Ser padres adoptivos: una jornada de amor incondicional

Nora Russo González y sus hijos.

Nora Russo González y parte de sus hijos

En Juan 14:18 dijo Jesús “No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”.  Tal vez para quien no ha estado en un orfanato estas palabras no resuenen, pero para los millones de huérfanos en el mundo, es la esperanza final.

Hay un lugar especial para las viudas y huérfanos en las Escrituras. Debe ser que el creador sabe que cuando el curso natural de crecer en una familia es interrumpido, los niños son los que más sufren.

De acuerdo a estudios, más de 135.000 niños son adoptados cada año en Estados Unidos. Un 59 por ciento de estas adopciones es al sistema de bienestar familiar (sistema Foster) y un 26 por ciento de los niños vienen de otros países. Un último 15%  es cuando las madres entregan voluntariamente a sus bebés en adopción.

A propósito del mes de adopción, que se celebra en noviembre, este medio entrevistó a la pastora Nora Russo Gonzalez, quien junto con su esposo (ya fallecido) adoptó seis niños en su natal Argentina. Nadie mejor que ella para hablar de lo que es adoptar.

LFDB: ¿Qué significa para usted ser una madre adoptiva?

NRG: Ser una mamita adoptiva es una de las experiencias más maravillosas que se puede tener. Allí comprendemos Romanos 8:15 cuando se dice que tenemos el espíritu de adopción.

Pues sin haber nacido en la CASA amamos a nuestros hijitos adoptivos así como amamos a los  hijos engendrados biológicamente.

LFDB: ¿Qué dificultades enfrentan los padres adoptivos?

NRG: Cuando tenemos un hijo biológico empezamos de cero. Amamos, cuidamos y protegemos a nuestro bebé reconociendo muchas veces sus características genéticas en el área de la salud y las emociones, algunas veces decimos se parece a su abuelito en esto o a su papá o a su mamá.

Cuando adoptamos un nene es todo un descubrimiento, pues no conocemos su genética y muchas veces los nenes traen experiencias vividas que hay que ayudar a superar. Pero mi experiencia con mis seis hijos adoptivos es que con amor, tiempo y paciencia, ellos logran superar sus problemáticas.

¡Yo recomiendo orar mucho con ellos y por ellos!

LFDB: ¿Qué recompensas tiene adoptar?

NRG: Para mí la más importante es el haber podido librar a un nene de una vida miserable y bendecirlo para que pueda lograr ser una persona de bien, para sí mismo, su familia y la sociedad. Y en mi caso personal, ocho hijos amorosos, 18 nietos bellos y 3 bisnietitos maravillosos.

LFDB: ¿Que le recomienda a personas que están pensando en adoptar?

NRG: Fundamentalmente que oren si esa es la voluntad para tu vida y tu familia.

En mi caso personal mi esposo y yo teníamos dos hijas biológicas y oramos con ellas para que el Señor hiciera su voluntad en nuestra familia. Adoptar NUNCA puede ser una decisión de un solo miembro de la familia, ni algo impuesto por una necesidad personal. Es algo muy importante que pueda bendecir a todos porque puede afectar negativamente si no ha sido algo hecho a conciencia y con la aprobación de todos y en oración siguiendo la voluntad de Dios. Creo que no solo tendrían que adoptar aquellas familias sin hijos por una necesidad personal de cubrir una carencia, sino familias CON HIJOS para que TODA la familia pudiera conocer la bendición de DAR SIN ESPERAR NADA A CAMBIO.

Creo fundamentalmente en el trabajo de las familias con nenes adoptivos.

¡Los nenes necesitan familias, no instituciones!, finaliza la pastora Nora Russo González.

Si usted desea saber más sobre cómo adoptar niños del sistema de Niños y Familias en el sur de Florida, puede ir a estos links

http://www.4kidsofsfl.org/

http://www.adoptflorida.org/search.shtml

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.