Las 4 claves interiores para empezar un negocio propio

Por @AdriCarrera

Businessman rejoicingEmprender es salir fuera de la zona de confort.  Creo que hemos sido creados a imagen y semejanza de Dios y ello incluye soñar y crear. El hizo todo de la nada y cada vez que alguien sigue el sueño o la visión puesta en su corazón, está cumpliendo esa herencia.

La pregunta del millón es ¿puedo hacerlo? ¿Tendré éxito en mi emprendimiento? Toda empresa nace de una idea, un sueño personal y creo que el primer ingrediente es tener ese fuego interior que consume hasta ver ese sueño cumplido. Nada va a reemplazar esa pasión, pues va a necesitarla a lo largo del camino como gasolina cuando vea que las cosas no salen como usted pensó.

Después de haber iniciado negocios y haber fallado varias veces, voy a ocuparme aquí de las claves que pienso pueden ayudarle a cumplir esa meta. Lo dije en una charla de Avanza a la que me invitaron y la reitero ahora, son las cuatro “P”:

Propósito.- Es más importante de lo que las personas creen. Descubrir el propósito para el cual Dios lo puso aquí va darle no solo felicidad sino plenitud, independientemente de las circunstancias. Es como tener la brújula clara de la meta. Sentarse a escribir su visión es vital, con todas las características muy particulares. Esto es no solo para un negocio sino para la vida misma. En el caso de iniciar su empresa, si no está muy seguro, mírese a sí mismo. ¿Qué es lo que sabe hacer mejor? ¿Qué dones, habilidades, cualidades tiene y los demás admiran en usted?  Hay muchos recursos hoy para ayudarlo a definir esto, consejeros, pastores, test, etc.  Y sobre todo, su relación con Dios, que como buen Padre le va a decir para qué lo trajo aquí. Cuando lo tenga claro, ¡será un pez en el agua!

Profesionalismo.- El “Know How” es el segundo paso. Esto es completamente responsabilidad suya. Estudiar, practicar, fallar, ganar experiencia y repetir los pasos una y otra vez. Ser el mejor en lo que hace. Establecer cánones éticos desde el principio. Aprender de otros que ya han recorrido el camino. Ser fiel en lo poco, es decir, aunque tenga un solo un cliente pequeño, tratarlo y servirlo como si fuera el más grande.  Ser profesional implica tener dominio propio, saber delegar y tomar decisiones sabias todos los días.

Composite of Clock and CalendarPaciencia.- Esta virtud es oro en polvo. Como en la naturaleza, un nuevo emprendimiento implica sembrar para luego cosechar. Generalmente no crece un árbol de la noche a la mañana y hay una sabiduría en eso. Si tiene éxito rápido va a enfrentar un desafío infinitamente mayor: el mantenerlo. El 70% de las empresas fracasan antes del primer año o poco de después. Pero si usted quiere que su negocio permanezca en el tiempo, esta es la mejor cualidad para cultivar. No se desespere. Planee y ejecute, si usted da un buen servicio o producto, es cuestión de tiempo que se corra la voz.

Perseverancia.-  Pareciera que es lo mismo que la paciencia, pero no lo es. La perseverancia es el motor, aquel fuego del que hablaba al inicio que le permite seguir apartando malezas y abrirse paso a través del tiempo en su negocio. Es una necedad positiva, por ponerlo así. Aquello que lo motiva a seguir tocando a pesar de que le cierren puertas. Hay mil ejemplos afuera: Albert Einstein, Benjamín Franklin, Walt Disney, Sylvester Stallone y muchos más. Solo usted puede creer en usted. No se desanime y encuentre el apoyo de personas que tengan la misma visión y lo acompañen en el camino.

*Puede escribirle a la autora: adriana@lafamiliadebroward.com

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.