Descubra cómo salir de deudas con Andrés Gutiérrez

Llega un momento en que aquellos que mantienen deudas de tarjetas de crédito, autos o casas se preguntan ¿cómo llegaron allí?  Si usted es una de esas personas, esta entrevista a Andrés Gutiérrez, portavoz hispano y ex colaborador de los programas del financista y personalidad de la radio Dave Ramsey, le puede cambiar la vida, como lo ha hecho con miles de personas.

“El crédito lo que ha hecho es esclavizar personas”, dice sin tapujos este mexicano oriundo de Matamoros, Tamaulipas.  En la radio, donde da consejos financieros, le dicen Andrés “el machete por tu billete” por su frontalidad al hablar. El mensaje tanto de Ramsey como Gutiérrez es sencillo: puede ser libre de deudas y empezar a construir su “paz financiera”.

El programa utiliza principios básicos de ese sabio libro llamado la Biblia como este que está en Proverbios 22,7 : “El rico domina a los pobres, y el que toma prestado es esclavo del que presta”.

Se trata de un mensaje más necesario que nunca.  De acuerdo a datos de la Reserva Federal, en julio de 2011, la deuda total de consumo de los estadounidenses subió un 6% a 2.45 billones de dólares (trillones en inglés).

Mientras tanto, un 70% posee una hipoteca y de ellos, más de un 22% tiene un segundo préstamo o una línea de crédito bajo su casa. En estos tiempos, a muchos de ellos la situación los está literalmente ahorcando. Por otro lado, en las cortes de este país, a junio 2011, existen casi 2 millones de juicios de bancarrota pendientes, según datos oficiales.

“A los 23 años me dieron mi primera tarjeta de crédito y yo pensé que estaba en el cielo”, relata Jesús Vélez, hispano de 50 años, residente en Atlanta.

Jesús y Elvira Vélez. Foto cortesía.

Luego Vélez se casó, crió tres hijos, pero poco a poco se fue endeudando.  Un día mi esposa, que es más organizada con el dinero se dio cuenta que le estaba mintiendo”, admite este gerente de restaurante y propietario de un servicio de banquetes.

“Saqué una línea de crédito de mi casa por 50.000 dólares, pensando que iba a solucionarlo todo, pero no fue así”, agrega Vélez. “Luego compramos un carro nuevo porque ese es también el sueño americano”.  Los Vélez vacacionaban y gastaban, sin darse cuenta que estaban cavando un hoyo sin fondo.  Cuando los cobradores empezaron a acosarlo, su esposa, Elvira Vélez se dio cuenta del estado de las finanzas.

“Yo era organizada, pero él lo hizo por complacerme. Casi me muero cuando supe todo”, recuerda Elvira.   “Pero El Señor me puso a Andrés, lo escuché por radio enseñando lo de “los pasitos” y luego me gané el libro”, cuenta la hispana.

Arrastrado por su esposa, Jesús fue a escuchar una charla que dio Andrés Gutiérrez en su iglesia.  “Cuando dijo ese versículo “el que debe, se hace esclavo del que presta”, salí bien triste”, rememora Vélez, quien decidió desde ese momento cambiar, en común acuerdo con su esposa.

Del caos a la paz financiera

“Estamos promoviendo paz financiera”, dice Andrés Gutiérrez. “Son dos palabras que muchas personas no creen que pueden existir en la misma frase”, agrega.

El equipo de Gutiérrez (www.andresgutierrez.com) quiere cambiar “la cultura de un país donde se cree que la persona que no tiene crédito, no vale”. “Todo eso que nos vendieron cuando llegamos a este país es una mentira”, afirma en forma radical. “La gente sale a trabajar con un tremendo esfuerzo para que le depositen el viernes y el lunes estar quebrado otra vez”, afirma.

Dave Ramsey (www.daveramsey.com), es un famoso autor de libros de finanzas personales en el medio anglosajón.  Es además consultor, profesor, formador de líderes y empresario exitoso, que escribió en 2003 el libro “Transformación total de su dinero” (The Total Money Makeover), el cual se convirtió en record de ventas del New York Times.  Allí Ramsey volcó su experiencia personal de cómo pasó de la bancarrota a tener un exitoso negocio aplicando principios bíblicos y de sentido común, que hoy en día están sacando a miles de familias de deudas.  El 20 de septiembre llega a las librerías su obra “Entreleadership” en inglés (Empreliderazgo).

Un día el propio Andrés Gutiérrez, un consultor financiero, pero sumido él mismo en deudas y con un matrimonio como él lo que describe “colgando de la telaraña”, escuchó a Dave Ramsey en la radio.

“En ese entonces, debíamos la casa, el carro, las tarjetas de crédito y mi esposa y yo discutíamos como perros y gatos”, cuenta Gutiérrez.  “Yo pensé que estaba loco porque decía no a las tarjetas de crédito. Para mí este  hombre debería estar transmitiendo a otro planeta y esto es EE.UU. donde el que debe es el que vale”, asevera.  Aunque le cayó mal porque escucharlo era como recibir “cubetazos de agua fría”, no podía dejar de hacerlo. “El decía paz financiera y yo me dije yo quiero, porque estoy en el caos financiero.”

Lo irónico es que Gutiérrez era también un asesor. “Imagínate una persona quebrada, ayudando a crear riquezas. Es como un gordito enseñándote a bajar de peso o un ciego mostrándote el camino”, manifiesta el profesional.

Pero el ahora portavoz de Ramsey para el mundo hispano, así como los Vélez, empezó con el plan de los “pasitos” y transformó su vida tanto personal como financiera.  “A los dos años salimos de deudas, tenemos un plan financiero y ahora disfrutamos de la vida”, dice Gutiérrez.  “Pero lo que más cambió fue el matrimonio”, añade.

También fue el caso de los Vélez, que empezaron en marzo el programa de “paz financiera” de Gutiérrez en 2009 y para mayo de 2010, lograron pagar 53.000 dólares de deudas.  “Me siento feliz, creo que incluso se ha afianzado el matrimonio “, dice Elvira Vélez. ”

“!El  estar en Cristo es lo número uno, pero luego vivir así sin recibir cuentas en el correo ha sido increíble!”, concuerda Jesús Vélez.

“Los pasitos”

El experto en finanzas Andrés Gutiérrez

¿Por dónde empezar a desenredar la madeja?   Gutiérrez aconseja primero mirarse en el espejo y reconocer la situación. “Tú tienes la culpa, pero tú también tienes la solución”, dice el consejero. Luego, hay que tomar la decisión de empezar.

“El plan que hemos creado se llama los pasitos”, dice Gutiérrez. Esto es, un paso atrás de otro. “¿Cómo se come un elefante? Una mordida a la vez” -explica con humor- “el primer paso es juntar 1.000 dólares en un mes.  Y me dirán: ¡Andrés, si no los he juntado en año! Tal vez haya que cortar a los gastos, otros hacer trabajos extras, o una venta de garaje, sacar ropa que tienes con etiqueta y venderla”, afirma.

Para Gutiérrez, este es el paso más difícil porque requiere un cambio. “A nadie le gusta cambiar, pero hay que hablar con la familia y ponerse de acuerdo para hacer sacrificios temporales, sabiendo que ese dinero que ahora se va en pagar deudas, luego irá en ahorros”.

El siguiente pasito contempla hacer una lista de todas las deudas y empezar a atacar la más baja y con el residuo que va quedando, se continúa pagando la siguiente, lo que le llaman la “una bola de nieve”.

Este plan funciona tanto para personas que están totalmente quebradas, viviendo de cheque a cheque, como para personas que no están tan endeudadas, pero nunca han empezado a separar dinero para su retiro o la universidad de sus hijos, como el caso de Ryan Nicolas, un oficial de inmigración residente en Maryland.

“Debía 19.000 dólares mi camioneta, la cual terminé de pagar en dos años. Pero yo tengo una filosofía: “aunque es bueno aprender de los errores propios, es mejor aprender de los errores de otros”, indica Ryan.  El y su esposa iniciaron en su iglesia el curso de paz financiera y ahora no solo tienen para emergencias, sino que aunque su esposa trabaja un día a la semana por cuidar a su bebé de 14 meses, les alcanza para ayudar a su cuñado a pagar su universidad, poner dinero en fondos de retiro y para la futura universidad de su hija (fondos llamados 529c).

Eso sin contar con contar con dinero en efectivo para vacaciones y dinero para gastar. “Hace poco hubo un feriado y decidimos ir en carro a Ohio, pero nuestra batería murió”, cuenta Ryan. “Nosotros teníamos los $120 que nos costó comprar una nueva, pues habíamos separado $500 para ese tipo de emergencias. Me sentí hasta bien, a pesar que una situación así no es agradable”, añade.

Otra anécdota que cuenta Ryan es que en su trabajo, por una equivocación, se demoraron el pagarles por una semana. “Todo el mundo entró en pánico”, narra el padre de familia, “excepto una persona más y yo.  Hubiera podido pasar un mes y no nos hubiera afectado. Era feliz porque estaba preparado”.

Hispanos listos para el cambio

Andrés Gutiérrez enfatiza: “los principios que enseñamos no son de Andrés o de Dave Ramsey, son de Dios y los dejó en su carta de amor (la Biblia)”.  Es así que el experto viaja y atiende llamadas y cartas de miles de personas a diario. “Este equipo está más que dispuesto para ayudarlos e iremos donde nos inviten”, recalca.

¿Es posible que muchos hispanos salgan de un ciclo de deuda y pobreza?  “La gente está pidiendo una reforma inmigratoria”, dice Gutiérrez. “Ya en este país nos conocen como buenos trabajadores, pero hemos sido terribles para ahorrar y tener buenas finanzas, así como para generar trabajo. Si transformamos eso y empezamos a generar riqueza, yo creo que habrá un cambio y habrá una reforma inmigratoria”, dice convencido.

“Si quieres transformar la economía del país, primero sana la economía de tu casa. No importa si eres republicano o demócrata, es importante votar, pero lo más importante es tomar control de la economía del hogar y así será transformada la economía del país”, finaliza Gutiérrez.

 

Nota: Andrés Gutiérrez habló de otros tópicos como los juicios hipotecarios, las empresas de consolidación de deudas, la bancarrota, que iremos publicando en otras entregas.  Los cursos están disponibles en www.andresgutierrez.com   Esta nota fue publicada originalmente el 10 de septiembre de 2011.

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

One comment

  1. a pues yo trabajo en la semana 5 dias en la tarde y gano9 la hora y mi mujer por la manana 5 dias igual gana 8.50 la hra y cobrammos ala semana y pues nos gustaria ahorrar dinero y pues yo estoy buscando otro trabajo