El balance entre la intimidad y la crianza

Por: Dra. Dennisse Meléndez García

Happy family playing clapping

La crianza es uno de los eventos que más afecta la dinámica del matrimonio y las relaciones familiares

Una vez hemos decidido comprometernos con una persona en una relación de pareja, debemos enfrentar los eventos y cambios que esto trae. Uno de los eventos que más afecta la dinámica de la relación de pareja, es la crianza. Éste  lleva a la pareja a medir sus capacidades en torno al manejo de estresores, practicar la resiliencia (capacidad de anteponerse a los problemas), aceptar lo que no podemos cambiar y evaluar nuestras capacidades y destrezas como seres humanos. Cockrell, O’Neill y Stone (2008), sostienen que la transición de ser una pareja “sin preocupaciones” a convertirse en padres, es una de las pruebas más difíciles que tiene que enfrentar una pareja en especial cuando es un matrimonio. Al pensar en suplir las necesidades del bebé podemos olvidar las nuestras como padres y como pareja.

Los datos estadísticos más recientes nos revelan que la crianza es uno de los eventos que más afecta la dinámica del matrimonio y las relaciones familiares (Departamento de Salud, 2011). Por otra parte, la literatura nos dice que las prácticas de crianza que establecen los padres pueden afectar la relación de pareja e inclusive llegar a decidir el divorcio como una opción. Cuando los padres deciden establecer la crianza de apego, éstos podrían verse afectados por el desbalance que podría presentar la pareja en este intenso proceso. Dado que la literatura sostiene que la crianza de apego es la más favorable para el desarrollo del ser humano, resulta impor­tante identificar si existe alguna con­ducta que no permita establecer el apego de forma saludable.

Hands of mother caressing her baby girl sleepingEs razo­nable para una madre estar todo el tiempo con el bebé, pero también es justo pensar que esta tarea puede resultar agotadora para ella. Por lo tanto es necesaria la presencia de la pareja para relevar algunas acciones como puede ser: calmar el llanto del bebé, bañarlo, darle un paseo o arrullarlo en brazos. También pue­den involucrarse familiares o amigos que fomenten este tipo de crianza y colaboren en tareas importantes que ayuden a los padres a tomar descansos ya sea durante el día o la noche. Debido a que los primeros seis meses se debe alimentar ex­clusivamente con leche materna, la labor resulta más intensa para la madre, así que la presencia de este círculo de apoyo se hace aún más necesaria.

Descanso

Quisiera hacer énfasis en la importancia que trae el des­canso para una madre que lacta a tiempo completo ya que de esto depende una lactancia exitosa, el desarrollo de un apego seguro con el bebé y la estabilidad emocional entre la pareja. El descanso favorece la lactancia ya que una madre relajada se entrega a la necesidad de su bebé y contribuye a una mejor actitud hacia el apego. También estará más receptiva a defender la lactancia de los ataques de las personas que no la promueven.

Es preciso enfatizar que el descanso promueve una mejor producción de leche materna. Debido a que las hormonas están presentes en este proceso, la relajación de la madre fa­vorecerá que el cuerpo produzca mayor cantidad de leche. Muchas madres experimentan la reducción en la producción de leche materna debido a las presiones del trabajo o situa­ciones familiares. Debido a esto es que tienden a recurrir a la combinación con leches artificiales o dejar de lactar. En estos casos se recomienda relajarse, pensar en el bebé y hasta oler ropita del bebé para estimular la producción de leche al momento de extraérsela.

El descanso también facilita la claridad de pensamiento. El pequeño apegado requiere mucho tiempo y esfuerzo físico, por lo tanto, si no reposamos dejamos que el estrés se apo­dere de nuestro pensamiento. Si nuestro bebé es de alta ne­cesidad, se requerirá ayuda por parte de un familiar o amigo. También requerirá ajustar algunas prácticas que favorezcan el descanso de ambos. En estos casos se puede recurrir al colecho (dormir con el bebé) o los saquitos que nos ayuden a llevar a nuestro bebé en brazos la mayor parte del tiempo. Si no tenemos el descanso suficiente para poder pensar más claramente, tendremos más alto nivel de estrés y podremos tomar decisiones equivocadas. Una madre desesperada por el cansancio puede decidir buscar a cualquier persona para que cuide al bebé, dejarlo llorar y hasta llegar a medi­carlo. Los niveles altos de tensión pueden dificultar la toma de decisiones favorables para el bebé y provocar el arrepenti­miento de los padres.

En términos de la relación ínti­ma con la pareja, el descanso provee para un mejor disfrute y estabilidad en las mismas ya que una madre que ha descansado tendrá más energía para disfrutar la intimidad sexual con la pareja. Este aspecto es de suma importancia ya que la mujer no pier­de el rol de esposa cuando es madre, pero hay que aceptar que la intimidad tendrá algunos cambios cuando se tienen niños pequeños, en especial un bebé entre los primeros seis meses de lactancia exclusiva. Ante este reto, la pareja debe enfocarse en fortalecer la relación de pareja y el rescate de la intimidad sexual. El fortalecimiento de la intimi­dad contribuye al acercamiento entre la pareja, mejor actitud de los padres hacia el estrés diario y mayor receptividad ha­cia el proceso de crianza y desarrollo familiar. A pesar de la posible reducción de las relaciones sexuales entre la pareja, éstas no pueden desaparecer por espacios prolongados.

relationship difficulties

Si la pareja no está fortalecida, el proceso de crianza será aún más complejo.

Si la pareja no está fortalecida, el proceso de crianza será aún más complejo. Entonces, debemos establecer un balance entre las relaciones paternales y de pareja. Esto no significa sacrificar el proceso de crianza de apego por la situación de pareja, sino llegar a un acuerdo en términos de qué patrones de crianza seguirán. Si uno de los dos no está de acuerdo con alguna de estas prácticas (dormir con el bebé, lactancia, acciones disciplinarias), entonces deben separar tiempo para conversar y tomar decisiones en cuanto a aquellas prácticas que sirvan para beneficio del bebé y la pareja.  Se espera que se observe la crianza como parte integral del matrimonio y se desarrollen las destrezas y habilidades que cada uno posee para lograr ser exitosos en este complejo caminar.

 

La Dra. Denisse Meléndez es Educadora en Salud y Autora del libro Criar con Apego

Teléfonos: (954) 397-3200, (954) 225-3141

FACEBOOK DoctoraDenisse

About Comunicados

Comunicados