Día Mundial del Cáncer: cuide lo que come

En el tratamiento del cáncer suelen usarse la quimioterapia, la radiación y medicinas para combatir la enfermedad. Un efecto secundario de estas terapias es que pueden debilitar el sistema inmunológico del paciente. Y como casi la mitad de los sobrevivientes de cáncer tienen de 70 años de edad en adelante, también tienen el debilitamiento natural del sistema inmunológico que se produce con la edad. Un sistema inmunológico que funciona adecuadamente elimina las infecciones y otros agentes foráneos del organismo. Pero los sistemas inmunológicos debilitados hacen que las personas sean más susceptibles a las infecciones, incluidas las producidas por bacterias y otros patógenos que causan enfermedades en los alimentos, por lo cual esas personas tienen más probabilidades de padecer de enfermedades más graves y de más duración.

De manera que es esencial que los pacientes y sobrevivientes de cáncer hagan un compromiso para toda la vida de minimizar su riesgo de padecer de enfermedades transmitidas en los alimentos, también conocidas como intoxicación alimentaria. Ese compromiso exige una atención adecuada al elegir, guardar y preparar alimentos.

Alimentos que se deben evitar – Si usted corre un gran riesgo de padecer de una enfermedad transmitida en los alimentos, no debe comer:

  • Carne o pollo crudo o poco cocinado.
  • Pescado crudo, mariscos parcialmente cocinados (como camarones y cangrejo) y mariscos ahumados refrigerados.
  • Mariscos crudos (como ostras, almejas, mejillones y escalopes) y sus jugos.
  • Leche sin pasteurizar (cruda) y productos hechos con leche cruda, como yogurt y queso.
  • Quesos suaves hechos de leche sin pasteurizar, como Feta, Brie, Camembert, queso azul y quesos estilo mexicano (como Queso Fresco, Panela, Asadero y Queso Blanco).
  • Huevos crudos o poco cocinados o alimentos que contengan huevos crudos o poco cocinados, entre ellos ciertos aderezos caseros para ensaladas (como aderezo para ensalada César), masa para galletitas dulces y tortas hechas en casa, y ponche de huevo hecho en casa. (La mayoría de los alimentos que se venden preparados en los supermercados, como el aderezo para la ensalada César, la masa para galletitas dulces, o el ponche de nuevo empaquetado, se hacen con huevos pasteurizados.)
  • Vegetales frescos sin lavar, como lechuga y ensaladas.
  • Jugos de fruta o de vegetales sin pasteurizar (estos jugos tendrán una etiqueta de advertencia).
  • Perros calientes, embutidos en lata (fiambres), salchicha fermentada y seca, y otras carnes estilo deli, productos de pollo y pescado ahumado, a menos que se recalienten bien.
  • Ensaladas (sin preservantes añadidos) preparadas en el lugar en un establecimiento tipo deli, como ensalada de jamón, ensalada de pollo o ensalada de mariscos.
  • Pâtés o pastas de carne para untar, refrigerados y sin pasteurizar.
  • Brotes crudos (alfalfa, frijoles o cualquier otro brote).

Y SIEMPRE SIGA LOS CUATRO PASOS DE LA SEGURIDAD ALIMENTARIA:

  1. LIMPIE: Lávese las manos y lave las superficies con frecuencia
  2. SEPARE: Separe las carnes crudas de otros alimentos
  3. COCINE: Cocine a la temperatura correcta
  4. ENFRÍE: Refrigere los alimentos enseguida

Para más información, vea Seguridad Alimentaria para Personas con Cáncer o llame a la Línea Directa de Carnes y Pollo del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) al 1-888-MPHOTLINE (1-888-674-6854) y pida una copia gratis.

Consumidores: 1-888-SAFEFOOD (sin cargo)

Fuente: PRNewswire HispanicPR

About Comunicados

Comunicados