Llenarse las manos de mugre es saludable

San Diego, California. (ConCienciaNews) — Sandra Morales siempre supo que tenía que dejar a sus hijos jugar en la arena, permitir que se ensuciaran las manos y que jugaran en el suelo. Aunque no tenía una explicación científica sobre eso, esos fueron los consejos de su madre y ella decidió seguirlos.
“Los niños tienen que estar expuestos a microbios y otras cosas para poder fortalecer sus defensas, y aunque uno no quiera, creo que es la mejor manera”, dijo Morales, quien es ama de casa y tiene dos hijos.
Al parecer, es verdad lo que dice Morales: algunos gérmenes podrían ser beneficiosos. Esto según los resultados de un estudio realizado por la Universidad de California en San Diego.
Normalmente las bacterias en la piel son abundantes, diversas, y aunque se pensaría que esto podría afectar la salud, parece ser todo lo contrario. Las bacterias normales que viven en la piel ayudan a prevenir la inflamación excesiva después de una herida.
Aparentemente estos gérmenes son buenos para la salud. Así lo aseguraron los investigadores, luego de analizar el comportamiento de estas bacterias en ratones y en muestras de células humanas.
“Esto proporciona una base molecular para entender la ‘hipótesis de la higiene’, y ha puesto de manifiesto los elementos de la respuesta de las heridas que antes eran desconocidas”, dijo Richard Gallo, profesor de medicina y pediatría,  y jefe del departamento de Dermatología de Veterans Affairs San Diego Healthcare System. “Esto puede ayudarnos a diseñar nuevos enfoques terapéuticos para las enfermedades inflamatorias de la piel”.
La llamada ‘hipótesis de la higiene’ sugiere que la falta de exposición en la infancia a factores o agentes infecciosos y microorganismos aumenta la susceptibilidad a la enfermedad de las personas, cambiando la manera en cómo el sistema inmune reacciona a estos “invasores bacterianos”.
Para explicar la hipótesis a través de las dos últimas décadas, se demostró que las alergias como la fiebre del heno y eczema fueron menos frecuentes en los niños de familias numerosas, donde estos estuvieron más expuestos a agentes infecciosos. También esta situación se usa para entender el aumento de personas con enfermedades alérgicas en países industrializados.
“Me imagino que si uno no está expuesto a virus o a enfermedades, es más fácil que uno se contagie cuando no tiene un sistema fuerte. Además, un poquito de mugre no le hace daño a nadie”, dijo Gallo.
La microflora de la piel es captada por el microscopio y normalmente muestra bacterias usualmente inofensivas que viven allí; especialmente las bacterias de estafilococos que inducen una inflamación cuando ésta se encuentra debajo de la superficie de la piel, pero no cuando la inflamación se presenta en la epidermis, o la parte externa de la piel.

Los investigadores  aseguran que un mecanismo desconocido del estafilococo inhibe la inflamación de la piel. Esta inhibición es medida por una molécula llamada acido-estafilococo que actúa en los tipos de células primarias que se encuentran en la epidermis.

Los investigadores aseguraron que estos resultados demuestran que el epitelio de la piel requiere de determinadas activaciones para la inflamación normal después de una herida y la microflora ayuda a que no se produzca una inflamación.

Este estudio se puede encontrar en la página de internet de la revista médica Nature Medicine, en la edición de noviembre.

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com