Inversionistas: Desaceleración si, recesión no

Los inversionistas creen que la economía mundial sufrirá una desaceleración considerable en los próximos 12 meses, pero sin caer de nuevo en recesión, de acuerdo a la Encuesta de BofA Merrill Lynch a Administradores de Fondos de agosto.

Un 13 por ciento neto de los participantes de la encuesta global consideran que la economía se dirige hacia un periodo de menor crecimiento. Esta cifra representa un cambio importante contra el mes de julio, cuando el 19 por ciento tenía la certeza de que la economía mejoraría. Las proyecciones del inversionista para las ganancias corporativas sufrieron su mayor caída en la historia de esta encuesta. Un 30 por ciento neto del panel anticipa que el panorama de ganancias se deteriorará en los próximos 12 meses. En julio, el 11 por ciento neto proyectaba una mejoría de las ganancias.

No obstante, el 42 por ciento neto de los inversionistas aún consideran improbable que se suscite una recesión global en los próximos 12 meses. La encuesta fue aplicada entre el 5 y el 11 de agosto, cuando la renta variable del mundo cayó 12.3 por ciento.

Las reservas de efectivo se elevaron al nivel más alto registrado desde la crisis financiera, toda vez que los inversionistas se han alejado de la renta variable, particularmente las acciones cíclicas. Las tenencias de efectivo ahora se acercan a su nivel más alto de la historia, el 5.5 por ciento registrado en diciembre 2008. El portafolio de los inversionistas globales comporta un promedio de 5.2 por ciento de efectivo, contra el 4.1 por ciento visto en julio. Un 30 por ciento de los participantes está posicionado por encima de su referencia en efectivo. Ambos indicadores están al nivel más alto visto desde marzo 2009.

Los administradores de activos han reducido sus posiciones de renta variable con mayor velocidad que durante cualquier otro mes en la historia de la encuesta. Un 2 por ciento neto continua posicionado por encima de la referencia en renta variable, contra el 35 por ciento que reportó dicha estrategia en julio. Asimismo, los administradores de activos han disminuido sus posiciones inferiores a la referencia en bonos, y han reducido sus posiciones en commodities e inversiones alternativas.

“El flujo de la renta variable hacia el efectivo ha alcanzado niveles que se pueden describir como una capitulación, particularmente en Estados Unidos, pero resulta importante que el repunte del optimismo hacia China ha sobrevivido esta corrección global,” señaló Michael Hartnett, estratega en jefe para Renta Variable Global de BofA Merrill Lynch Global Research. “Los inversionistas están esperando medidas convincentes y coordinadas por parte de los gobiernos antes de reasignar su efectivo a posiciones de renta variable,” agregó Gary Baker, director de Renta Variable Europea para BofA Merrill Lynch Global Research.

El sentimiento se desploma en Estados Unidos

Los administradores de activos han reducido sus posiciones en Estados Unidos más agresivamente que en cualquier otra región, y al ritmo más alto que la encuesta jamás haya registrado. Los administradores de activos que participaron en la encuesta global han modificado su posicionamiento hasta quedar ligeramente por debajo de la referencia en renta variable estadounidense. Un 1 por ciento del panel respondió estar posicionado por debajo de la referencia este mes, contra el 23 por ciento que reportaba posiciones por encima de la referencia en julio.

Asimismo, los administradores de fondos estadounidenses han reflejado una vuelta en ‘U’ del sentimiento económico. El 14 por ciento neto de los participantes de Estados Unidos considera que su economía se debilitará, en contraste con el 29 por ciento neto que predecía un fortalecimiento económico en la encuesta de junio.

La Eurozona es la única región que eludió la liquidación global de renta variable. Los participantes se mantienen posicionados por debajo de la referencia en renta variable europea, pero la proporción que reporta dicho posicionamiento ha caído a 15 por ciento en agosto, del 21 por ciento registrado en julio. Dentro de Europa, sin embargo, el panorama se ha ensombrecido. Un 71 por ciento neto de los participantes de la región prevé que la economía europea se debilite, contrastando fuertemente con el 22 por ciento neto que ofreció esta opinión en julio; no obstante, una fuerte mayoría rechaza la idea de que Europa caerá en recesión.

Mayor optimismo hacia China

Los administradores de activos han reducido su posicionamiento superior a la referencia para la renta variable de los Mercados Emergentes Globales (MEGs). Un 27 por ciento del panel global está posicionado por encima de la referencia en la región, contra el 35 por ciento de julio. Los administradores de fondos de los MEGs demuestran un optimismo ligeramente menor al del mes pasado, pero este cambio del sentimiento es mucho menos pronunciado que el observado en sus colegas de Estados Unidos y Europa.

Esto podría ser producto de una perspectiva, sostenida por los administradores de fondos de los MEGs, Japón y Asia Pacífico, que prevé mejores condiciones en China. El 11 por ciento neto de los administradores de fondos de estas regiones considera que la economía de China se debilitará, pero esta cifra cayó de un 24 por ciento neto en julio y un 40 por ciento neto en junio.

Fuente: BofA Merrill Lynch Global Research

 

 

About Comunicados

Comunicados