Niños con exceso de actividades

Por Alejandra Santis

@alesantissboy with memo posts on his face

Los días en que los niños llegaban a sus casas después de la escuela y tenían toda la tarde para jugar parecen ir quedando en el pasado. Hoy, algunos chicos están tan copados de actividades que sus días se traducen en hacer sus deberes lo más rápido posible para luego correr a alguna clase y llegar de regreso a casa con el tiempo justo para cenar e ir a dormir.

Ya sea porque los padres están obligados a inscribirlos en alguna actividad o aftercare (después de la escuela) para poder trabajar o simplemente porque quieren mantenerlos ocupados, lo cierto es que dejarles poco o nada de tiempo libre puede provocar problemas en la salud de nuestros hijos.

La psicóloga Mariana Maniscalco explica que “hoy vemos altos índices de niños con trastornos de ansiedad y los primeros episodios ocurren cada vez más temprano”. Por eso, si su pequeño realiza demasiadas actividades durante el día, Maniscalco aconseja estar atentos a posibles cambios de comportamiento en el menor ya que estos pueden derivar en cuadros de agotamiento. “El estrés se presenta por medios de varios síntomas, algunos físicos y otros psicológicos. Los más comunes son irritabilidad, agresividad, rechinar de dientes, dolor de estómago, náuseas y también una baja en el rendimiento escolar”, comenta y agrega que ante la presencia de alguno de estos signos, lo mejor es acudir a un especialista.

¡A aburrirse se ha dicho!

No hay que confundirse: inscribir a un niño en una actividad después de la escuela está bien. Una clase de ballet, arte, fútbol o cualquier otro deporte ayudará a nuestros hijos a aprender valores como la disciplina y el trabajo en equipo. Lo importante es no caer en excesos y recargarlos de cosas que terminen por agobiarlos en vez de distraerlos.

Y es que aunque algunos padres sientan temor de escuchar la típica frase “estoy aburrido”, la realidad es que aburrirse un rato les hace bien, pues es precisamente en esos momentos donde aflora la creatividad.

Para Mariana Maniscalco, algo fundamental en la rutina de un niño es dejarles “tiempo libre, espacio para hacer nada, ya que usar la imaginación y ser feliz sin un atractivo externo son un excelente entrenamiento para la vida adulta”.

Por eso, al momento de elegir las clases extra escolares, es importante buscar un equilibrio y evaluar ventajas y desventajas, pues como explica la psicóloga “es bueno tener actividades, pero hay que recordar siempre que el descanso es tan importante como el esfuerzo”. 

Para una rutina saludable…

Antes de escoger una actividad para su pequeño considere las siguientes preguntas, que le ayudarán a decidir con mayor claridad:

1. ¿Cuál será el tiempo de duración de la actividad?

2. ¿Es algo placentero para el niño?

3. ¿Es realmente lo que el pequeño quiere o corresponde más bien a la voluntad de los padres?

4. ¿Cuál es el propósito de ésta?

5. ¿Restará tiempo de disfrutar con la familia?

Jugar es un derecho

La Convención de los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de noviembre de 1989, establece en su artículo 31 “el derecho del niño al descanso y el esparcimiento, al juego y a las actividades recreativas propias de su edad y a participar libremente en la vida cultural y en las artes”.

Este derecho fue reconocido por primera vez en 1959, por medio de la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño.

About Alejandra Santis

Alejandra Santis es una esposa, madre y periodista chilena radicada en Florida. En 2012 se convirtió en madre de mellizos y en este espacio contará sus aventuras con Isidora y Vicente.