Dos bebés a la vez: Nacer tomados de la mano

Hace algunas semanas, una fotografía de dos gemelas que nacieron tomadas de la mano dio la vuelta al mundo. Una foto simplemente espectacular, que valía mas que mil palabras. Sarah, la madre, comentó que es difícil expresar lo que sintió en ese momento maravilloso y que sus hijas ya eran “mejores amigas”. Jillian y Jenna, las recién nacidas, fueron gemelas “monoamnióticas”, pues compartían placenta y saco, lo que ocurre en uno de cada 10 mil embarazos.

interior mellizasPor supuesto, mi caso fue diferente. Mis bebés son mellizos y no gemelos, (es decir, cada uno estaba en su propio saco amniótico), son niño y niña (que nacieron con una diferencia de dos minutos) y, obviamente, no nacieron tomados de la mano. Sin embargo, cada vez que los observo, no puedo dejar de recordar las palabras de Sarah. Es que aunque tienen solo 7 meses, yo también los siento como “mejores amigos”, pues es impresionante la conexión que existe entre ambos. A modo de ejemplo, les cuento que cuando llegamos a casa después del hospital, decidimos ponerlos a los dos en una misma cuna, pues la cercanía ayudaba a que estuvieran más tranquilos. Eso sí, cuando cumplieron tres meses, la cuna ya se hizo pequeña para los dos y hubo que traspasarlo a él a una camita nueva. Tengo la sensación de que esa primera separación, una de las muchas que seguramente les tocará enfrentar en la vida, fue bastante difícil para ellos.
IMG_8206

Hoy, Isidora y Vicente, ver el video en el siguiente enlace:

http://www.lafamiliadebroward.com/wp-content/uploads/2014/07/IMG_8206.mov

tienen siete meses recién cumplidos y no dejan de impresionarme. La verdad es que es indescriptible ver que, con la poca movilidad que tienen, se esfuerzan para tratar de acercarse y cuando logran estar juntos, juegan y se ríen sin parar. Aunque definitivamente estos primeros meses han sido cansadores y de mucho trabajo, la verdad es que la bendición que Dios me dio de ser mamá de mellizos no la cambio por nada del mundo. Es que en poco más de 200 días, ellos me han enseñado una gran lección y es que para demostrar amor entre hermanos (y no me refiero solo a hermanos biológicos, sino que al sentido amplio de la palabra) ni siquiera es necesario hablar. Solo basta con mirar al otro, abrir el corazón y transmitir todo el amor que se lleva dentro, tal como lo hacen Isi y Vi. Es así de fácil.

 

Foto principal (Daniel y María, fotografiados en un hospital español).

About Alejandra Santis

Alejandra Santis es una esposa, madre y periodista chilena radicada en Florida. En 2012 se convirtió en madre de mellizos y en este espacio contará sus aventuras con Isidora y Vicente.