Dormir toda la noche

Literalmente hablando, el sueño de toda mamá es que su pequeño duerma toda la noche, lo que es casi imposible durante los tres primeros meses.

Sin embargo, la teoría supone que a partir del cuarto mes o cuando el niño alcanza el “peso mágico” de 11 libras (lo que significa que, aunque lo pida, ya NO necesita comer durante 7 u 8 horas) el bebé y, por ende, la familia completa, pueden gozar de una larga noche de descanso.

Hands of mother caressing her baby girl sleepingMis mellizos comenzaron a dormir bastante bien alrededor de los 5 meses, pero ahora que ya cumplieron 8, él ha tenido un gran retroceso y está despertando cada una o dos horas durante la noche y durmiendo no más de 20 minutos de siesta. Agotador, por decir lo menos.

Por eso, buscando y buscando el porqué de esta situación, me topé con un artículo bastante interesante. En él, un médico explica que los bebés (menores de un año) NO tienen porqué dormir “toooooda la noche”. Según él, hasta que cumplan su primer aniversario o incluso más grandes, los pequeños necesitan la asistencia de los padres para poder sentirse tranquilos y seguros durante la noche. Para el doctor, esto es parte normal del desarrollo infantil y los padres debemos estar concientes de que el primer año de vida requiere de mucho sacrificio, sobre todo, de “sacrificio nocturno” (¡y más aún si se tienen mellizos o trillizos!).

Es que, como bien dice él, en la década de los 70 comenzaron a aparecer decenas de libros con títulos tipo “cómo hacer que su bebé duerma 10 horas seguidas”. Estos best sellers contenían cientos de diferentes teorías que hicieron que los padres tengan, hasta hoy, la percepción errada de que pasados los 3 primeros meses, un bebé puede o debe dormir de corrido.

¿Qué significa, entonces, que un bebé duerma “toda la noche”? Pues bien, la mala noticia es que este concepto NO se refiere a 8 horas ininterrumpidas de sueño, como muchos padres quisieramos. De este modo, un recién nacido dormirá períodos de 2 a 4 horas. Entre el segundo y el cuarto mes, cuando se acaba la confusion día-noche, recién se pueden esperar rangos de 4 a 6 horas seguidas. Y a partir del sexto mes, algunos tendrán la suerte de que su pequenito descanse más de 7 horas continuas.

Pero la buena noticia es que, si bien habrán períodos de retroceso como le ocurre ahora a uno de mis bebés, los patrones de sueño iran mejorando con el tiempo sí o sí y pronto llegará ese día en que, mágicamente, dormirán toda la noche (y los padres igual nos despertaremos preocupados preguntándonos qué fue lo que pasó).

 

 

 

About Alejandra Santis

Alejandra Santis es una esposa, madre y periodista chilena radicada en Florida. En 2012 se convirtió en madre de mellizos y en este espacio contará sus aventuras con Isidora y Vicente.