Familia americana necesita reducir endeudamiento

De acuerdo a un reporte de la unidad de investigaciones de Bank of America-Merrill Lynch, la proporción de deuda de los hogares norteamericanos en relación a su ingreso creció más en los últimos cinco años que en los 40 años previos combinados.

El estudio “La estrategia para el ‘desapalancamiento”, elaborado por el economista Drew T. Matus, afirma que se requiere eliminar $4.35 millones de millones de deuda, asumiendo que no hay cambios en el ingreso disponible.

“Uno de los legados de la última expansión fue una súper carga a la expansión de crédito, lo cual elevó la relación de deuda de los hogares con su ingreso”, afirma Matus en el reporte.

Es que aquel sabio dicho de “hay que arroparse hasta donde den las sábanas” debió haberse puesto en práctica el último lustro, en el cual las familias incurrieron en deudas cada vez más difíciles de pagar.  Según el reporte Nilson elaborado en abril de este año, el promedio de endeudamiento por familia, solo en tarjetas de crédito, es de 10.637 dólares.

De acuerdo al sitio creditcard.com, la deuda en tarjetas de los norteamericanos llegó a 972.73 mil millones de dólares a finales de 2008, un 1.12 por ciento más que en 2007.  El comité económico del Congreso hizo un estudio este año que reveló que antes de la recesión, en 2007, el 14.7 por ciento de las familias tenían una deuda que excedía un 40 por ciento en relación a sus ingresos.

Desapalancarse, ¿pero cómo?

El economista Drew T. Matus dice: “con un proceso de desapalancamiento en la mira, nos preguntan constantemente cuánta deuda deben de retirar, los hogares, de su balance final, para que regresen las cosas a la normalidad y cómo es que este proceso de reparación del balance y de eliminación de deuda funciona”.

El estudio propone dos escenarios, el primero asume que se regresa a la tendencia a largo plazo en lo que se refiere a la relación entre la vivienda y el ingreso.  “Esto llevaría a la relación entre deuda e ingreso, actualmente en 131%, a 115% y requeriría la eliminación de $1.75 millones de millones de dólares en deuda, asumiendo que no hay cambios en el ingreso disponible”, explica el estudio mencionado.

Mientras el segundo escenario toma como marco de referencia la relación entre deuda e ingresos al promedio de la década de los noventa, es decir 91%.  “Esto asume que este nivel es sostenible, ya que fue el nivel que se mantuvo antes de la burbuja crediticia.  Pero para regresar a 91% se requiere eliminar $4.35 millones de millones de deuda, asumiendo que no hay cambios en el ingreso disponible”, relata Matus. (Ver Gráfico).

IMG_5356

Del consumo al ahorro

El asunto es que este proceso de ‘desapalancamiento’ puede tomar años.  Aunque se ha declarado oficialmente que la recesión técnica (dos períodos de crecimiento negativo) terminó, los hogares aún no lo sienten en sus bolsillos.

“He reducido mis gastos, sobre todo en comidas afuera y absteniéndome de comprar lo que no se necesita”, indica José Sánchez, contador de origen dominicano.  El profesional manifiesta que por lo menos ha recortado unos 300 dólares al mes en gastos.  Pero, ante la situación inflacionaria, este padre de dos niños, Dominic (11) y Jonathan (9), no puede destinar este dinero a ahorrar, sino para mantener su presupuesto balanceado y pagar sus deudas

Como este padre de familia en Broward, la tendencia actual es gastar menos y tratar de ahorrar.  La tasa de ahorros era menos del uno por ciento de 2005 a 2008 y 1.5 por ciento la última década.  Pero desde septiembre de 2008 hasta el pasado mayo, llegó al 6.9 por ciento, el más alto desde 1993.

Desde los años sesenta a 1990, la tasa era entre los ocho a 10 por ciento.

Pero la economía estadounidense se basa en el consumo.  Cambiar esta tendencia puede ser un proceso arduo y doloroso, pero vale la pena.

“La continua eliminación de la deuda familiar significa que el consumidor no liderará la recuperación económica”, indica el reporte.  “Por esto no esperamos que sea el consumidor el que saque totalmente de la recesión al país”, afirma Matus.  Buscar otros medios y recursos para lograr esta recuperación es tarea de todos, para que el crecimiento o la expansión no sean a base de un exagerado endeudamiento familiar que, tarde o temprano, es un cheque en blanco que todos tenemos que pagar.

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.