Humanity Project lanza sitio web para prevenir accidentes de autos entre adolescentes

Esta iniciativa, que tiene la particularidad de ser desarrollada por adolescentes para adolescentes, nace como un libro que ha sido trasladado a la plataforma web por alumnos de la clase de diseño de páginas web de la profesora Madeleine Rosario de la secundaria Plantation High especialmente para Humanity.  La versión digital contiene videos y un innovador libro que puede ser descargado completamente gratis en el mismo sitio web www.thehumanityproject.com/icare

“Cada día, más adolescentes mueren por accidentes de tránsito que cualquier otra causa”, afirma Bob Knotts, fundador de Humanity Project, institución sin fines de lucro con sede en la Florida dedicada a la mejora social a través de programas de desarrollo individual. “Creemos que este innovador enfoque brinda a adolescentes y sus familias herramientas para evitar tragedias”, añade.

El sitio web tiene como objetivo atraer a mucho más alumnos de todo el país a que vean y compartan I Care con sus amigos y así posiblemente salvar la vida de más adolescentes.

Traducción: Mariana Rivas

Además, siga estos consejos que proporciona el III:

CONSEJOS PARA LOS PADRES: CÓMO PROTEJER A LOS CONDUCTORES NOVATOS

Un nuevo estudio indica que la muerte de jóvenes en autos está aumentando, después de haber declinado por varios años.

 NEW YORK, 2 de mayo de 2013 — Según las estadísticas del grupo Tire Rack Street Survival, una organización sin fines de lucro dedicada a enseñar a jóvenes a conducir, los días entre el fin de semana de Memorial Day (a finales de mayo) y el fin de semana de Labor Day (a principios de septiembre) son los más peligrosos para los jóvenes conductores. Las estadísticas muestran que en promedio, unos ocho jóvenes (entre 16 y 19 años de edad) fallecen en un accidente de auto cada día durante esos tres meses, en una tendencia que se teme también que aparezca en los datos obtenidos para el año 2012.

“Hay dos factores elementales que actúan en contra de los conductores adolescentes y es que éstos carecen de madurez y experiencia al volante y los hace vulnerables a verse involucrados en mayor cantidad de accidentes automovilísticos”, dijo Elianne E. González, portavoz del Insurance Information Institute (I.I.I.). “Hasta el chico más juicioso y aparentemente buen conductor, carece de experiencia y conocimiento suficiente que le permita tomar las mejores decisiones al volante. La inmadurez e inexperiencia afectan la calidad de las decisiones que los adolescentes toman cuando manejan y cuando esos errores son serios, pueden verse involucrados en situaciones de alto peligro. Como padres es nuestra obligación hacerles ver los posibles errores que están expuestos a cometer y definir claramente los comportamientos peligrosos inaceptables, como ir a exceso de velocidad o competir en las calles”.

Governors Highway Safety Association (GHSA) presentó un estudio que entre 2011 y los primeros meses de 2012, se mostró un aumento del 19% en las muertes de chicos de 16 y 17 años de edad. Si la tendencia se mantiene para el siguiente año (entre 2012 y 2013), será el segundo año consecutivo con un aumento en las fatalidades de accidentes automovilísticos entre jóvenes, después que se había logrado un declive de estas muertes por ocho años consecutivos.

Los accidentes de autos son la principal causa de fallecimientos de personas entre 15 y 20 años de edad en los Estados Unidos, según muestran las estadísticas, que también revelan que más de la mitad de esos fallecimientos ocurren a chicos que van de pasajeros y sin el cinturón de seguridad puesto. Otro factor visto en las estadísticas, es el aumento de las probabilidades que un accidente sea fatal cuando los conductores están acompañados de pasajeros adolescentes; y si se trata de tres o más pasajeros adolescentes, el riesgo se multiplica por cuatro.

Cuando se habla de accidentes de adolescentes, los peligros se incrementan con las distracciones y comportamientos inadecuados que los chicos realizan cuando manejan; cosas como comer, beber, hablar por teléfono o enviar mensajes de texto mientras conducen. “Muchos chicos se creen invencibles y que las cosas malas no le pasarán a ellos,” agregó González, “y es bastante común que actúen diferente cuando están acompañados por otros chicos de su edad en el auto, pudieran desestimar las decisiones racionales como usar el cinturón de seguridad o mantenerse dentro del límite de la velocidad permitida. Pero usted como padre puede implementar ciertas medidas que protejan a su conductor novato y adolescente inmaduro a actuar más razonablemente cuando están conduciendo”.

Aquí están algunas de esas recomendaciones para los padres y representantes que ayudarán a cuidar y mantener a salvo a los jóvenes conductores:

1. Seleccione un auto seguro para el joven conductor.

Evite autos muy pequeños y los deportivos que están diseñados para alta velocidad y desempeño pues pueden tentar al joven a manejar a velocidades excesivas y peligrosas. Evite los “todo terreno” (SUV), camionetas o camiones, puesto que son más propensos a voltearse.

2. Haga que el adolescente tome un curso de conducir.
Un joven que aprende a conducir a través de un curso está visto mas favorablemente por las aseguradoras que uno que aprende manejando con sus padres. De hecho, en algunos estados, los adolescentes deben tomar un curso si desean obtener la licencia a la edad de 16 años, o esperar hasta los 18 años si no toman el curso. Además, cuanta más práctica tenga el joven conductor mejor preparado estará para reaccionar a los retos que se le presenten en la carretera.

3. Inscriba al conductor joven en cursos de conducir a la defensiva.
Algunas aseguradoras ofrecen programas que entrenan a los jóvenes a ser conductores seguros. Para participar los chicos firman un acuerdo o contrato con sus padres comprometiéndose a ser un “conductor seguro o responsable”, por ejemplo, prometen no consumir alcohol si conducen, o no sobrepasar la velocidad máxima permitida. También hay programas que incluyen instalar sistemas de GPS y cámaras para monitorear dónde se encuentran los chicos o si están manejando de forma temeraria y los padres pueden subscribirse a recibir alertas, ya sea por email, mensajes de texto o de teléfono.

4. Conversen sobre los peligros del consumo de drogas y alcohol al manejar.
Enseñe a sus hijos los peligros de conducir bajo la influencia de drogas, alcohol y otras distracciones peligrosas. Inculque en sus hijos el respeto a la responsabilidad de manejar siempre en control de las facultades y si se siente cansado o vulnerable, que entregue el volante a quien pueda manejar seguro.

5. Muestre a los chicos los peligros de las distracciones al manejar o de manejar incapacitado.

Recuerde a sus hijos y adolescente los peligros de las distracciones, pero no solo de las llamadas telefónicas o envío de textos, sino de otros aspectos como el uso de la radio, GPS, conversaciones con los compañeros o amigos y que sean comedidos y respetuosos cuando vayan de pasajeros en el auto conducido por otros adolescentes o conductores novatos. Los nuevos conductores deberían esperar tener al menos mil horas de experiencia conduciendo, o un mínimo de seis meses de experiencia, antes de llevar su primer pasajero adolescente en el auto.

6. De un buen ejemplo.
Los conductores novatos aprenden por el ejemplo, así que mejor evite manejar descuidado o irresponsablemente para que no lo imiten. Como padre no deje de usar siempre el cinturón de seguridad y cuando maneje, nunca consuma alcohol.

7. Inscriba a su conductor novato en los programas disponibles de licencias de conducir graduales—o invente uno para su chico.

Muchos estados han reducido los accidentes entre los adolescentes implementando lo que se conoce como programas de licencias de conducir graduales (llamados en inglés Graduated Drivers License Program – GDL). Bajo estos programas, los conductores novatos están restringidos de realizar ciertas actividades, como manejar pasada cierta hora en la noche o llevar pasajeros en el auto, hasta que tienen cierto tiempo de experiencia manejando con su licencia. Muchos estados que apoyan estos programas pudieran exigir que los adolescentes no transiten por ciertas autopistas o carreteras a menos que tengan supervisión de un adulto. Para más información sobre estas licencias, visite: www.iihs.org.

Los padres necesitan participar activamente en la preparación a manejar y si estos programas no están disponibles en su área o con su aseguradora, los padres pueden implementar sus propias políticas de manejo para la familia. Lo importante es que se les de acceso a los privilegios de manejar de forma paulatina y a medida que los chicos muestran que están preparados y maduros para tomar las decisiones correctas. Permita que los conductores adolescentes practiquen exponiéndolos a nuevas situaciones como manejar de noche o en situaciones climatológicas difíciles.

“No todos los adolescentes logran la misma madurez a la misma edad. Unos pueden ser más maduros y otros menos y, aunque algunos estados permiten que obtengan sus licencias de aprendizaje antes de los 18 años de edad, no quiere decir que a esa edad todos están preparados emocionalmente para tomar decisiones”, recordó González quién además es madre de una joven conductora. “Los padres necesitan considerar las características específicas de sus chicos, si se distraen fácilmente, cómo reaccionan a los imprevistos en la carretera y que tanto se dejan influenciar por la presión social y los amigos, antes de entregarles las llaves del auto y una carta blanca para conducir. Con el privilegio de conducir, los padres también deben entregar a los chicos la responsabilidad para que manejen de forma segura para ellos y los demás”.

Fuente: I.I.I

ENLACES RELACIONADOS

Artículo (en español): Los conductores jóvenes y el seguro de automóvil

Estadísticas (en inglés): Jóvenes conductores

Videos:  Los peligros de las distracciones al volante; Temporada de Prom (en inglés)

About Comunicados

Comunicados