No puedes ganar

¿Es tu día de suerte? Tal vez no lo sea si recibiste una llamada o una carta diciendo que te ganaste un gran premio en efectivo y que sólo tienes que pagar un pequeño cargo para cobrarlo.

La FTC ha anunciado un caso contra una operación que presuntamente envió millones de cartas personalizadas de aspecto profesional diciéndole a la gente que tenía reservado un premio de dinero en efectivo de más de $2 millones de dólares “garantizado y listo para enviar”. Todo lo que tenían que hacer los “ganadores” era remitir un formulario junto con un cargo de inscripción o aceptación de $20 o $30. Las cartas estaban dirigidas a personas mayores de Estados Unidos, Canadá y del Reino Unido y de docenas de otros países; en su totalidad, esta estafa se apropió de más de $9 millones de dólares de sus víctimas.

Pero la FTC dice que no había ningún premio. De hecho, en la letra chica, muy difícil de ver, decía que la compañía no patrocinaba en absoluto ni sorteos ni entregas de premios, y que en cambio, se dedicaba a compilar un informe de los sorteos disponibles. Pero no hay evidencias que demuestren que la gente que pag valium generic imagesó haya recibido ni siquiera eso.

¿Todavía estás deseando encontrar tu billete ganador? No es necesario que renuncies a todos los sorteos. Veamos lo que tienes que saber para evitar una estafa de premios:

No deberías pagar nada

En los sorteos legítimos no te pedirán que pagues o que compres algo para participar o mejorar tus probabilidades de ganar. Esto incluye pagar “impuestos” o “cargos por despacho y envió” para obtener un premio.

Los premios no son tan grandiosos

Si pagas para obtener un premio, descubrirás que no tiene demasiado valor o que las “vacaciones” que ganaste no son para nada lujosas. En caso que recibas algún premio, podrías terminar pagando más de lo que vale.

Muchos promotores de premios venden la información recolectada a anunciantes

Cuando te inscribes para participar de un concurso o un sorteo en una tienda, centro comercial, o en algún otro lugar o evento público, en vez de ganarte un premio podrías recibir más promociones por correo, más llamadas de telemercadeo y más emails spam. Así que aunque tengas que usar una lupa, lee bien la letra chica. Es ahí donde los promotores suelen esconder los detalles sobre sus prácticas comerciales.

Fuente: Comisión federal de comercio

About Comunicados

Comunicados