Crisis europea: ¿Qué significa el rescate para el ciudadano español?

Lejos de ser un alivio, el rescate de España pactado en Bruselas durante una cumbre realizada con los líderes de los 17 países, es un acuerdo con tantas preguntas aún sin responder, que continúa sembrando dudas sobre el futuro de la economía del país y del viejo continente.

 El acuerdo alcanzado permite que España tenga una línea de crédito para que el Fondo de reestructuración ordenada Bancaria (Frob), entidad española, lo utilice para apalancar al sistema bancario del país, lo que debería suponer un alivio en la presión que los mercados ejercen sobre la deuda ibérica.

Aunque el monto total y las fechas claves para el desembolso se definen hoy 9 de julio, se estima que puede alcanzar la cifra de hasta 100.000 millones, y desde ya se conoce que países como Finlandia y Holanda quieren bloquear la iniciativa.

Según citó el diario Elpais.com, este rescate significa una gran pérdida de soberanía pues ahora España debe cumplir compromisos y reformas estructurales que serán vigilados muy de cerca por la euro zona. Pero, ¿cuál es la precepción que tienen los ciudadanos?

Mariano Rajoy, Presidente de Gobierno de España/Fotos Wikimiedia Commons

La información que se publica a diario afirma que el rescate podría generar una mayor austeridad, que se traduce en pagar más impuestos, enfrentar reformas a las pensiones, sufrir los recortes de funcionarios oficiales, lidiar con el aumento del IVA, aceptar bajas en los salarios y reducciones en pagos de horas extras, afrontar despidos,  etc.  Así mismo, una de las medidas que más preocupa a los españoles es la de reducir la cuantía del seguro de desempleo y duración del mismo, al igual que el endurecimiento de las  condiciones para acceder a éste, en un país donde la tasa de desempleados está en alrededor de 5.600.000 personas, lo que representa el 24%, según cifras del  Ministerio de Empelo y Seguridad Social de España.

Antonio Revert- Lázaro, quien se desempeña como Secretario Judicial en Islas Canarias, está de acuerdo: “la sensación que tiene el ciudadano es que los sujetos individuales perdemos derechos y hay unos recortes sociales que nos llevan a devolvernos en casi 30, 40 años atrás y sin embargo a quien se rescata es a los bancos. Lo que van a hacer es imponernos todavía más recortes”

En esta misma línea, el profesor de economía y analista financiero José Carlos Díez, entrevistado en el programa “Los desayunos de Televisión Española” afirmó que “cuanto más se tarda en sanear el sistema bancario, más se tarda en crear empleo. Tenemos muchísimas hipotecas y hay que estabilizar la deuda de los deudores, no la de los bancos, y ésta debería ser una prioridad, que las ayudas públicas sean para la sociedad y no solo para la banca. La situación de la sociedad es de pleno desconcierto, lo más preocupante no es que la economía vaya mal sino que la política económica no es clara ni adecuada” afirmaba el analista, en relación al acuerdo alcanzado en Bruselas.

José Luis Navarro, pensionado que vive en Alicante, ve el rescate desde otro punto de vista: “no se puede dejar caer la banca o si no nos caemos todos, hay muchos costos detrás y es un mal necesario. Una cosa es el déficit y otra cosa la deuda pública, y las medidas que se toman son por el déficit, no por la deuda, que son cosas distintas. Si se rebajan las pensiones o se sube el IVA no tiene nada que ver con el rescate de la banca”.

Sin embargo, se teme que los intereses que el estado tendrá que devolver por el préstamo conlleven a más ajustes para recaudar el dinero que permita pagar dicha deuda.

Dentro de esta nueva coyuntura, el movimiento de los indignados convocó para el próximo 21 de julio de 2012 la marcha “No estés parado, camina por tu futuro”, que pretende concentrar a todos los participantes del movimiento en Madrid, para manifestarse y exigir que el dinero se destine a fomentar el empleo y no a inyectarlo directamente a los bancos.

En el comunicado oficial de la marcha, el grupo asegura que rescatar a los bancos es tirar el dinero a un pozo sin fondo y que se debe es rescatar a los trabajadores, desempleados y ciudadanía en general. La marcha se promueve en Twitter con la cuenta @marchamadrid.

Aunque el gobierno insiste en que la línea de crédito otorgada a España no afectará al déficit público, es claro que el país deberá cumplir con los compromisos y condiciones del Eurogrupo. Y aunque no se sabe a ciencia cierta qué cambios traerán y cómo afectarán a los ciudadanos, sí implican que el país asuma una nueva responsabilidad económica en uno de sus momentos más críticos.

 

Fuente: Con información de TVE, Elpais.com y agencias

 

About Alejandra Useche

Comunicadora social y periodista colombiana. Freelance blogger y redactora de artículos sobre diversas fuentes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*