¿Debería ahorrar para la universidad o la jubilación?

Por Jean Setzfand*  

Ahorrar para la jubilación puede resultar difícil. Ahorrar para su jubilación al tiempo que ahorra para la educación superior de sus hijos puede parecer imposible. Si no comenzó a ahorrar para la matrícula universitaria cuando nacieron sus hijos —y ahora que la jubilación está a la vuelta de la esquina— tal vez se sienta abrumado por sus finanzas.

Sin embargo, tenga en cuenta: si no ha ahorrado o no puede ahorrar dinero tanto para la educación superior como para la jubilación, es indispensable que asegure las finanzas jubilatorias antes de financiar los gastos universitarios de sus hijos. Existe asistencia financiera para pagar por la universidad, que incluye becas, subsidios y préstamos. Lamentablemente, cuando se trata de financiar la jubilación no existen estas opciones.

AARP ofrece los siguientes cinco consejos para ayudarlo a planear para estas importantes decisiones financieras.

Consejo 1: Haga las cuentas.

Comience por entender cuándo podría jubilarse, cuánto dinero necesitará para la jubilación y después determine cuánto hace falta para la matrícula universitaria.  Para tener un panorama claro de su futuro financiero, use las herramientas de AARP para ahorrar para la jubilación y para la universidad:

www.aarp.org/readyforretirement

www.aarp.org/retirementcalculator

www.aarp.org/socialsecuritybenefits

www.aarp.org/money/budgeting-saving/

Consejo 2: Hable con un asesor financiero.

Las decisiones relativas a la jubilación y la universidad son demasiado importantes como para relegarlas. Considere hablar con un asesor financiero. Las calculadoras de beneficios en internet pueden darle una idea de sus posibles ingresos mensuales para la jubilación, pero un asesor puede ayudarlo a planificar la manera de establecer y alcanzar sus metas jubilatorias, además de determinar cuánto dinero puede contribuir a la educación de sus hijos sin dañar sus recursos para la jubilación.

Consejo 3: Recurra a un experto en financiación.

Además de un asesor financiero, los expertos en financiación universitaria pueden identificar maneras conocidas y menos comunes para pagar por la matrícula y brindan consejos prudentes en función de sus circunstancias.

Consejo 4: Evalúe las opciones para ahorrar.

Sin importar si ya ha hablado con un asesor, asegúrese de que el estudiante complete una FAFSA (solicitud gratuita de ayuda federal para estudiantes), después investigue las opciones de ahorro, como los planes 529 de su estado y las cuentas de ahorro para la educación Coverdell ESA. No pase por alto las cuentas tutelares, los bonos del Tesoro de EE. UU. ni los bonos municipales. Además, las IRA (cuentas personales de jubilación) tradicionales le permiten retirar dinero para la educación de sus hijos sin multas, pero nunca considere esta como su primera opción, ya que las IRA están pensadas para su jubilación.

Consejo 5: Ponga a trabajar a sus hijos.

Aliente a sus hijos adolescentes a trabajar a tiempo parcial para ahorrar para la universidad. Esto fomentará la inversión personal en su educación y les dará una mejor idea del valor de la experiencia universitaria.

Recuerde: los ahorros para la jubilación siempre deberían ser su prioridad, seguidos por los ahorros para la educación. Con la ayuda de expertos financieros y del futuro estudiante universitario, usted podrá establecer un plan que puedan seguir.

 

Fuente: AARP.  Para mayor información visite www.aarp.org/readyforretirement y www.aarp.org/money para obtener más información sobre la jubilación y otros asuntos relativos a la seguridad financiera.

 

*Jean Setzfand es la vicepresidenta del equipo de Seguridad Financiera en el grupo de Educación y Difusión de AARP. Lidera los esfuerzos educativos y de difusión de AARP destinados a ayudar a los estadounidenses a tener tranquilidad económica durante la jubilación.

About Comunicados

Comunicados