Participación activa de los padres

Los estudiantes cuyos padres participan activamente en sus vidas escolares tienen más probabilidades de tener conductas saludables y de triunfar académicamente.

Qué ayuda a los jóvenes a elegir estilos de vida saludables, a rechazar las drogas y el alcohol así como otros comportamientos riesgosos, y a tener éxito en la escuela?  Las respuestas no son sencillas y muchos factores están en juego, incluida la crianza eficaz, condiciones de vida estables y saludables, así como características personales (p. ej., autoestima alta y temperamento positivo y fuerte). Los profesionales de la educación y la salud pública tienen un gran interés en evaluar este tipo de factores —a menudo llamados factores de protección— para conocer qué características o situaciones tienen más probabilidades de ayudar a los adolescentes a tomar decisiones más seguras y saludables.

La participación activa de los padres en las escuelas, uno de los factores de protección prometedores, se define como los padres y el personal de la escuela que trabajan juntos para apoyar y mejorar el aprendizaje, el desarrollo y la salud de los niños y adolescentes.

¿Qué dicen las investigaciones?

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de la Comunidad ha encontrado suficiente evidencia para recomendar intervenciones que mejoren las destrezas para la crianza como una manera eficaz de modificar el riesgo de los adolescentes y las conductas de protección. Una de esas destrezas es la participación activa de los padres en las vidas de sus hijos.

Una creciente cantidad de investigaciones muestra que los adolescentes se involucran en menos conductas riesgosas para la salud y tienen mejores resultados académicos cuando sus padres participan activamente en sus vidas. La participación activa de los padres en las escuelas puede promover conductas positivas para la salud entre los niños y adolescentes. Los estudiantes que tienen padres que participan activamente en sus vidas escolares tienen menos probabilidades de fumar cigarrillos, beber alcohol, embarazarse, ser sexualmente activos, y sentirse emocionalmente afligidos . Además, las intervenciones de salud que incluyen como componente la participación activa de los padres han demostrado que aumentan las conductas positivas para la salud, tales como la actividad física de los niños en la escuela.

Las investigaciones también muestran un fuerte vínculo entre la participación activa de los padres y los resultados educacionales, incluida la asistencia escolar, y calificaciones y resultados de pruebas más altos. A su vez, los estudiantes que les va bien académicamente tienen menos probabilidades de involucrarse en conductas riesgosas como fumar cigarrillos, portar armas, beber alcohol o tener relaciones sexuales.

¿Qué pueden hacer las escuelas y las familias para fomentar la participación activa de los padres en la salud escolar?

  • Apoyar una conexión positiva con los padres.
    • Asegurarse de que la escuela o el distrito escolar tenga una visión clara para la participación activa de los padres que incluya su colaboración en actividades de salud escolar.
    • Asegurarse de que el personal de la escuela tenga la capacidad de relacionarse con los padres y de apoyar su participación.
    • Considerar pedirles a los consejos del distrito y de salud escolar que obtengan la opinión de los padres acerca de cómo les gustaría participar en las actividades, servicios y programas de salud escolar.
    • Tener un programa bien planeado para la participación activa de los padres en la escuela.
  • Apoyar una variedad de oportunidades para hacer que los padres participen activamente en las actividades de salud de la escuela.
    • Proveer apoyo a la crianza: aumentar el conocimiento de los padres, su liderazgo y sus habilidades para tomar decisiones con el objeto de apoyar el desarrollo de actitudes y conductas de salud positivas entre los estudiantes, y ayudar a construir ambientes saludables en el hogar y en la escuela.
    • Comunicarse con los padres: establecer canales de comunicación claros entre los padres y el personal de la escuela.
    • Proveer una variedad de oportunidades de voluntariado: fomentar la participación activa de los padres como voluntarios para enriquecer las clases sobre temas de salud y de educación física, mejorar la prestación de servicios de salud, y ayudar a crear un ambiente seguro y saludable para los estudiantes.
    • Apoyar el aprendizaje en el hogar: fomentar la participación activa de los padres y estudiantes en actividades educativas de salud en la casa.
    • Instar a los padres a ser parte del planeamiento y la toma de decisiones en las escuelas: incluir a los padres como participantes al hacer planes para eventos especiales relacionados con la salud, al tomar decisiones escolares, y al organizar actividades escolares y de apoyo a través de la Asociación de Padres y Profesores (PTA, por sus siglas en inglés) o la Organización de Padres y Profesores (PTO, por sus siglas en inglés), el consejo de salud de la escuela, equipos de acción escolar, y otros grupos y organizaciones del colegio.
    • Colaborar con la comunidad: coordinar información, recursos y servicios de organizaciones comunitarias, negocios, organizaciones culturales y cívicas, agencias de servicio social, organizaciones religiosas, clínicas de salud, institutos de enseñanza superior y universidades, y otros grupos comunitarios que puedan beneficiar a los estudiantes y las familias.
  • Apoyar el trabajo con los padres para mantener su participación activa en la salud escolar.
    • Designar a un equipo o comité que supervise la participación activa de los padres.
    • Identificar los obstáculos que impiden que los padres se conecten y participen en las actividades de salud escolar.
    • Trabajar con los padres para tener en cuenta esos obstáculos al realizar eventos y actividades escolares.

Fuente: Centros para la prevención y control de enfermedades

About Comunicados

Comunicados