Lighthouse of Broward, iluminando a los invidentes

Muy frecuentemente se da por sentado el regalo de tener el sentido de la vista.  Si usted está leyendo esta nota, seguramente no tiene idea de lo que es carecer parte o del todo su visión.  Peor aún, imagine haber vivido toda su vida a plenitud, viajando y trabajando, cuidando de sus seres queridos y que de pronto una enfermedad o un accidente le robe este valioso sentido.  Imagine no poder ver a sus hijos, a su ser amado, el cielo, el color de las cosas o, precisamente, no poder leer.

En el condado de Broward existen unas 50.000 personas que no pueden ver *. De ellos, aproximadamente la mitad pertenecen a las minorías hispanas o afroamericanas.

Invidentes en Lighthouse of Broward/Foto cortesía

Probablemente usted conoce a alguien que tiene serios impedimentos visuales, pero no sabe que existe una institución dedicada a ayudar gratuitamente a los invidentes en esta zona.  Se trata de Lighthouse of Broward, creada en 1973 para dar “servicios de educación y rehabilitación, apoyo social y actividades recreativas a niños y adultos invidentes”.

La entidad ayuda a destruir el mito de que un invidente no puede insertarse y ser productivo en la sociedad.

Elly du Pré, directora ejecutiva de Light of Broward, en el "Jardín Sensorial".

“Queremos que sepan que cada persona ciega puede vivir en el mundo y ser independiente”, dice Elly du Pré, directora ejecutiva de Lighthouse of Broward a este medio durante una visita para conocer los programas que mantiene la institución.

La directora, quien  habla español, explica que aunque ni ella ni nadie de su familia cercana es invidente, se apasionó por esta obra desde pequeña, cuando leyó un libro sobre el tema y quiso aprender y especializarse en entrenamiento a perros guías.

“Mientras más temprano se detecte un problema visual, es mejor”, asevera Olga Idrissi, quien maneja los casos infantiles.  De hecho, la entidad lucha para que se haga un examen integral de la vista a los recién nacidos, lo cual no se practica sino hasta los tres meses.

La triste realidad, según explica Idrissi, es que el 87% de las parejas con niños invidentes o problemas severos de visión termina divorciándose.

Pero no tiene que ser así, porque la luz está no al final del túnel, sino en el 650 de North Andrews Avenue, en Fort Lauderdale donde funciona la entidad.  Lighthouse of Broward opera con un presupuesto de más de un millón y medio de dólares anuales y da servicio a unas 1.400 personas en sus diferentes programas.

Un gran porcentaje de esos gastos son financiados por donaciones y otra parte por instituciones como United Way y la División de Servicios para los invidentes (gubernamental).  El personal de planta son solo 23 personas, de los cuales 14 son maestros.

“Existe la creencia que vamos a cobrar por los servicios, y por eso las personas no vienen, pero eso no es cierto”, indica du Pré.

Insertarse en la vida

“Para nosotros es importante que las personas conozcan que existen estos servicios y puedan reinsertarse en la sociedad.  Muchos piensan que por su condición no pueden volver a trabajar”, manifiesta Leticia Vaz, instructora y capacitadora de empleo.  En la institución, por ejemplo, aprenden a manejar las computadoras adaptadas con tecnología para invidentes, a cómo prepararse para conseguir empleo, así como a leer Braille, entre otras clases.

Desde la izq. José López Masso. Elly du Pré, Olga Idrissi y Leticia Vaz

Lightouse of Broward está literalmente cambiando la vida de las personas”, añade por su parte José López Masso, director de Desarrollo y Relaciones Comunitarias.

Precisamente él fue una de las personas que la institución impactó.  El venezolano, hoy invidente debido al glaucoma, le dijo a LFDB que de no ser por los programas de la entidad “hubiera estado más aislado”.  López Masso es una de las historias de éxito pues luego de haber sido hasta embajador de su país y tenido una vida activa, su enfermedad lo dejó sin visión y fue un duro golpe para él.

Los programas de alta calidad que tiene Lighthouse of Broward no solo lograron que López Masso aprendiera técnicas para volver a la productividad, sino que por sus cualidades, fue contratado por la institución para desarrollar más la participación de la comunidad hispana en dichos programas.

“Antes solo había un 14-15% de latinos, ahora se llega al 38-40%”, dice orgulloso de su labor. El ejecutivo cuenta historias conmovedoras como la de la señora que gracias a las máquinas como la CCTV que posee la  organización, pudo escribirle una carta a su hija y en ella puso: “después de diez años puedo escribirte que te amo”.

Fue John de Souza, miembro de la Junta de Directores, quien invitó a este medio a hacer un recorrido por Lighthouse of Broward.

John de Souza muestra el "Jardín Sensorial" de Lighthouse of Broward

“El 80% de las afecciones de la vista son curables si se las atiende a tiempo”, dice De Souza.

El ejecutivo venezolano se involucró en esta causa porque su propio padre perdió la vista cuando él era niño.

“Me di cuenta (que casi no podía ver) cuando le dije que me revise un deber y lo buscó tanteando con sus manos.  Su dignidad hizo que se aprendiera las noticias en la radio y nos las recitaba como que las había leído y luego hacía como que se iba trabajar, pues no quería admitirlo”, narra De Souza quien dice que su padre tenía un dinero guardado y con eso sostenía a la familia.

Esa dignidad es la que se recupera mediante los entrenamientos que proporciona gratuitamente Lighthouse of Broward.

Aunque se necesita de más ayuda (los ejecutivos indicaron que hay que reparar parte del techo, lo que tiene un costo de 60.000 dólares), la entidad no se ha visto tan afectada por la crisis pues tomaron las previsiones debidas y son eficientes con los recursos que tienen.  De hecho, han recibido cuatro estrellas por su transparencia y eficacia entre las agencias sin fines de lucro.

La entidad, que trabaja conjuntamente con el Eye Institute de Nova Southeastern University (tiene una clínica en el local), también posee un hermoso “Jardín sensorial” con diferentes especies y donde realizan múltiples actividades, incluso culturales.  En febrero se llevará a cabo otra presentación de la series “Blues in the Garden”.

Larry Llerena enseña las máquinas amplificadoras en la tienda donde se venden equipos para invidentes

Si desea mayor información o conoce alguien que necesite de los servicios y los diferentes programas que existen para ayudar a invidentes de todas las edades en el condado de Broward, llame al teléfono 954-463-4217.   Como enfatiza De Souza, un beneficio como el que da la institución: “hay que decirlo”.

 

* Datos proporcionados por la entidad

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

3 comments

  1. Es una labor extraordianria la que realiza Lighthouse de Broward.
    Te invito a que cierres tus ojos y trates de enviarme un e-mail apoyando esta causa.
    Si no puediste enviarlo, entonces te daras cuenta que tienes la bendicion de poder ver, mientras que otros necesitan asistencia y entrenamiento.

    Hay varias formas en que puedes apoyar esta labor, una de ellas es astiendo a los conciertos que organiza John de Souza en el jardin sensorial de la institucion en Fort Lauderdale.

    “Tu pudes ser luz para otros que no pueden ver”

    Saludos
    JayBol007

  2. Lighthouse de Broward, asi como lo describe su nombre es una luz en nuestra comunidad que ilumina el camino de muchos invidentes y mas aun a  los que hemos estado a punto de perder esta bendicion de ver, no cerremos los ojos ante el dolor ajeno y colaboremos con quienes un dia nos ofrecieron su apoyo y su voz de fe, gracias por este trabajo y apoyemos a seguir con tan maravillosa labor , en especial al senor John de Souza y Jose Lopez
    Mazo
    Que Dios los bendiga y les estaremos eternamente agradecidos,
    familia
    Abreu