fundamentales: “No quejarse, tener coherencia con lo que se piensa, siente, habla y manifiesta. Y, sobre todo, ser muy agradecidos, porque el agradecimiento abre las puertas al éxito y la abundancia”.

 

About Comunicados

Comunicados