PANKs, una nueva generación de tías

Por Alejandra Usechephoto 2

Katiuska Del Río es una arquitecta casada de 32 años. Aun no tiene hijos propios y por eso una de sus pasiones son sus sobrinos, especialmente Jonathan, que está más cerca y es hijo de su hermana Adaleen. “Los quiero como si fueran míos”, dice la puertorriqueña residente en Hollywood, Florida. Katiuska todas las semanas pasa tiempo con él y le compra regalitos que le niño de dos años le pide. “La madre los cría y la tía lo malcría”, añade divertida.

Ella no está sola. Primero fueron los Yuppies (Young Urban Professionals o jóvenes profesionales urbanos), luego los DINKYs (Dual Income, No Kids Yet; dos ingresos, no hijos) y ahora el turno es para las PANK (Professional Aunt, No Kids; tías profesionales y sin hijos) aquellas mujeres que no tienen hijos, que cuentan con un ingreso económico significativo y que están dispuestas a compartir tiempo y gastar dinero en sus sobrinos.

El fenómeno de las PANK es relativamente reciente, luego de que en 2010 la fundadora del sitio web www.savvyauntie.com llamara la atención sobre este nicho de mercado que abarca alrededor de 23 millones de mujeres en Estados Unidos, tras un estudio adelantado por el sitio web en conjunto con la firma de relaciones públicas Weber Shandwick.

El estudio arrojó que las PANK gastan alrededor de 9 mil millones de dólares en sus sobrinos anualmente, un promedio de 387 dólares por cada niño. La edad promedio de estas mujeres es 36 años y tienen una mayor tasa de empleo  de tiempo completo (36%), comparado con el total de las mujeres en Estados Unidos (26%).

Algo que llama la atención es que las PANKs tienen patrones similares de gustos y gastos que las madres, pero se añaden a ellos todos los relacionados con actividades sociales como salir con amigos, salir a citas, usar redes sociales, realizar trabajo de voluntariado, practicar deportes, etc., lo que las hace un mercado muy llamativo por explorar.

Pero más allá del impacto que para el mundo del marketing representan las PANKs, hay varios aspectos socio-afectivos que hacen verdaderamente importante su rol dentro del círculo familiar. Por un lado, son un apoyo para los padres, pues muchas colaboran con el financiamiento de los estudios de los sobrinos, lo que alivia un poco la carga económica de los padres.

Por otra parte, la proximidad que tienen con los sobrinos las convierte en un sostén afectivo tanto para las madres durante la crianza, como para los niños durante su crecimiento, tal como afirma Elizabeth Gilbert, autora del libro “Comprometida” y auto denominada PANK.

Así mismo, las PANK comparten con los sobrinos todo tipo de actividades de recreación, viajes, ocio, pero sin ejercer la autoridad que sigue siendo una función de los padres, pero sí liberando un poco la presión a papás trabajadores que en ocasiones no pueden compartir con sus hijos este tipo de actividades.

Atrás quedaron los estereotipos de las tías amargadas y alejadas de sus sobrinos: ahora son chicas súper poderosas dispuestas a ayudar y ser parte fundamental en el desarrollo de sus sobrinos.

 

Fuentes: www.pankpower.com

www.savvyauntie.com

http://www.atlantico.fr/

 

About Alejandra Useche

Comunicadora social y periodista colombiana. Freelance blogger y redactora de artículos sobre diversas fuentes.