La vocecita

Andrés,

Estoy leyendo tus consejos y me gustan. Estoy de acuerdo con todo lo que dices, pero no me puedo obligar a seguirlos. Realmente quiero que mis finanzas cambien. Ayúdame.

Paty,

Riverside, CA

Paty,

Todos llevamos esa vocecita por dentro que dice: “Tú no puedes, ni lo intentes, es mucho el sacrificio, eso solo le sucede a otras personas”. Por un tiempo pensé que esa vocecita solo molestaba a los débiles, pero la verdad es muy diferente. Después de conversar con tantas personas en mi oficina, me di cuenta que hasta los más exitosos escuchan esa vocecita. La gran diferencia es si le haces caso o no.

La mayoría de los principios que enseño son de lógica y sentido común. Lo bonito de los principios es que aplican para todas las personas, sin importar su ingreso, trabajo, estudios, idioma, color de ojos y número de calzado. Es más, estos principios le funcionan hasta a los que le van al América. Pon tu enfoque en el plan y los principios y verás cómo se calla la vocecita. Mientras no tomes acción, esa vocecita estará susurrando o gritando a tu corazón.

Es increíble que un ser humano pueda correr 42 kilómetros en un maratón. Cuando le preguntas a una persona cómo le hizo para correr un maratón por primera vez, muchos te dicen lo mismo. Todo empieza con el primer paso y no te des por vencido. Un paso detrás de otro, hasta llegar a la meta. En otras palabras, por muy profundo que esté el hoyo o por muy larga que se vea la carrera, es hora de dar el primer paso. El primer paso se da por desconectar el lado emocional del cerebro, que es esa vocecita, y conectar el lado lógico del cerebro. Eso solo sucede cuando dejas de llevar todo en la mente y lo pones en un papel. Ya antes he compartido sobre lo que es el plan financiero que llamo “Los Pasitos” y no lo voy a repasar aquí. Pero si estás empezando, el primer paso es juntar $1,000 dólares bien, bien rápido.  No te acuestes esta noche sin empezar a escribir tu plan de acción para juntar esos $1,000 dólares en menos de un mes.

Realmente entiendo lo que me dices porque yo también escucho esa vocecita. Seguir un plan y confiar en los principios son como tapones para los oídos para dejar de escuchar a la vocecita.  Recuerda, todos llevamos esa vocecita por dentro, ya es hora de que le digas ¡CÁLLATE!

Andrés

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*