Seis cosas que detonan el estrés y cómo enfrentarlo

Por Silvia García °

Son quizá las seis letras más usadas en la vida moderna. El estrés es un enemigo silencioso que, si permanece durante mucho tiempo, puede causar estragos físicos y psicológicos. De hecho, alrededor de éste hay una industria muy próspera que busca combatirlo de diferentes maneras.
Pero más allá de aliviar los síntomas, hoy queremos dar un vistazo a las causas que lo generan y cómo, una vez identificadas, pueden ser resueltas desde su origen. En términos generales, y descartando situaciones adversas o calamidades, estas pueden ser las razones del estrés desde la parte externa:

  1. La desorganización.
  2. Cuando la persona asume más responsabilidades de las que puede cumplir.

  3. Cuando no se tiene objetivos y metas claras en la vida.
  4. El no tener un propósito de vida que va de acuerdo con desarrollar los dones y habilidades de la persona.

  5. Cuando la persona se involucra en actividades que no le gusta hacer.
  6. Estas se asumen por compromiso en el área social o laboral.

    Desde la parte interna:

  7. Esquemas pensamientos automáticos del pasado.
  8. Estos se conocen como prejuicios, es decir, basados en estos esquemas de pensamientos se reacciona de una manera errónea ante alguna circunstancia, que a su vez crea una situación estresante. Por ejemplo a veces puede sentirse atacado por las personas. Pero la realidad no es así, sino que se está basando en experiencias pasadas o imaginándose cosas más allá de lo que verdaderamente sucede.
    Nuestro cuerpo tiene memoria y cuando llevamos una vida demasiado tensa, esto se queda asimilado en el ritmo del cuerpo. A veces tenemos la sensación de apuro, o de alerta, aunque no esté sucediendo nada realmente.

  9. Ponerse expectativas falsas.
  10. Esto sucede cuando tenemos una meta o proyecto, pero no lo hacemos sobre recursos completos y no se cumple, generando estrés.

  11. Las relaciones interpersonales.
  12. Cuando no sabemos comunicarnos y sintonizarnos con los otros, viene la impaciencia y por supuesto, estrés. Algunas personas dicen que no los comprenden en los trabajos, o no hacen lo que ellos dicen, pero en realidad es mala comunicación porque la persona está enfocada solo en sí mismo, no empatiza con el entorno, no obtiene retroalimentación y esto produce un choque.

    Consejos


    Si usted ha identificado que alguna de estas causas le está causando estrés, es el primer y gran paso. Si su problema es la desorganización, empiece por planificar. El tener propósito o proyecto de vida es vital. Este objetivo de vida es como una bitácora o brújula que no dejará que se aparte de su camino. Esto es como tener un presupuesto, que si no lo tiene, desperdicia tiempo y recursos. Existe gente que se niega a hacer un proyecto de vida, porque no quieren ser rígidos, pero este propósito puede ser flexible, siempre y cuando sepa hacia dónde va.
    Aprenda a sintonizarse con usted mismo y su entorno. Trate de tener en orden sus pensamientos, emociones y conductas, esto hará que usted esté alineado en todas estas áreas.

    Si su estrés proviene de reaccionar negativamente frente a situaciones porque está tomando decisiones basándose en el pasado, establezca la causa y una vez descubierta, sabrá cómo cambiarla. Por último, si a pesar de todo, cree que no está pudiendo manejar su estrés, busque ayuda con una consejería profesional.

    ° Psicóloga clínica y capacitadora con 14 años de experiencia, fundadora del Centro de Consultoría Psicologia Integral en Ecuador.  Puede escribirle a: silviagarcialopez@hotmail.com  Consultas por Skype.

About Comunicados

Comunicados

4 comments

  1. Me encantó este artículo. Muy práctico y sencillo. Me encantó lo de la organización, definitivamente lo tomaré en cuenta en mi vida personal

  2. Así es, la desorganización es detonante del estrés. Cuánta razón!

  3. HOLA A TODOSS