Electores venezolanos votarán sin miedo, pero con reservas

La Universidad Católica Andrés Bello estudió la incidencia de algunos factores en la decisión de los electores de votar por el candidato de su preferencia el 7 de octubre. Una conclusión sobresale: los actores políticos deben generar condiciones para que haya plena confianza en el proceso

Caracas.- Un estudio de la Universidad Católica Andrés Bello, con sede en Caracas, para conocer la incidencia de algunos factores relacionados con el temor a votar en los comicios presidenciales del 7 de octubre determinó que el 79,3% de los posibles votantes están muy orientados a ejercer el sufragio sin temor alguno.

Este estudio se divulga a propósito del debate que aún se da en esta nación sudamericana sobre el temor a que se sepa por quién votó cada ciudadano. Este temor se expresa entre trabajadores públicos y entre los beneficiarios de los programas sociales del Gobierno de Chávez, quienes han expresado sus inquietudes de perder sus empleos o beneficios. Como se sabe, el Gobierno Bolivariano ha activado una política de segregación política entre los venezolanos que han expresado públicamente su descontento con Chávez o el llamado proceso revolucionario.

Esta política llegó a su máxima expresión en 2005, luego de que se divulgara la famosa “Lista Tascón”, ideada por el diputado oficialista Luis Tascón (hoy fallecido), en donde se presentó al país el nombre de los 3,4 millones de firmantes a la solicitud de referendo revocatorio al mandato del líder bolivariano.

Esto produjo el despido de cientos de miles de venezolanos de sus puestos de empleo en el Gobierno, además de discriminación a otros ciudadanos quienes no pudieron- ni pueden aún- aspirar a beneficios sociales del Estado o de hacer contratos de cualquier tipo con dependencia pública alguna.

La encuesta del centro de estudios venezolano fue desarrollada a partir de la inclusión de 6 preguntas específicas en la encuesta Ómnibus de la firma Datanalisis, cuyo trabajo de campo fue realizado entre julio y agosto 2012. Se consultaron hombres y mujeres mayores de 18 años, de estratos socioeconómicos A/B, C, D y E, con cobertura nacional. Se entrevistaron a 1.300 personas. El estudio tiene un error muestra de 2,71%, con 95% de confianza.

La alta motivación al voto se refleja en porcentajes casi similares tanto en el electorado chavista, con 94,4%, como en el opositor, 93,1%, y en menor medida para aquellos potenciales electores que no se identifican con ninguna de las dos posiciones (59,7%).

Los autores del estudio comentaron que un poco más de los entrevistados (53,9%) no considera que el uso de las máquinas y capta-huellas determine la identidad de los votantes. Sin embargo, casi la cuarta parte (22,9%) de esos electores parte de la idea que el secreto del voto no está garantizado.

Ocho de cada diez electores chavistas perciben que con el uso de máquinas y capta-huellas se logra que el voto sea secreto. Con cifras menores, los electores opositores (42,6%) y los no alineados (40%) piensan que el proceso del sufragio es secreto.

61,8 por ciento de los entrevistados expresa que no conoce casos de personas con miedo a votar en contra de Hugo Chávez, debido a que dudan sobre el secreto del voto y en consecuencia teman perder el empleo u otros beneficios del gobierno. Esta apreciación es más relevante entre los electores chavistas (82,8%) que entre los opositores (50,9%) y los no alineados (55,1%).

Por otra parte, casi la mitad de los electores (48,1%) opina que con el uso de las máquinas y capta-huellas se evita el fraude electoral, una evidencia muy acentuada entre los chavistas (73,8%). Un poco más de la tercera parte de los opositores (35,1%) y el 32,1% de los no definidos políticamente también afirma que no habrá fraude electoral.

En cuanto al grado de confianza hacia el CNE, los electores de los próximos comicios presidenciales están muy divididos. Mientras que el 87,4% de los votantes chavistas muestran confianza frente al árbitro electoral, el 76,3% de los opositores y el 55,2% de los no aliados expresan desconfianza ante dicho organismo.

Al analizar estos números, los autores del estudio afirmaron que tanto los actores políticos como el Consejo Nacional Electoral deben generar condiciones para que haya plena confianza en el proceso.

“La gente está dispuesta a votar, asumiendo las consecuencias de su voto, pero lo hace con reserva. Esa reserva desfavorece a la oposición y los indecisos”, agregaron.

 

Fotos cortesía: Rafael Rangel/Venezuela

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.