Islas Turcas y Caicos: Un escape al paraíso

Vista de Providenciales, Turcas y Caicos, desde el avión. Foto y textos Adriana Carrera.

A mil kilómetros al sur de Miami hay un lugar donde el cielo se une con el mar. Al menos así se ven las islas Turcas y Caicos desde la ventana del avión.

El archipiélago de más de 40 islas -solo seis, de las ocho principales están habitadas- son una joya para quien desee un tiempo inigualable de relajamiento, lujo y privacidad en el Caribe.

Ubicadas entre las Bahamas y República Dominicana, y a pesar de tener una extensión de solo 616 kilómetros cuadrados en total (el doble del tamaño de los cayos de Florida), recibe nada menos que un millón de turistas al año.

¿Por qué este pequeño protectorado británico es tan codiciado? La respuesta es sencilla: felicidad garantizada.

Conocer las islas es sumergirse literalmente en una de esas hermosas postales, con la diferencia que sus cinco sentidos serán estimulados a vivir una experiencia inolvidable.

 

Esperamos que después de leer esta nota usted quiera separar su vuelo y hotel con la misma intensidad con la que nosotros queremos regresar.

 

Ofrecemos una experiencia maravillosa pues somos conocidos no solo por nuestras playas –las mejores del mundo- pero también por nuestra cocina y cultura”, dijo a este medio Sharlene Cartwrigth-Robinson, Premier de las islas. “Sabemos que si alguien viene no va a quedar decepcionado para nada”, añadió con confianza la líder del gobierno.

 


 

Tan solo el escenario natural, con sus aguas color esmeralda y celeste, es suficiente para satisfacer al visitante más exigente (allí está Grace Bay Beach, que ha sido catalogada como la mejor playa del mundo por Tripadvisor), pero además las islas tienen todos los componentes para disfrutar de deportes marinos o relajarse, todo esto en medio del lujo y la buena comida.

 

Grace Bay Beach. Foto cortesía.

 

Las Islas Turcas y Caicos son un Territorio Británico de Ultramar que se encuentra en el Atlántico Norte y se compone de dos grupos de islas: las Islas Turcas y las Islas Caicos.

Hay 8 islas principales, de las cuales 6 están pobladas. Las Islas Turcas, se encuentran al este del archipiélago, incluyen Gran Turca (la ubicación de la capital) y Cayo Sal.

Las Islas Caicos se componen (del oeste al este) de Caicos del Oeste, Providenciales, Caicos del Norte, Caicos Central, Caicos del Este, y Caicos del Sur. La mayoría de las cayos pequeños, como Cayo Loro (Parrot Cay), Cayo Dellis, y Pequeña Cayo Agua, se encuentran entre las Islas Caicos.

Si desea encontrar más información oficial en español de las islas presione aquí 

Día 1

 

Vuelo inaugural

 

El grupo invitado por la Junta de Turismo de las Islas Turcas y Caicos salió desde la nueva y moderna sala de espera A del terminal 1 de la aerolínea Southwest en el aeropuerto de Fort Lauderdale.  Regalos, música y banderas daban una bienvenida festiva a los tres vuelos inaugurales aquel día: Islas Turcas y Caicos, Costa Rica y Punta Cana, en la República Dominicana. Autoridades de la aerolínea y de las islas TCI (siglas en inglés) estuvieron presentes (ver nota aquí).

El vuelo es todo un placer, no solo por el corto tiempo (una hora y cuarenta y cinco minutos) sino por la atención a bordo. No faltaron los concursos (ese fue mi día de bendición pues gané una tarjeta ¡con la cual seguiré volando Southwest!), celebración de cumpleaños y el esperado bautizo del avión a la llegada del aeropuerto en Providenciales. Nos recibieron un clima delicioso de 80 grados y música local.

 

Gansevoort Turks & Caicos, lujo contemporáneo

 

Foto cortesía hotel Gansevoort Turks and Caicos

A solo diez minutos del aeropuerto de Providenciales (“Provo”, como le dicen a la isla) queda el boutique hotel Gansevoort Turks & Caicos. Este hotel queda en la parte noreste de la isla, en la celebrada playa de Grace Bay.  Con 91 habitaciones (32 suites y 4 penthouses), el Gansevoort es una propiedad exquisitamente chic. 

 

Foto cortesía GHT&C

No solo la vista a esta hermosa playa , sino el lujo y confort de las habitaciones, le recordarán porqué este Gansevoort fue galardonado como uno de los mejores resorts del mar Atlántico por los lectores de Condé Nast Travelers este año. 

 

Su piscina de 7.000 metros cuadrados, spa, restaurantes y actividades acuáticas, pero sobre todo la calidad de servicio, hacen de la estadía un verdadero placer.

 

En medio de un atardecer espectacular y ya al caer la noche pudimos disfrutar de una fogata al pie del mar, donde las autoridades de la isla como la premier Sharlene Cartwrigth-Robinson y su esposo, el director de turismo Ramon Andrews; Steve Goldberg, Senior VP de Southwest Airlines; Raúl García, gerente del hotel y Ana Fonseca, directora regional de mercadeo, entre otros ejecutivos, dieron la bienvenida al grupo y nos honraron con su presencia.

 

Fue la ocasión perfecta para probar la variada cocina que se ofrece en Providenciales y celebrar bajo una luna llena el estar en este pedazo de paraíso.

Crédito Christine E. Morden/Paradise Photography para Southwest Airlines.

 

Ver aquí la galería de fotos:

 

Tres cosas indispensables para este viaje: bloqueador y bronceador biodegradables, repelente de mosquitos, cámara/teléfono inteligente a prueba de agua (o estuche impermeable para su teléfono) y pastillas para el mareo (si usted es como yo que el mar lo enferma un poco).

 

Día 2

 

Excursión a Iguana Island

 

Amanecer con vista a la preciosa Grace Bay Beach y caminar en la blanca arena bañada de aguas esmeraldas no tiene precio. Más aún si la luna no termina de esconderse.

 

Esta hermosa playa se extiende por cinco millas y está bordeada por Leeward al este y The Bight al oeste.

 

Las islas fueron impactadas por los huracanes Irma y María, pero fue impresionante palpar cómo la comunidad y los hoteles se estaban recuperando para la temporada alta.

 

Luego de un desayuno sibarita en el restaurant Stelle del Gansevoort, nos encontramos en el bar Zest para una excursión a hacer snórkel. Conozca aquí los precios y detalles: 

 

Este hotel boutique ofrece sus propias excursiones y nosotros fuimos afortunados de tener dos guías expertos. Fritz, uno de ellos, es un pez en el agua y llevó al grupo a vivir una experiencia increíble en el arrecife Leeward (mirar el fondo del mar es como estar metidos en un gigantesco acuario).

 

Foto crédito: ©philipshearer- bigblueunlimited

Luego con mucha pericia y alegría sacó ante nuestros ojos caracolas marinas (conch, en inglés) que son el símbolo de las islas y están por todos lados, para luego demostrar cómo se extrae y prepara junto con langostas que él también pescó.

 

Después de hacer snórkel, ya con hambre, el grupo llegó a la isla de las Iguanas (se imaginan por qué) junto con su maravillosa playa desierta Half Moon, para almorzar ceviche de caracola y langosta asada.

Fritz, el guía y experto pescador

 

Half Moon Beach merece un punto aparte. El color de sus aguas es simplemente imposible de creer.

La placidez de esta pequeña playa  desierta invita a descansar y eso fue lo que hicimos para recuperarnos del vaivén del catamarán. 

                            

Al regreso lanzarse en el tobogán a las ricas aguas o subirse el llamado “fly board” para los más aventureros, coronaron este espectacular día en el mar.

 

Vea aquí la galería de fotos de nuestra estadía en el Gansevoort y de este paseo (las primeras son cortesía de la propiedad y el resto son nuestras): 

 

El grandioso The Shore Club

 

A las 2 pm. salimos del precioso hotel Gansevoort Turks & Caicos para ir a uno de los hoteles más nuevos de Provo, el no menos glamoroso The Shore Club, al otro costado de la isla.  

 

Vista desde la habitación. Foto cortesía The Shore Club Turks & Caicos

Con cuatro piscinas, tres restaurantes, tres bares, 38 suites y 110 habitaciones, The Shore Club sorprende desde la entrada con altos techos y su hermosa decoración (una propiedad de The Harling Group) que invita a la relajación inmediata.

 

Como en el Gansevoort Turks & Caicos, nuestra suite era un departamento completo con vista a la preciosa y privada playa Long Bay.

 

Si algo podemos decir de Provo es que es el destino perfecto para relajarse y disfrutar de un descanso total y exclusivo. No se puede negar que la inversión es más alta que en otros lugares del Caribe, pero vale la pena hasta el último centavo. 

 

The Shore Club, por ejemplo, ofrece todo lo que un viajero puede necesitar sin salir de la propiedad. Desde un gimnasio bien equipado, hasta el spa, piscinas para adultos, jacuzzi y sobre todo comida de alta calidad. Pero si a usted le gusta el deporte o el ecoturismo, en Long Bay beach es común la práctica de “kiteboarding”.

 

Foto cortesía TCI

 

Mire en esta galería la lujosa propiedad:

 

 

Por la noche, después de unos exquisitos pasabocas en el bar, nos esperaba una apoteósica cena en el restaurant Sui-Ren, con platos de mariscos que realmente sobrepasaron nuestras expectativas.

Esa noche nos acompañó Frits Hannenberg, gerente general de The Shore Club.

 

Esta langosta estuvo deliciosa!

 

Al día siguiente tuvimos la oportunidad de conversar brevemente con el chef ejecutivo del hotel, el mexicano Alex Alcántara sobre su propuesta culinaria, quien dijo “El lujo ya no tiene que ser ostentoso”.

 

El lujo está basado en calidad y en el trato de los buenos productos. En nuestro restaurant tenemos una propuesta ‘Nikki’ (o Nikkei), una fusión de cocina japonesa peruana, con productos de primera calidad…aprovechando lo mejor de todos los mundos. Esta propuesta es fresca, saludable, innovadora y nada aburrida”.

 

                                         

 

Eso exactamente encontramos al probar el ceviche de atún, un chupe de caracola y camarón (sopa peruana) y la langosta. Mmmmm.

 

 

Día 3

 

Aventuras en el mar

 

 

Otro amanecer espectacular en Long Bay Beach que se veía perfecto desde las nubes de la habitación (en este caso hablo de ¡mi cama y las almohadas!).  Luego el colosal desayuno del hotel cuyo buffet y platos tienen sorpresas gastronómicas para todo paladar (ver aquí).

 

Salimos rumbo al llamado SUP eco tour a cargo de Big Blue Unlimited, una empresa líder en deportes de mar y excursiones naturales.

Las calmadas, bajas y cristalinas aguas que rodean la marina son perfectas para hacer paddleboarding (surf de remo) y kayak.

Foto cortesía ©philipshearer- bigblueunlimited

No se preocupe que ya sea principiante o experto, este tour es perfecto para usted. Nosotros lo disfrutamos en grande pues nuestros guías Dervent quant y Colin bartkowiak son excelentes profesionales y nos llevaron a través de los manglares donde vimos algunas especies como tortugas marinas, mantarrayas, aves y sobre todo, hicimos ejercicio.

Recomendamos totalmente esta excursión si viene a las islas Turcas y Caicos. Aquí pueden ver todo lo que ofrece Big Blue Unlimited.

Foto crédito ©philipshearer- bigblueunlimited

Paseo en catamarán y los gusanos bioluminiscentes 

 

Foto de nuestro divertido grupo de prensa. Cortesía de Jorge Camaraza

Al caer de esa misma tarde vivimos una gran aventura en el mar, cuando salimos en catamarán a cargo de Sun Charters, aunque el clima no permitió ser testigos de uno de esos apoteósicos atardeceres en el Caribe, valió la pena pues en la noche pudimos ver los famosos gusanos bioluminiscentes, realmente un espectáculo mágico que no se puede perder si va a las islas.

Los gusanos Odontosyllis enopla realizan un ritual de apareamiento único en las islas desde tiempos inmemoriales. Cristóbal Colón los llamó “gusanos de fuego”. Sun Chartestc explican que se los ve tres días después de la luna llena, 55 minutos después del atardecer, cuando las hembras nadan rápidamente hacia la superficie y emiten un químico verde brillante que atrae a los machos que pronto las siguen. Son gusanos con dos pares de ojos y muchos dientes pequeños. Lean más en inglés sobre esta excursión aquí.

 

Odontosyllis Enopla. Foto cortesía James B Wood, Instituto de Ciencias Oceánicas de Bermuda.

El día cerró con una deliciosa cena mediterránea y caribeña en el restaurante Fire & Ice, en el Blue Haven Resort . Vea aquí el suculento  menú .

En este paseo también tuvimos el placer de ser acompañados por Ramon Andrews, el director de turismo de las islas Turcas y Caicos y Oehleo Higgs, también de la oficina de turismo de las islas.

 

Día 4

 

Un poquito de “Provo” y su gente

 

Niños de la escuela primaria Ianthe Pratt (IPPS).

Aunque no es la capital (Cockburn Town, en Gran Turca, lo es) Provo es la isla más habitada de las islas, con unas 34.000 personas. También es allí donde está el aeropuerto (PLS).

 

Nos agradó la naturaleza calmada y amable de su gente y la tranquilidad de sus calles. Es como si el escenario privilegiado de la isla hubiera impregnado paz y relajamiento al ambiente.

 

El último día (desafortunadamente para nosotros) después del desayuno habitualmente glorioso nos esperaban dos visitas que quedarán impregnadas en nuestros corazones.

 

Llegamos con regalos a visitar a los niños de sexto grado de la escuela más antigua de Providenciales, Ianthe Pratt Primary School (IPPS), que educa a 500 escolares.

 

Grupo de prensa, el director de turismo y los niños de sexto grado de IPPS. Foto Jorge Camaraza.

Los niños nos recibieron con entusiasmo y estuvieron felices con sus regalos.

 

Luego nos dirigimos a un lugar muy especial, el albergue Potcake Place, que rescata cachorros en la isla, una hermosa labor de Jane Parker-Rauw, con la cual ha hecho que en 25 años baje la población de caninos en las calles.

 

Si usted es serio en adoptar uno de estos perritos, puede hacerlo yendo a: www.potcakeplace.com. Jane nos contó que había rescatado 55 cachorros en el paso del huracán Irma.

 

Jane Parker-Rauw, fundadora de Potcake Place

 

La temporada alta de turismo, principal fuente de divisas de las islas, comienza el 15 de diciembre y se extiende hasta abril. Ramon Andrews, director de turismo, indicó que aunque llegan viajeros de todas partes, el principal país es Canadá y son los mayores inversionistas en las islas. Existen 4.000 habitaciones de hotel disponibles y también hay propiedades para la renta.

 

Las islas son ideales para celebrar matrimonios, escapadas románticas, viajes de relax y eco-turismo. Así mismo, por su privacidad y tranquilidad, atraen a celebridades y se llevan a cabo eventos como el festival de vino y comida que se realizó recientemente con mucho éxito. 

 

Información útil

Las islas Turcas y Caicos son un protectorado británico donde se conduce por la izquierda, como en el Reino Unido (ver mapa de Providenciales). La moneda es el dólar y el inglés es el idioma oficial. La zona horaria es del Atlántico, dos horas más que México (no hay cambio por estación) . El clima fluctúa entre 28 grados centígrados y 82 farenheit. Puede conocer más aquí.

 

 

Si no está convencido a estas alturas de visitar las islas Turcas y Caicos, escuche las razones que nos da el mismo director de turismo, Ramon Andrews:

 

Este no es solo un destino espectacular, sino que tenemos la mejor playa del mundo, el color de sus aguas son simplemente increíbles, así como explorar debajo de esas aguas profundas la hermosura de la naturaleza, pero lo más importante es esto, que cuando visitan Turcas y Caicos, están ayudando a estos niños maravillosos y a los esfuerzos de recuperación.

¿Por qué venir? Porque la gente es maravillosa, la comida es maravillosa y sus playas son las mejores del mundo”,  resumió el funcionario y tiene toda la razón.

 

                                           

 

Al final de toda esta jornada no solo nuestros ojos, paladar y mente estaban llenos, sino también nuestro corazón.

 

Foto cortesía TCI

 

Album de memorias:

 

                              

 

Crédito de la foto principal: Phillips Shearer para Big Blue Unlimited

Nota: Este viaje de prensa fue posible gracias a una cordial invitación la dirección de turismo de Turks & Caicos. Las impresiones son enteramente nuestras.

 

 

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com