El mensaje venezolano

Caracas.- Algo demostró la elección primaria del domingo pasado en Venezuela: el país está alejado del radicalismo. Va hacia el centro y quien apueste por el futuro sin volver al pasado. El favorito en las encuestas y el ganador del proceso de conteo, Henrique Capriles Radonski mantuvo todo el tiempo un discurso de amplitud y que no se ocupaba directamente de atacar o a confrontar a Chávez o a su obra de Gobierno.

Henrique Capriles

Su centro de campaña fue reinvidicar su trabajo como Gobernador exitoso de un estado social y políticamente complicado: Miranda, en donde viven 3 millones de personas. Con pocos recursos y mucha creatividad, Capriles ha demostrado que se puede gobernar para todos por igual. Contrapuso su obra ante la ideología socialista de Chávez.

Su imagen de tipo joven trabajador y conciliador tuvo eco en las clases populares. También se desmarcó de su partido, Primero Justicia, de derecha, y sumó una alianza nacional centrada en el comando Tricolor o frente progresista.

El candidato que llegó de segundo lugar, Pablo Pérez, es otro líder emergente con un mensaje claro y directo a la supuesta base social del chavismo: los más pobres. También ha gerenciado a un estado grande y complejo: el Zulia, al occidente de Venezuela, con 4 millones de habitantes y con una enorme deuda social qué atender. Su campaña tampoco confrontó a Chávez directamente su propuesta fue la de construir una mayoría emitiendo un mensaje de optimismo e inclusión.

Las otras opciones: María Corina Machado, Diego Arria y Pablo Medina, las más radicales que enfrentaron a Chávez no contaron con gran apoyo de la base opositora. La elección del domingo se polarizó entre Capriles y Pérez y esa es una clara señal al país opositor: el enfrentamiento político e ideológico. Los más pobres y los indecisos, que son los que definirán las elecciones presidenciales del 7 de octubre, quieren escuchar un mensaje de inclusión y de certidumbre en el futuro, más que disgresiones sobre el apoyo de Chávez a Cuba a Irán y a Bielorusia. Los más pobres quieren escuchar que habrá control de la inflación más alta del Continente, que los índices de inseguridad serán reducidos, que el Gobierno cumplirá con las metas en materia de construcción de viviendas y que la escasez de alimentos será cosa del pasado.

Pareciera que la política doméstica será el tema fundamental de esta campaña presidencial, en donde el debate promete ser fuerte y agerrido entre la visión de progreso y de desarrollo de una nación rica en recursos como Venezuela que representa Capriles y la visión de Chávez: el socialismo del Siglo XXI en donde la ideología revolucionaria y el ideal castro comunista es la principal oferta que se le brindará al potencial votante por la opción roja.

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.