Pregúntale a Andrés: ¿Reparamos o compramos?

Car splashes through a large puddle on a flooded streetAndrés,

Tenemos una  camioneta Explorer del 2002 con 140,000 millas; el motor se descompuso y no tiene arreglo. El mecánico nos recomienda comprar un motor nuevo y nos dan garantía de tres años, pero mi dilema es si invierto $3,500 en un vehículo que tiene un valor aproximado de $3,000.  Estamos por pagar el otro carro y ya no queremos pagos. ¿Arreglamos el motor o compramos otro carro?

Araceli,

Jacksonville, FL

 

Hola Araceli,

Primero que todo, me encanta tu plan de ya no tener pagos de carro. Es increíble cuánto dinero se libera mensualmente cuando sales de un préstamo de vehículo. Matemáticamente, es como recibir un fuerte aumento de sueldo. De ahora en adelante, incluyan en su presupuesto una cantidad para reemplazar sus carros en un futuro. Te aseguro que si dejan de darle prioridad a manejar carros nuevos, la cantidad mensual para reemplazar los carros en el futuro es mucho menor que los pagos y aparte dejan de pagar intereses, seguros más altos y liberan dinero para cosas más importantes como inversiones o hasta vacaciones.

En cuanto a la reparación, no gasten $3,500 dólares en esa Explorer. Sería muy mala inversión gastar $3,500 dólares para ponerle motor nuevo a un vehículo que cuesta $3,000 dólares. Tienen un par opciones para lidiar con esto. La primera es repararlo. Pónganle un motor usado. Comparen en dos o tres yonques antes de comprar. También es importante ver las millas que tenga el motor que les vayan a vender. Lo ideal sería ir con alguien que sepa de mecánica para que lo revise y asegurarse que está en buenas condiciones.  No es normal que un motor se descomponga totalmente con solo 140,000 millas, así que no tengan miedo a repararlo. Para darles un aproximado, yo creo que ese motor lo pueden encontrar por unos $500 dólares y unos $350 dólares de mano de obra. Debido al valor actual del vehículo, yo no gastaría más de $1,000 en esa reparación.

La otra opción es comprar otro carro, pero solo si tienen el dinero para comprarlo al contado. Si no lo tienen, esta no sería una opción para ustedes.  Su plan es no tener pagos, así que, ¡cuidado, no caigan en la tentación!, porque sería fácil justificar la compra de un vehículo a pagos; primero, para lidiar con el drama de cómo llego al trabajo y, segundo, porque su corazón está diciendo “necesitamos un carro confiable”. Si tienen el dinero, entonces vendan su carro por lo que les den y compren otro, pero con el objetivo de que los lleve y los traiga al trabajo, es decir, que sea un transporte confiable. (Recuerden: hay una gran diferencia entre transporte confiable y vehículo para presumirle al vecino). Lo ideal sería no drenar completamente el fondo de emergencias; pero si fuera necesario, háganlo, porque esto, por definición, es una emergencia.

Mientras lo reparan o compran otro carro, les recomiendo rentar uno para ir y venir al trabajo sin tanto drama de: “llévame”, “después vas por mí”, “consigue ‘ride’”, “hoy te toca manejar” y cosas por el estilo. Hoy día, rentar un carro es bastante económico.

Cualquiera que sea su decisión, mantengan en mente sus objetivos financieros.  Y recuerden que cuando digan sus oraciones cada día, la parte del Padre Nuestro que dice: “no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal”, también se refiere a los gastos innecesarios que “roban” el fruto de sus esfuerzos y les impiden alcanzar sus sueños de libertad y Paz Financiera.

Andrés.

About Andrés Gutierrez

Unió fuerzas con Dave Ramsey y da asesoramiento financiero a la comunidad hispana como anfitrión de su programa de radio, El Show de Andrés Gutiérrez.