AARP

Cuatro motivos para visitar una biblioteca pública este verano

Divertirse durante el verano no necesariamente significa hacer algo al aire libre. A veces las actividades más gratificantes y enriquecedoras podrían ocurrir dentro de las cuatro paredes de las 123 mil bibliotecas públicas del país.

La razón es sencilla: las bibliotecas son una manera fácil, accesible y barata de entretenerse con libros y revistas, ver películas, aprender sobre mundos nuevos en varios idiomas y participar en eventos culturales como conciertos y exposiciones artísticas.

Para recibir todos los beneficios de una biblioteca se necesita tener una tarjeta, la cual se puede obtener sin costo en cualquier biblioteca pública. Para aquellas personas que están buscando qué hacer este verano, las bibliotecas pueden ser una muy buena opción.

El Gobierno ofrece cuatro motivos para visitar una biblioteca:

1) Libros digitales y tecnología. Las bibliotecas se han adaptado a los cambios tecnológicos y muchas ahora ofrecen libros digitales que los usuarios pueden pedir prestados por un tiempo limitado y sin costo. Algunas bibliotecas incluso prestan el propio lector de libros digitales (e-reader), por lo que un usuario podría estar leyendo un libro electrónico bajo la sombra de un árbol en un día caluroso sin pagar un solo centavo. Además de libros tradicionales y digitales, uno también puede descargar libros de audio, música y videos. Debido a que muchas bibliotecas tienen sitios web, los usuarios pueden utilizar muchos de los servicios que ofrecen, incluyendo búsquedas especializadas, desde su hogar.

2) Contenido en español. Generalmente las bibliotecas públicas cuentan con una amplia gama de libros en varios idiomas, pero especialmente en español. Vale la pena consultar las colecciones extensas de libros, revistas y música en español que ofrecen las bibliotecas de forma gratuita. Hay libros para adultos y niños, e incluso algunas bibliotecas ofrecen tutoría gratis en español para estudiantes que cursan clases de verano. Además de recursos en español, también se pueden acceder a libros y CD para aprender a hablar y escribir en inglés. ¡Quién se hubiera imaginado que una biblioteca pública también podría convertirse en un lugar para aprender otro idioma!

3) Programas y eventos para todas las edades. El arte y la cultura no solamente se experimentan a través de los libros, y por eso muchas bibliotecas patrocinan y organizan programas y eventos culturales como conciertos y exposiciones de arte, cine y fotografía. Además, durante el verano muchas bibliotecas ofrecen programas especiales tanto para adultos como para niños, incluyendo clases de computación, lectura de cuentos para los pequeños, juegos divertidos con un ángulo educativo, actividades de lectura y más.

4) Recursos especializados. Para muchos, el Internet no es un lujo, es una necesidad. Las bibliotecas cuentan con centros de cómputo para quienes no tienen computadoras o Internet en casa o para quienes desean consultar el Internet en un ambiente tranquilo y sin distracciones. Las bibliotecas también cuentan con personal especializado que puede ayudar a los usuarios a encontrar lo que necesitan o recomendar libros o recursos sobre prácticamente lo que sea, incluyendo respuestas a preguntas como ¿cuánto tiempo durará el verano?

Las bibliotecas ofrecen muchos servicios más, incluyendo bibliotecas rodantes (bookmobiles), clases de computación, y bancos de datos para buscar trabajo. Para encontrar la biblioteca más cercana se recomienda utilizar el localizador de bibliotecas públicas (en inglés) del Gobierno federal.

Para aprender más sobre asuntos relacionados a las bibliotecas públicas visita GobiernoUSA.gov, el portal oficial del Gobierno de los Estados Unidos en español, que forma parte de la Administración de Servicios Generales (GSA) de EE. UU.

Fuente: Contenido Latino Foto: US Census Bureau

About Comunicados

avatar