AARP

Diez consejos para proteger tu hogar contra el moho y la humedad

Recientemente, Rosángela, una madre de tres niños residente en el norte de Broward se empezó a sentir mal.  Sus síntomas eran parecidos al asma y le estaba costando respirar.  Ella y su esposo se dieron cuenta que el departamento donde vivían, por estar cerca a un canal, se había llenado de moho y humedad, lo cual estaba causando malestar.  La familia tuvo finalmente que cambiarse de casa.  Es normal que en todas las viviendas exista una cantidad pequeña de moho, pero cuando se desarrolla en exceso puede resultar tan destructivo como cualquier otro desastre en el hogar. Además, muchas personas son alérgicas a este tipo de microbio, por lo que también representa un riesgo para la salud de tu familia.

Aunque el seguro de vivienda protege tu hogar contra una gran variedad de desastres, la mayoría de las pólizas no cubren los daños ocasionados por el moho y la humedad, a menos que sean causados por algún tipo de riesgo cubierto, como una tubería que se revienta.

Para combatir a este intruso indeseable, la prevención es tu mejor defensa. Pon en práctica los siguientes 10 consejos hoy mismo para disminuir los posibles daños ocasionados por el moho y la humedad en tu hogar:

1) Mantén el nivel de humedad dentro de tu hogar entre el 30 y 60 por ciento con un aire acondicionado o deshumidificador.

2) Instala extractores de aire en las habitaciones donde suele acumularse más humedad, como la cocina y los baños.

3) Evita colocar alfombras en los lugares propensos a humedad dentro de tu hogar, como el sótano y los baños.

4) Si tienes plantas o jardineras dentro de tu hogar, evita que el agua se acumule debajo de las macetas.

5) Inspecciona tu casa regularmente para identificar posibles señales de moho, como el olor a humedad o manchas en las paredes, el techo o alrededor de tuberías y mangueras.

6) Evita que el moho vuelva a crecer, reparando o eliminando las posibles fuentes de humedad, como goteras en el techo o fugas en las tuberías.

7) Remueve la basura y hojas secas de las canaletas para la lluvia para evitar que el agua se acumule.

8) Si tu hogar se inunda, desecha alfombras, cortinas, tapicería y otros materiales afectados por la humedad en un máximo de 24 a 48 horas después de la inundación para evitar la formación del moho.

9) Lava las superficies donde detectes moho con una solución de agua y cloro. Si no es posible limpiar todo el moho y la humedad, lo más conveniente es eliminar o reemplazar la superficie afectada.

10) Coloca los materiales de limpieza que utilizaste (esponjas, trapos, cepillos) dentro de una bolsa de plástico, ciérrala y deséchala cuanto antes para evitar que se propague el moho.

No olvides contactar a tu agente de seguros para verificar que cuentes con la protección adecuada y conocer en qué situaciones podrían ser cubiertos los daños ocasionados por el moho de acuerdo a tu póliza.

 

Fuente: Contenido Latino  y Allstate

Israel Bonds

About Comunicados

avatar