Cuidador, cuídate a ti mismo: recursos para los “héroes silenciosos”

 

Cecilia Herron y Helen, en las navidades pasadas.

Cecilia Herron y Helen, en las navidades pasadas.

Cecilia Herron cuida hace cinco años de su suegra Helen, quien acaba de cumplir 100 años.

“Es mucho trabajo físico pues Helen ya no camina ni come o va al baño sola”, relata la ecuatoriana.

Herron dice que sus oraciones son sus herramientas. “Mi condición física y emocional es excelente, porque la fortaleza, paciencia y amor viene de arriba. Pero pienso que este trabajo es tan mal pagado que debería de haber otro tipo de parámetros”, añade.

“Por su sueldo, Helen no califica para estar en una casa de asistencia y si la tengo que ingresar, son $4.500 mensuales.  Entonces lo que hago es pagar una enfermera por tres días para tener así mis días libres”, dice esta residente de Fort Myers, Florida.

Cecilia es parte de las 42.1 millones de personas en el país que realizan este trabajo no recompensado y muchas veces, solitario.

En el caso de los hispanos, el índice es alto. Una investigación llevada a cabo por Evercare y la National Alliance for Caregiving, reveló que más de uno de cada tres hogares hispanos hay una persona que se encarga de esta tarea.

“Ese sentido del deber es supremamente arraigado entre los latinos, así sean muy negativas las consecuencias emocionales y financieras (para el cuidador)”, dijo a este medio la doctora Lyda Arévalo, especialista en el tema y portavoz de AARP, la organización que lucha por una buena calidad de vida de las personas de 50 años en adelante.

Por esto, en el mes de Mes Nacional de las Personas que Cuidan de un Familiar, AARP y Ad Council se unieron en una campaña denominada “El Círculo de la Vida”, con una nueva serie de anuncios de servicio público (elaborados por la agencia ALMA), dentro de la que se incluyen avisos específicamente diseñados para la comunidad hispana, como extensión de su campaña nacional de asistencia a las personas que cuidan de un ser querido.

El impacto, tanto económico como físico es mayor de lo que se cree. “Al no pagarle a alguien, estamos ahorrándonos 450 mil millones de dólares al año”, explica Arévalo.

Esa cifra fue dada por AARP, que hizo una investigación cualitativa donde se encontró que las personas de origen hispano que ofrecen cuidados, reportan proveer cuidados más intensivos en comparación con la población general (un 63% en comparación con un 51%).

Como dato interesante, en el estudio de AARP, la mayoría de los latinos no se identifican a sí mismos como personas que cuidan de alguien.

“Se trata de un ejército de héroes silenciosos dedicados a cuidar a la familia en casa”, manifiesta la experta.

Está bien pedir ayuda

“Muchos piensan que los cuidadores familiares son profesionales de la salud pagados, ya que brindan atención diaria de tiempo completo a una persona necesitada, cuando en realidad, la mayoría de los cuidadores trabajan y mantienen a sus propias familias al mismo tiempo. Este malabarismo de responsabilidades puede ser muy estresante, y pone a las personas que cuidan de un ser querido en riesgo de sufrir de depresión, ansiedad, inmunosupresión, enfermedades cardiovasculares y envejecimiento prematuro entre otras consecuencias fisiológicas, además de causar problemas financieros”, dice un comunicado AARP.

Sobre todo en estas épocas navideñas que se aproximan el estrés aumenta (ver datos).

“Estas personas no reclaman, no piden ayuda”, añade la doctora Arévalo.  Es importante llamar la atención sobre esta noble labor y “poner a quienes hacen esta filantropía al frente de los medios de comunicación, así como darles apoyo, que aprendan a manejar el estrés y tengan estrategias para cuidarse a sí mismas y de relevo”, enfatiza la portavoz.

AARP creó con este objetivo un nuevo recurso de apoyo en el Centro de Recursos para el que Cuida. Se trata de un panel de expertos y asesores disponibles para consultas relacionadas con la labor de cuidar a un familiar, adulto mayor o anciano, sobre temas tan variados como la salud, la nutrición, los cuidados a largo plazo y la atención a las personas mayores. También pueden llamar al Centro de Llamadas al 1-888-971-2013, donde podrán obtener más información.

 Consejos

Las consecuencias de cuidar a otro, además del resto de responsabilidades es, de acuerdo a la doctora Lydia Arévalo, dolores de cabeza, espalda e insomnio.  “A nivel celular puede degenerar en hipertensión, estrés crónico y envejecimiento prematuro”, indica.  “En el aspecto emocional, quien cuida a otra persona trabaja el doble y esto drena energía. Lo más peligroso es que por el cansancio empiezan a aislarse, no van a la iglesia y esto no es saludable”, manifiesta la experta.

Arévalo aconseja pedir ayuda, aunque cueste trabajo.

La doctora recomienda tener ya hecha una lista de los quehaceres con los que alguien puede ayudar. “Cuando alguien le diga: “en lo que te pueda ayudar, cuenta conmigo’, saque la lista con actividades para que esa persona las haga como cortar el césped, renovar los medicamentos, ir al mercado o pasar por su casa unas tres horas para que la persona pueda tomar un respiro.

“El relevo es importantísimo”, dice Arévalo. “Porque como seres humanos necesitamos dialogar y cuando se cuida a personas que tiene Alzheimer u otra demencia, es necesario tener una conversación coherente. Tal vez una llamada al día a esa persona puede ayudar”.

 

RECURSOS PARA CUIDADORES

Centro de Recursos (www.aarp.org/cuidar) y Centro de Llamadas (1-888-971-2013) donde podrán obtener información y recursos.

En inglés visite www.aarp.org/caregiving.  Encontrará herramientas y recursos, y podrán conectarse con expertos y otras personas en su misma situación, creando así una comunidad de apoyo.

Datos

  • Una gran parte de los encuestados, tanto hispanos (45%) como no hispanos (53%) declaró que carecer de dinero suficiente es la mayor fuente de estrés para ellos durante las fiestas de fin de año.
  • Otras preocupaciones durante la época de fiestas de fin de año para tanto los hispanos como los no hispanos son: intentar darle sentido a las fiestas (33%/27%), necesitar tiempo extra para comprar regalos (30%/24%), y compatibilizar los horarios de trabajo con las labores de cuidado a un familiar o amigo (27%/23%).
  • Tanto los encuestados hispanos (51%) como los no hispanos (44%) encargados del cuidado de un familiar o amigo opinaron que tener a toda la familia junta era una de las tres razones más importantes por las que tenían ganas de que llegaran las fiestas de fin de año.
  • Un tercio de los hogares hispanos reportan tener al menos una persona al cuidado de un ser querido (36%).
  • El 74% de las personas latinas que cuidan de un ser querido son mujeres y su tiempo de cuidar a este ser querido procede del tiempo que tienen disponible para pasar con sus amigos y familiares
  • Cuatro de cada diez de las personas hispanas que brindan cuidados a sus seres queridos y trabajan reportan tener que hacer un cambio laboral significativo.
  • El 84% de los familiares latinos encargados de cuidar a un ser querido consideran esta función como algo que se espera de ellos debido a su cultura.
  • El 50% de las personas que cuidan a su ser querido dicen tener poco o ningún estrés como consecuencia de esta situación.
  • Las familias de personas hispanas que brindan cuidado tienden a estar en situaciones de cuidado más intensas, con un 63% en situaciones de alta carga, en comparación con el 51% de no hispanos que cuidan de un ser querido.
  • El 82% de los familiares latinos encargados del cuidado de un ser querido dicen que cuentan con ayuda de algún familiar o amigo.
  • Personal de cuidado sanitario y ayudante de salud son las profesiones de más rápido desarrollo, con un crecimiento estimado del 49% entre el 2012 y el 2022. La mayoría de ellos son inmigrantes y los hispanos conforman un buen porcentaje de estos.
  • La persona hispana típica encargada de cuidar a un familiar es mujer de 49 años que trabaja fuera del hogar y cuida a uno de sus padres, por lo general, la madre, que todavía vive sola a unos 20 minutos de ella. Lo suele hacer por casi cinco años.
  • Personas al cuidado de un ser querido, pasan unas 20 horas a la semana cuidando de su madre, el equivalente a un trabajo a medio tiempo, llegando tarde a su trabajo y saliendo más temprano o tomándose tiempo durante la hora del almuerzo.
  • Mientras que la persona típica que cuida es mujer, un tercio de los que cuidan a sus seres queridos son hombres, quienes a su vez proveen apoyo esencial para sus seres queridos. Las personas al cuidado de un ser querido abarcan todos los géneros y edades. Comparten un profundo sentido del compromiso y la voluntad de ayudar a aquellos que dependen de ellos.
  • Los miembros de la familia que no son compensados, son la columna vertebral del sistema de cuidados a largo plazo en Estados Unidos.
  • Si las familias tuvieran que pagar por el cuidado que proveen, les costaría un mínimo de $450 mil millones al año, más que el Producto Interno Bruto (GDP, en inglés) de un país europeo pequeño.

AARP

AARP es una organización sin fines de lucro, no partidista con más de 37 millones de socios que ayuda a las personas a convertir sus metas y sueños en posibilidades reales, fortalece a las comunidades y lucha por lo más importante para las familias como los cuidados de salud, la seguridad financiera y para el empleo, la planificación para el retiro, servicios costeables y protección contra el abuso financiero. Apoyamos a los consumidores en el mercado mediante la selección de productos y servicios de alta calidad y valor que puedan llevar el nombre de AARP, además de ayudar a nuestros socios a obtener descuentos en una amplia gama de productos, viajes y servicios. AARP, fuente confiable de consejos sobre estilos de vida, noticias e información educativa, produce AARP The Magazine, la revista de mayor circulación en el mundo; AARP Bulletin; www.aarp.org; AARP TV & Radio; AARP Books, y AARP en Español, una página en internet en español dedicada a los intereses y necesidades de los hispanos. AARP no apoya a candidatos a cargos públicos ni realiza aportaciones a campañas o candidatos políticos. AARP Foundation es una filial benéfica que ofrece seguridad, protección y ánimo a las personas mayores que necesitan ayuda a través de miles de voluntarios, donantes y patrocinadores. AARP tiene oficinas con personal en los 50 estados, el Distrito de Columbia, Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EE. UU. Consulte más información en www.aarp.org

El Ad Council
El Ad Council es una organización privada, sin fines de lucro con una rica historia de convocar a talento voluntario de las industrias publicitarias y de los medios de comunicación para ofrecer mensajes fundamentales al público norteamericano. Tras haber producido literalmente miles de campañas de anuncios de servicio público, que han tratado sobre los asuntos sociales más importantes del momento, el Ad Council ha efectuado y sigue efectuando un considerable cambio positivo al aumentar la concientización, inspirar a la acción y salvar vidas. Para saber más sobre el Ad Council y sus campañas, visite Adcouncil.org, haga clic a “me gusta” en nuestra página en Facebook, síganos en Twitter o vea nuestros anuncios de servicio público en YouTube.

 

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com