Siria, los campos de concentración y una nueva manera de ayudar a los refugiados

Foto cortesía SAMS

La guerra civil en Siria, que este mes acaba de cumplir seis años, ha producido un baño de sangre y millones de refugiados. Aunque se habla mucho del tema y todos han visto imágenes de niños que rompen el corazón en mil pedazos, pocos se han percatado que la mayoría de los refugiados, más que instalarse en otros países, lo que desean es que termine el conflicto y poder regresar a su propia tierra.

Las varias facciones que luchan internamente desde que el conflicto desencadenó en una guerra civil, tanto en contra como a favor del gobierno de Bashar-Al-Assad, han provocado, de acuerdo a la ONU, más de 250.000 muertos (aunque reportes independientes aseveran que llegan a más de 400.000), así como el desplazamiento de 6.3 millones de personas internamente y cinco millones de refugiados.

Mientras tanto un reporte de la BBC indica que el 85% de la población vive en la pobreza y dos tercios en la pobreza extrema.

Para conocer un poco más de cómo hacer un impacto positivo al respecto, se llevó a cabo en días pasados una reunión en la Florida Atlantic University (FAU) en Boca Ratón, donde se expuso la situación de refugiados de Siria y una nueva iniciativa a apoyar para ayudar médicamente a esa población. La cita fue organizada por la Coalición de Liderazgo Hispano de Israel (HILC, por sus siglas en inglés), en conjunto con el Ziv Medical Center, la Sociedad Médica Sirio Americana, Eres America y la Misión de Ayuda Cristiana (Christian Aid Mission).

Nilsa Alvarez, miembro de la junta de la Coalición de Liderazgo Hispano de Israel, (HILC).

Muchos civiles están siendo asesinados, heridos, atacados y sí, existen campos de concentración del gobierno en Siria”, dice Nilsa Alvarez, miembro de la junta de la Coalición de Liderazgo Hispano de Israel, (HILC), una organización cuya visión es servir de puente para una reconciliación entre judíos y árabes para poder crear un muro de protección en contra de la persecución de árabes cristianos en el Medio Oriente, entre otros objetivos.

En los medios se habla de ayudar, pero no se dice que el gobierno está atacando a los civiles, quienes mueren solo por no pertenecer a una facción o por simpatizar con alguna de ellas”, comenta la líder latina. Alvarez asevera que además, más de un 64% de los niños no asisten a una escuela desde 2014.

Hay que ayudar a estas familias”, enfatiza.

Salud de sirios, para sirios

El doctor Zalman Zarka, director de Ziv Medical Center, explicó que a las instalaciones de este centro al  norte de Israel, están llegando sirios para ser atendidos en sus heridas. Sin embargo la situación es compleja pues si alguna de las facciones descubre que han sido tratados allí, su vida corre peligro.

Nilsa Alvarez tuvo la oportunidad de viajar al centro médico y hablar personalmente con refugiados sirios que corroboraron esta situación.

Cuando hablé con una de esas personas les pregunté, ¿A dónde quieres ir luego de recuperar su salud” y me dijo “quiero regresar a casa”.  Y es que cuando son jóvenes es muy traumatizante ir a otro país y aprender un nuevo idioma, una nueva cultura y estilo de vida.

Es por esto que la coalición antes mencionada, expuso la iniciativa de poder ayudar a médicos y enfermeras sirios estableciendo centros médicos con la asesoría del personal de ZIV, en las llamads ‘zonas seguras’.

Dr. Robert Rabil, de Florida Atlantic University.

Basel Termanini, vicepresidente de la junta de la Sociedad Médica Sirio Americana (SAMS), quien estuvo presente en el encuentro, tuvo la oportunidad de explicar la alternativa de llevar recursos médicos a pueblos en la frontera siria, sin que los habitantes tengan que arriesgar su vida en un país tan “vulnerable y dividido”.

Este problema y esta causa no debe ser atendida por cristianos, judíos o católicos o cualquier país. Son derechos humanos que se infringen todos los días, niñas violadas, jóvenes torturados y siendo enviados a campos de concentración. Los traumas son muchos”, manifiesta Nilsa Alvarez.

Nilsa Alvarez, miembro de la junta de la Coalición de Liderazgo Hispano de Israel, (HILC), rodeada del doctor Zalman Zarka, director de Ziv Medical Center; Dr. Robert Rabil, de Florida Atlantic University; Dr. Basel Termanini, vicepresidente de la junta de la Sociedad Médica Sirio Americana y Rev Charles Burge, de Christian Aid Mission.

Por medio de la coalición de las mencionadas entidades, se puede proveer recursos y entrenamiento médicos en clínicas que se necesita establecer en las zonas seguras (safe zones).

Hemos podido activar con ellos esta red pues no representan un riesgo (para las víctimas), no se ve como una amenaza, como sucede cuando la ayuda viene de Estados Unidos o Israel, entre otros países”, explica Alvarez.

Los millones de sirios que viven en los campos de refugiados en Líbano por ejemplo, tienen un disco satelital para saber si hay cambios positivos en su país para poder regresar, cuenta Nilsa.

 

 “Hay muchas formas de ayudar para que ellos sigan comiendo, sigan con vida y esperanza de regresar a una Siria independiente y sana. Ayuden a través de la oración, el servicio, en vez de que todos emigren”, finaliza.

Si desea ayudar con esta causa humanitaria, puede ir a: https://www.sams-usa.net/  

 

 

About editor

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación. Puede escribirle a adriana@lafamiliadebroward.com