Ser agradecidos

smiling little girl with gift box

Por: Jessica Pennartz

En un estudio realizado por el Centro para un Nuevo Sueño Americano, se encontró que jovencitos entre 12 y 13 años de edad, admitieron que les piden a sus padres más de 50 veces los productos que han visto en la televisión. Insisten hasta que lo tienen.

Pero, si todo lo que los rodea está enfocado en lo material y no en las cosas que verdaderamente tienen valor, ¿Cómo pueden los niños agradecer, si los padres les dan todo lo que piden? De esta manera los niños no están siendo enseñados sobre lo que es la gratitud y más que nada por qué deben ser agradecidos. Los hijos tienden a seguir el ejemplo de los padres desde muy pequeños, y por eso, es necesario que desde una temprana edad les enseñemos a ser agradecidos.

La sicóloga Isabel Alacán nos cuenta que “podemos enseñar a nuestros hijos gratitud a través del ejemplo y que la podemos expresar de diferentes maneras”. Tenemos la oportunidad de formar hijos agradecidos de diferentes maneras.

  • Verbalmente: Para nosotros puede estar claro el amor que existe entre esposos y entre hijos, pero tan solo imagínense si no expresáramos con palabras todo el amor que sentimos. Si alguien no puede expresar ese amor con palabras, pues lo puede hacer por medio de gestos, que es parte del lenguaje verbal.
  • A través de actos de servicio con quien lo necesite.
  • A través de regalos y apoyo material: el dar es algo que hacemos por honrar a alguien o por agradecimiento, no porque nos lo imponen.

“Un corazón agradecido, es un corazón que constantemente quiere dar”, nos recuerda la Dra. Alacán.

“Así mismo, hay personas que creen que se lo merecen todo y así mismo crían a sus hijos”. Una de las maneras más efectivas de combatir esta mentalidad cultural de lo material es que los padres modelen una actitud de agradecimiento. El ser agradecido comienza en casa, en familia y ante Dios. Los siguientes puntos ayudan a los padres a educar a los hijos sobre la gratitud desde pequeños. Enseñemos a los niños a:

  • Agradecer a Dios regularmente, aún en las cosas cotidianas, como la comida, el techo, y el tener un lugar cómodo para dormir.
  • Ser generosos, sirviendo o compartiendo con otros, dejando a un lado el egoísmo.
  • Servir de voluntarios en lugares donde se les ofrece y sirve comida a los más necesitados, como en Rescue Mission, que hay en muchas ciudades.
  • Ser un ejemplo en mostrar su gratitud a sus amigos, familiares, compañeros de trabajo y no solo cuando ellos hacen algo por usted.
  • Demostrar a otros lo mucho que los apreciamos, simplemente por quienes son (amigos, su esposo/a y a sus hijos también).
  • Agradecer a Nuestro Amado Padre, por la vida, porque cada día es un regalo de Dios. Haciendo de esto el primer pensamiento de cada día, que sea una prioridad al despertar.

Happy family of fourEl ser agradecido trae consigo beneficios que ayudan a llevar una vida más tranquila y feliz. María Cristina Moncayo, madre y profesora de un jardín de infantes en Ecuador nos cuenta que para ella el ser agradecida le transmite paz y le da alegría, pues está consciente de lo que sucede a su alrededor, y esto le enseña a apreciar las cosas que tiene. Añade que es importante hacer ver a los hijos que no todas las personas pueden tener las mismas oportunidades y que hay que hacerles ver la realidad del mundo. Las cosas pueden cambiar en un abrir y cerrar de ojos y por esto es importante que seamos agradecidos con lo que tenemos en el momento, pues nos ayuda a llevar una vida feliz y nos presenta lindas oportunidades cada día.

Veamos el lado positivo a las cosas en todo momento y enseñemos esto a los niños, sin importar la edad. El ser agradecido nos abre puertas, nos llena de satisfacción, amabilidad y esperanza a continuar a mejorar cada día.  La gratitud nos enseña sobre la buena educación y la reciprocidad: dar sin esperar recibir algo a cambio. Pongamos esto en práctica día a día, y enseñemos a los más pequeños el verdadero significado de la celebración del día de acción de gracias que se aproxima.

About Jessica Pennartz

Jessica Pennartz
Estudiante de International Media & Entertainment Management en La Haya, Holanda. Soy mitad ecuatoriana y mitad holandesa. hablo 3 idiomas: Inglés, español y holandés. Me encanta viajar, escribir y cantar.