Déficit de atención e hiperactividad en los niños, conozca todos los recursos

¿Es difícil que su hijo se esté quieto? ¿Su hijo actúa sin pensar primero? ¿Su hijo empieza por hacer algo y no lo termina? Si es así, es posible que tenga un trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Casi todas las personas a veces muestran algunas de estas conductas, pero el TDAH persiste más de 6 meses y causa problemas en la escuela, el hogar y en circunstancias de carácter social.

El TDAH es más común entre los niños que entre las niñas y afecta entre el 3 y el 5% de los niños en los Estados Unidos. Las principales características del TDAH son:

  • Falta de atención
  • Hiperactividad
  • Impulsividad

Nadie sabe exactamente cuál es la causa del TDAH. Existe una tendencia familiar, de modo que puede haber factores genéticos. Una evaluación completa realizada por un profesional capacitado es la única manera de saber con seguridad si su hijo padece de TDAH. El tratamiento suele incluir medicinas para controlar los síntomas. La estructura del hogar y la escuela también son importantes. Las clases para padres de familia o la terapia de conducta también pueden serle de ayuda. En inglés, se le denomina ADHD, por sus siglas. Conozca un poco más de este trastorno:

¿Qué es el ADHD?

El trastorno de déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) es el nombre de un grupo de conductas que se presentan en muchos niños y adultos. Las personas que tienen ADHD tienen problemas para prestar atención en la escuela, en el hogar y en el trabajo. Aun cuando intentan concentrarse, les resulta difícil prestar atención. Es posible que los niños sean mucho más activos y/o impulsivos que lo habitual para su edad. Estas conductas contribuyen a la aparición de problemas significativos en las relaciones, el aprendizaje y la conducta. Por este motivo, a veces, los niños que tienen ADHD son vistos como “difíciles” o con problemas de conducta.

A las personas que tienen ADHD les resulta difícil organizar las cosas, escuchar las instrucciones, recordar detalles y controlar su conducta. En consecuencia, las personas que tienen ADHD suelen tener problemas para llevarse bien con otras personas en el hogar, en la escuela o en el trabajo.

Hay mucha información sobre el ADHD en las noticias. Por lo general, las noticias tratan sobre el ADHD en los niños. A diferencia de la información que se posee sobre el ADHD en los niños, no se cuenta con demasiada información sobre la manera en la que el ADHD afecta a los adultos. A menudo, los adultos que tienen ADHD reciben el diagnóstico cuando averiguan que sus hijos tienen ADHD. Es posible que este problema se transmita de padres a hijos.

El ADHD es más común en los varones que en las niñas. Es posible que le sea más familiar el término trastorno por déficit de atención (ADD). El nombre de este trastorno fue cambiado en 1994 por la Asociación Estadounidense de Psiquiatría (APA, por sus siglas en inglés).

¿Superará mi hijo el ADHD?

Solíamos pensar que los niños “superarían” el ADHD. Ahora sabemos que esto no es cierto para la mayoría de los niños. Los síntomas del ADHD a menudo mejoran a medida que los niños crecen y aprenden a adaptarse. Por lo general, la hiperactividad cesa en los últimos años de la adolescencia. Pero alrededor de la mitad de los niños que tienen ADHD continúan distrayéndose con facilidad, tienen cambios en el estado de ánimo, tienen mal carácter y no pueden completar tareas. Los niños que tienen padres afectuosos y los apoyan, y que trabajan en conjunto con el personal de la escuela, los trabajadores de la salud mental y su médico tienen las mejores probabilidades de convertirse en adultos bien adaptados.

Síntomas

¿Cuáles son los síntomas del ADHD?

La persona con ADHD que es distraída tiene 6 o más de los siguientes síntomas:

  • Tiene dificultad para seguir instrucciones.
  • Tiene dificultad para prestar atención en actividades laborales o recreativas en la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Pierde las cosas que necesita para las actividades de la escuela, el trabajo y el hogar.
  • Parece no escuchar.
  • No presta mucha atención a los detalles.
  • Parece desorganizada.
  • Tiene problemas con tareas que requieren de una planificación previa.
  • Se olvida las cosas.
  • Se distrae con facilidad.

La persona con ADHD que es hiperactiva/impulsiva tiene, al menos, 6 de los siguientes síntomas:

  • Inquietud.
  • Corre o trepa cuando no corresponde.
  • No puede jugar con tranquilidad.
  • Contesta impulsivamente.
  • Interrumpe a las personas.
  • No puede permanecer sentada.
  • Habla demasiado.
  • Está siempre en movimiento.
  • Tiene problemas para esperar su turno.

Las personas que tienen ADHD tienen síntomas durante, al menos, 6 meses.

Causas y factores de riesgo

¿Cuál es la causa del ADHD?

Las personas que tienen ADHD no producen suficientes sustancias químicas en áreas clave del cerebro responsables de organizar el pensamiento. Sin una cantidad suficiente de estas sustancias químicas, los centros de organización del cerebro no funcionan bien. Esto provoca los síntomas en las personas que tienen ADHD. La investigación muestra que el ADHD es más común en las personas que tienen parientes cercanos con este trastorno. La investigación reciente también establece un vínculo entre el fumar y otros abusos de sustancias durante el embarazo y el ADHD. La exposición a toxinas ambientales, como el plomo, también puede ser un factor.

Factores que no provocan ADHD:

  • Mala crianza de los hijos (aunque una vida doméstica y un entorno escolar desorganizados pueden hacer que los síntomas empeoren).
  • Una cantidad excesiva de azúcar.
  • Una cantidad muy reducida de azúcar.
  • El aspartamo (una marca: NutraSweet).
  • Alergia a los alimentos u otras alergias.
  • Falta de vitaminas.
  • Luces fluorescentes.
  • Demasiada televisión.
  • Videojuegos.

Diagnóstico y pruebas

¿Qué debo hacer si pienso que mi hijo tiene ADHD?

Hable con el médico de su hijo. Solo puede hacerse un diagnóstico de ADHD si se obtiene información sobre la conducta de su hijo de varias personas que lo conozcan. Su médico le hará preguntas y es posible que quiera obtener información de los maestros de su hijo o de cualquier otra persona que esté familiarizada con la conducta de su hijo. Es posible que su médico tenga formularios o listas de control para que completen usted y el maestro de su hijo. Esto ayudará a que usted y su médico comparen la conducta de su hijo con la conducta de otros niños.

Es probable que su médico quiera realizar pruebas de visión y audición a su hijo, si estas pruebas no se han realizado en forma reciente.

Es posible que su médico le recomiende probar medicamentos para ver si ayudan a controlar la conducta hiperactiva de su hijo. Solo una prueba de medicamentos no puede ser el fundamento para diagnosticar ADHD. Sin embargo, puede ser una parte importante de la evaluación de su hijo si se sospecha el ADHD.

Es posible que sea difícil para su médico detectar si su hijo tiene ADHD. Muchos niños que tienen ADHD no son hiperactivos en el consultorio del médico. Por este motivo, es posible que su médico quiera que su hijo consulte a alguien que se especialice en ayudar a niños que tienen problemas de conducta, como un psicólogo.

¿Cómo se diagnostica el ADHD?

Muchas personas intentan diagnosticarse a sí mismas utilizando un cuestionario o una lista de control que encuentran en una revista o que ven por televisión. Si bien estas listas pueden ser útiles, es mejor consultar a su médico si usted cree que tiene ADHD. Es posible que su médico le realice preguntas como las siguientes:

  • ¿Tiene problemas para prestar atención y por ser hiperactivo? ¿Ha tenido estos problemas desde que era niño?
  • ¿Le resulta difícil controlar su carácter o mantener un buen estado de ánimo?
  • ¿Tiene problemas para mantenerse organizado o para ser puntual?
  • ¿Estos problemas le ocurren tanto en el trabajo como en el hogar?
  • ¿Sus familiares y amigos ven que tiene problemas en estas áreas?
  • ¿Tiene algún problema de salud física o mental que podría afectar su conducta? (Es posible que su médico le realice un examen físico y pruebas para ver si usted tiene algún problema médico con síntomas similares a los del ADHD).

Es posible que su médico le pregunte sobre su pasado, su vida actual y sus relaciones. Es posible que se le pida que escriba sus respuestas en un formulario.

Si no tengo ADHD, ¿qué es lo que podría estar haciendo que me sienta de esta manera?

Una persona puede estar tensa o distraída por muchos motivos. A continuación, se incluyen algunos de los otros problemas que su médico podría tener en cuenta cuando hace un diagnóstico:

  • Depresión o problemas de estado de ánimo.
  • Ataques de ansiedad o de pánico.
  • Efectos secundarios de medicamentos de venta con receta médica y de venta libre, o de medicamentos a base de hierbas.
  • Problemas de la tiroides u otros problemas hormonales.
  • Alcoholismo o abuso de sustancias.
  • Exposición al plomo.

¿Qué otra cosa puedo hacer para ayudar a mi hijo?

Además de un tratamiento médico si es el caso, un esfuerzo conjunto, con padres, maestros y médicos que trabajen juntos, es la mejor manera de ayudar a su hijo. Es posible que los niños que tienen ADHD sean difíciles de criar. Es posible que tengan problemas para entender instrucciones, y su estado constante de actividad puede ser desafiante para los adultos. Los niños que tienen ADHD también tienden a necesitar más estructuras y expectativas más claras. Es posible que necesite cambiar un poco su vida doméstica para ayudar a su hijo. A continuación le indicamos algunas medidas que puede tomar para ayudar:

  • Haga un cronograma. Establezca horas específicas para despertarse, comer, jugar, hacer los deberes, hacer tareas, mirar televisión o jugar con videojuegos, e ir a dormir. Coloque el cronograma donde su hijo lo vea siempre. Explique con anticipación cualquier cambio en la rutina.
  • Haga reglas hogareñas simples. Es importante explicar qué sucederá cuando las reglas se obedecen y cuando no se cumplen. Escriba las reglas y las consecuencias de no seguirlas.
  • Asegúrese de que se entiendan sus instrucciones. Obtenga la atención de su hijo y mírelo directamente a los ojos. Luego, diga a su hijo con voz clara y calmada lo que quiere de modo específico. Mantenga las instrucciones simples y cortas. Pida a su hijo que le repita las instrucciones.
  • Recompense la buena conducta. Felicite a su hijo cuando completa cada paso de una tarea.
  • Asegúrese de que su hijo sea supervisado todo el tiempo. Dado que son impulsivos, los niños que tienen ADHD podrían necesitar más supervisión adulta que otros niños de su edad.
  • Vigile a su hijo cuando está con sus amigos. A veces, es difícil para los niños que tienen ADHD aprender habilidades sociales. Recompense las buenas conductas al jugar.
  • Establezca una rutina para los deberes. Elija un lugar habitual para hacer los deberes, lejos de las distracciones, como otras personas, la televisión y los videojuegos. Divida el tiempo para hacer los deberes en pequeñas fracciones y establezca pausas.
  • Concéntrese en el esfuerzo, no en las calificaciones. Recompense a su hijo cuando este intenta terminar el trabajo de la escuela, no solo por las buenas calificaciones. Usted puede dar recompensas adicionales por obtener mejores calificaciones.
  • Hable con los maestros de su hijo. Averigüe cómo le va a su hijo en la escuela: en las clases, en la hora de juego y en la hora del almuerzo. Pida notas de progreso diario o semanal al maestro.

Algunos niños se benefician de la asesoría o de la terapia estructurada. Las familias también podrían beneficiarse por hablar con un especialista en el manejo de problemas de conducta y de aprendizaje relacionados con el ADHD.

Los estudios han mostrado que determinados colorantes y conservantes de alimentos podrían provocar o empeorar la conducta hiperactiva en algunos niños. Hable con su médico sobre la necesidad de hacer algún cambio en la dieta de su hijo.

¿Qué otra cosa puedo hacer, además de tratamientos médicos, si tengo ADHD?

Si su médico cree que usted tiene ADHD, es posible que le sugiera los servicios de asesoría. También es posible que su médico le pida que se realice más pruebas y que asista a sesiones de asesoría con alguien que se especialice en tratar el ADHD.

¿Qué otra cosa puedo hacer para ayudarme a mí mismo?

Usted puede obtener información sobre las maneras de cambiar su entorno de trabajo y mantener las distracciones al mínimo. Las herramientas de organización pueden ayudarlo a aprender a concentrarse en las actividades en el trabajo y en el hogar.

Muchas personas que tienen ADHD encuentran útil la asesoría. Una vida con problemas y conductas relacionados con el ADHD puede provocar baja autoestima y problemas para relacionarse. Es posible que la asesoría individual y los grupos de apoyo lo ayuden con estos problemas.

Otras organizaciones

Preguntas que debe realizar a su médico

  • ¿Qué tratamiento es mejor para mí?
  • ¿Por qué mi hijo tiene ADHD?
  • ¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo?
  • ¿Qué medicamento funcionará mejor para mí?
  • ¿Debo consultar a un consejero?
  • ¿Qué efectos secundarios podría experimentar por tomar mis medicamentos?
  • ¿Deberá mi hijo tomar medicamentos por el resto de su vida?
  • ¿Debo hacer cambios en la dieta de mi hijo?
  • ¿Debo limitar el tiempo durante el cual mi hijo mira televisión?
  • ¿Debemos probar la asesoría familiar?

Fuentes:

Adult ADHD: Evaluation and Treatment in Family Medicine by HR Searight, Ph.D., JM Burke, Pharm.D. and F Rottnek, M.D. (American Family Physician noviembre 01, 2000, http://www.aafp.org/afp/20001101/2077.html)

NIH: Instituto Nacional de Salud Mental, Contenido Latino

 

 

About Comunicados

Comunicados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*