Día de Acción de Gracias: la virtud del agradecimiento

Solo en Estados Unidos y en Canadá existe un día dedicado a dar gracias.  Curiosamente, de acuerdo a Wikipedia, la primera fiesta de agradecimiento de la cosecha que se hizo en toda América del Norte fue por parte de hispanos (Francisco Vásquez de Coronado y el pueblo Caddo el 23 de mayo de 1541, en territorio actual texano) en la que se celebró que la expedición española hubiera descubierto alimentos.

Un festejo similar tuvo lugar unos años más tarde, el 8 de septiembre de 1565, en San Agustín (Florida), donde Pedro Menéndez de Avilés y su gente celebraron que habían llegado al “Nuevo Mundo” sanos y salvos.  La tradición moderna del día de Acción de Gracias en Estados Unidos tiene sus orígenes en el año 1621, en una celebración en Plymouth, en el actual estado de Massachusetts.

La virtud del agradecimiento

Este año las compañías decidieron abrir más temprano sus puertas, en adelanto al Viernes Negro, a pesar que siempre se ha respetado el Día de Acción de Gracias.  ¿Qué opina usted?

Pero más allá de la tradición, la comercialización, el consumismo con su Black Friday o la abundante comida (algunos le dicen el Día del pavo), la ocasión es propicia para enfocarse en la virtud de dar gracias. Como en la historia que citamos, muy a menudo son pocos los que se vuelven y agradecen. No hay nada más desagradable que una persona desagradecida. Pero este valor, como el resto, se enseña en casa.

El agradecimiento es importante sobre todo para los inmigrantes, quienes hemos sido acogidos por este hermoso país, que con todos sus errores y defectos, nos brinda un hogar libre para prosperar y ser felices.

Los casi 50 millones de hispanos hemos venido en busca de un futuro mejor que se labra cada día con esfuerzo y sudor. La mayoría no da por sentado los beneficios de vivir en Estados Unidos, como sucede con algunos nativos. Esto es porque sabemos de dónde venimos y aunque conservamos nuestras culturas e idioma, este país nos ha marcado definitivamente.

A pesar de la situación económica, valoramos el orden, las comodidades, pero sobre todo, la seguridad.  La mayoría somos como ese samaritano, el extranjero que con el trabajo diario da su aporte en todos los aspectos a este gran país y que da gracias a Dios y a la tierra que lo acogió.

Lea esta historia que ejemplifica esta virtud:

En Lucas 17: 11-19 * que diez leprosos salieron al encuentro de Jesús y le rogaron que los sanara. El Señor les dio la orden de presentarse a los sacerdotes del templo y en el camino, efectivamente fueron limpiados de su enfermedad. Uno de ellos, cuando se vio sanado, volvió y glorificando a Dios, postrado en la tierra, le dio gracias a Jesús.

¿No son diez los que fueron sanados? ¿Y los nueve, dónde están?, preguntó el Señor (De paso, el que volvió a agradecer por su milagro era un samaritano). ¿No hubo quién volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero?  Jesús le dijo, “Levántate, vete; tu fe te ha salvado”.

Vivir en Estados Unidos y desconocer todo lo que nos da, es ser como los nueve leprosos, que nunca volvieron atrás para agradecer la bondad que viene de lo alto.

* Evangelio de San Lucas 17: 11. Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. 12Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos 13y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! 14Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados. 15Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, 16y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. 17Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? 18¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? 19Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado.

 

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com

3 comments

  1. Hermosa reflexión Adriana, y aunque  este día se celebre  haciendo un alto en las actividades diarias para agradecer por las bendiciones recibidas  durante todo el año, muchas personas no se dan cuenta que Dios nos llena de bendiciones cada día y por ello habria que agradecerlo diariamente en nuestras oraciones.

  2. muy interesante… felicitaciones por tu columna…

  3. Muy preciada virtud . . . esto hace una diferencia en el mundo y en nuestras vidas. Gracias por escribir este artículo Adriana