Consejos para organizar una mudanza

MUDANZA INTERIORPor María Costeño *

Si estás en proceso de rentar o comprar una casa y tienes que hacer una mudanza en algunos meses, podrías encontrarte alegre y entusiasmado, por la ilusión de tener un nuevo hogar; o sentirte algo presionado o estresado por el cambio. Si lamentablemente  formas parte del segundo grupo, queremos que te relajes un poco, así que te proponemos algunas sugerencias para organizar tu mudanza y el trabajo de traslado a tu nueva casa sea más un gusto que un sufrimiento.

¿Cuándo empezar?

Es probable que  al ver todo lo que hay que empacar empieces a sentir dolor de cabeza y quieras dejar la tarea de lado. Pero debes tener algo de paciencia, ánimo y organización. Si eres una persona muy ocupada, tal vez te presione el hecho de que no tendrás tiempo, pero si te propones comenzar con unos dos meses de anticipación, todo resultará más sencillo. Podrás empacar tus cosas poco a poco todos los días o el fin de semana.

Si te parece que la cantidad de cosas a empacar es interminable y tienes la sensación de nunca acabar, considera pedir ayuda a amigos o familiares o, en un caso más extremo, contratar una empresa de mudanzas que incluya el servicio de embalaje. Estas empresas se encargan prácticamente de todo el embalaje y traslado, aunque el servicio es más costoso que una mudanza tradicional.

¿Qué se necesita para el embalaje?

Consigue cajas de cartón en buen estado, sobre todo para las cosas que deban llevar un buen embalaje por ser más frágiles, como aparatos eléctricos o cristalería. Etiqueta las cajas con el nombre de su contenido para que sea más fácil ubicarlas una vez que esté en tu nueva casa. Si vas a desarmar muebles que tengan tornillos, te sugerimos que los guardes bien en un frasco o bolsa con una etiqueta para que puedas saber a cuál mueble pertenecen y no se extravíen. Los objetos que no son tan frágiles, como la ropa, puedes guardarlos en maletas o bolsas. También procura administrar tus alimentos, para evitar empacarlos, tratando de dejar solo lo que consumirá en los últimos días de tu vieja casa y sin comprar demás.

¿Por dónde empezar?

Ahora sí, ponte ropa cómoda y manos a la obra. Deberás comenzar por las cosas que menos uses y dejar las de uso más frecuente, como los artículos de baño y cocina, para el final, ya que los va a emplear hasta el día de la mudanza. En este paso puedes aprovechar para deshacerte de todas esas cosas que ya no utilizas y te están robando espacio. Dónalo o véndelo; a alguien más le pueden ser útiles tus cosas almacenadas. La intención es evitar  llevar objetos que no te sirven a tu nueva casa, ya que solo ocuparán espacio. Por otra parte, procura empacar los objetos de una habitación juntos y etiquetar las cajas para saber su contenido a la hora de desempacar. Ve apilando las cajas en un lugar donde no te estorben.

Consigue tu mudanza

Pregunta con anticipación a varias empresas de servicios de mudanzas para que hagan una cotización con tiempo y pueda decidir y programar con más comodidad el viaje a tu nueva casa. Por otra parte, pregunta por los costos, normalmente estos van en función de la cantidad de cosas que lleve la mudanza, de la dificultad para sacar o introducir los muebles (por ejemplo, el uso de grúas o poleas aumenta muchos los costos por el trabajo y el tiempo que requieren) y de la distancia que tiene que recorrer la mudanza. Para tener una cotización precisa, probablemente debas solicitar que vayan a tu casa para ver el tamaño y cantidad de cosas a trasladar.

Recuerda, lo importante es planear con anticipación para no llevarte sorpresas desagradables son algunos sencillos consejos que te invitamos a probar para hacer de la mudanza el menor de tus problemas cuando de rentar o comprar una casa se trate.

 

*Puede comunicarse con María Costeño escribiéndole a: mary@propiedades.com

About Comunicados

Comunicados