Obama anuncia paulatino retiro de tropas de una las guerras más largas: Afganistán

Serán 33.000 soldados los que regresarán a partir de julio de este año y 2012.  Unos 5.000 soldados regresarían el próximo mes, otros 5.000 a fines de año y 13.000 en 2011.

“Estamos iniciando esta reducción desde una posición de fuerza”, dijo ayer el Presidente Obama.  “Al Qaida está bajo más presión que nunca desde el 11 de septiembre. Junto con los paquistaníes, hemos eliminado a más de la mitad de los líderes de Al Qaida. Y gracias a nuestros profesionales de inteligencia y Fuerzas Especiales, eliminamos a Osama bin Laden, el único líder que Al Qaida conoció jamás. Esta fue una victoria para todos aquellos que han prestado servicios desde el 11 de septiembre. Un soldado lo resumió muy bien. “El mensaje”, dijo, “es que no olvidamos. Haremos que rindan cuentas, sin importar el tiempo que tome”, aseveró el mandatario.
 
Obama  llegó a esta decisión una semana después de recibir una gama de opciones de parte del general David Petraeus, comandante general de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán.  También se reunió el martes con la Secretaria de Estado Hillary Clinton.

El presidente Barack Obama en Afganistán/Foto cortesía Casa Blanca.

Un cable de la Agencia France Press indicó que el Pentágono había advertido que una retirada demasiado rápida podría poner en peligro los logros obtenidos contra los talibanes.

El anuncio es parte de la estrategia de dejar en manos del gobierno de Afganistán la seguridad de ese país, una vez que sus fuerzas fueron entrenadas.  Sin embargo el asesinato de Osama Bin Laden en territorio afgano, incluso cerca de una base militar, debilitó la confianza por parte de Estados Unidos.

“En Afganistán -aseveró el Presidente-, hemos causado bajas importantes en el Talibán y hemos tomado varios de sus baluartes. Además de nuestro aumento de tropas, nuestros aliados también han incrementado su compromiso, lo que ha ayudado a darle más estabilidad al país. Las Fuerzas de Seguridad de Afganistán cuentan ahora con más de 100,000 efectivos adicionales, y en algunas provincias y municipalidades, hemos comenzado a entregarle al pueblo afgano la responsabilidad por la seguridad. Ante la violencia e intimidación, los afganos están luchando y muriendo por su país, creando fuerzas policiales locales, abriendo mercados y escuelas, creando oportunidades nuevas para las mujeres y niñas, y tratando de pasar la página tras varias décadas de guerra”.
 
“Por supuesto que todavía existen enormes desafíos. Esto es solo el inicio –pero no el final– de nuestro esfuerzo por llevar esta guerra a su fin. Debemos realizar la difícil labor de retener los logros que hemos alcanzado a la vez que reducimos nuestras fuerzas y le entregamos al pueblo afgano la responsabilidad por la seguridad. Y en mayo, en Chicago, realizaremos una cumbre con nuestros aliados y socios de la OTAN para definir la próxima fase de esta transición”, manifestó Barack Obama.

El mandatario reconoció en su intervención que no ha sido una tarea fácil. “Esta ha sido una década difícil para nuestro país. Hemos aprendido de nuevo el gran costo de la guerra –costo pagado por casi 4,500 estadounidenses que perdieron la vida en Irak y más de 1,500 en Afganistán–, hombres y mujeres que no podrán gozar de la libertad que defendieron. Miles más fueron heridos. Algunos han perdido extremidades en el campo de batalla y otros aún luchan contra los demonios que los siguieron a casa”, dijo. 

Luego exhortó: “Estados Unidos: es hora de concentrarnos en el desarrollo de nuestra nación”.

En este momento existen casi 100.000 soldados luchando en Afganistán.

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com