¿Sobrevivirá el chavismo sin Chávez?

Por Johani Carolina Ponce *

La Venezuela después de Chávez. Esa es la gran interrogante. ¿Sobrevivirá el chavismo sin Chávez? Más allá de ser unos líderes políticos mundiales más importantes de los últimos 20 años, Hugo Rafael Chávez Frías se convirtió en un caudillo a quien sus seguidores adoraban como si se tratara de una figura religiosa. Y no son metáforas.

Corría el año 2006 a pocos días de las elecciones presidenciales y viajábamos a través de la enrevesada carretera vieja de La Guaira, un camino espinoso, difícil, lleno de curvas, altibajos y abismos. El taxista que nos trasladaba del aeropuerto a Caracas nos mostró con orgullo su carnet del extinto Movimiento Quinta República, MVR y nos preguntaba con asombro y sinceridad por qué nos habíamos ido del país.

“Esto es un paraíso, tienen que volver”, aseguraba mientras veíamos a niños en calzoncillos correr al lado de las aguas estancadas llenas de moscas y humildes casas empapeladas con enormes afiches del comandante Chávez. Nos detuvimos en una de ellas donde una anciana en una desvencijada mecedora levantó un altar con velas en homenaje al presidente. “Él nos devolvió la dignidad y la esperanza. Aprendí a leer a los 62 años gracias a Chávez. Lo hice en una de sus misiones (programas sociales)”, decía la mujer presumiblemente emocionada.

Al este de la ciudad el afligido rostro de Bonnie Simonovis, esposa del comisario Iván (uno de los presos políticos del régimen que desde 2002 está tras las rejas por los sucesos de abril de 2001 donde se produjo un intento de golpe de estado al gobierno de Chávez) nos mostraba una Venezuela opuesta. Una Venezuela donde la esperanza se había esfumado, donde la injusticia y la impunidad imperaban. Cientos de familias resquebrajadas por el drama de la inmigración, muerte o sectarismo de manos del gobierno y una calidad de vida mermada por la violencia imperante en las calles, donde las estadísticas señalan que en 2011 se produjeron 18,850 homicidios en el país y que posicionan a Venezuela como uno de los países más violentos del mundo.

Una Venezuela que no admitía pensar más allá del emblemático rojo oficialista. Dónde las palabras escuálido y chavista saltaron a la vida cotidiana de los venezolanos, etiquetándonos por nuestras tendencias políticas en dos grandes grupos.

Testimonios de familias de bajos recursos que perdieron sus casas tras los deslaves en el sector Blandín (carretera Caracas-La Guaira) confesaron -sin ser identificados- que votarían por el presidente. Esperaban con ansias los títulos de propiedad de las viviendas que el gobierno les había otorgado. Pese a no estar de acuerdo con las políticas del presidente su voto fue una respuesta directa al trauma y el miedo que sembró la lista del ya fallecido diputado Luis Tascón, un fatídico ejemplo de la división que sembró el chavismo durante 14 años. Una lista que dividió a los venezolanos entre seguidores y periodicoopositores al régimen, dónde el ejercicio democrático del voto pasó de ser secreto a público.

Más allá de los rumores suscitados a través de las redes sociales sobre si Chávez murió mucho antes del anuncio oficial, se develó una gran mentira y es que Chávez conocía la gravedad de su enfermedad y aun así se midió en unas elecciones para dejar a un país acéfalo y nombrar a un sucesor como si de una monarquía se tratase.

El movimiento estudiantil merece la admiración de todos los venezolanos, chavistas y opositores, su valentía logró que se conociera una gran verdad. Encadenados en las calles de Caracas durante varios días enfrentaron al gobierno de facto y liberaron a un país de la mentira.

El futuro de Venezuela pinta tan o más enrevesado que el camino de la carretera vieja de La Guaira. Chávez está en las venas de su pueblo, de sus seguidores, veremos si se cumple la Constitución y convocan a elecciones en 30 días tal como se lee en el artículo 233 de la Carta Magna.

Veremos si la oposición exige la depuración del Registro Nacional Electoral y un Consejo Nacional Electoral independiente y sólo el tiempo nos dirá si el pueblo escogerá entre el legado de 14 años de un mito o un candidato que más allá de una supuesta revolución signifique una verdadera evolución y una vuelta a la democracia, no a la dictadura, en este caso de izquierda que hemos vivido en los últimos tiempos.

 

johani ponce

 

Johani Ponce es una periodista venezolana radicada en el sur de Florida con amplia experiencia en medios hispanos importantes de Nueva York y Miami.

 

About Comunicados

Comunicados

6 comments

  1. Ps Willians Vélez (Ecuador)

    Lo triste de esta era es que una nación hermosa de gente digna, que está en los planes redentores de Dios se encuentre dividida…Oramos por Venezuela, pues Jesús dijo en el evangelio de Mateo 12:25…Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.
    ¡Declaramos con fe en el Señor Jesucristo que Venezuela se levanta unida para días mejores por sus próximas generaciones para bendición de las naciones!

  2. Gracias, muy bien puntualizada.

  3. varias cosas que comentar. Sin duda habrá chavismo sin Chávez, lo que no sé es cuánto tiempo le pueda quedar al madurismo o al cabellismo, si me permites los términos; y más aún sí habrá psuvismo en unos años, te doy un dato, en la declaraciones de maduro hoy, lo importante no es si dejan el cadaver de chávez unos días más o si le sacan las tripas y lo momifican para colocarlo en un museo, no, lo importante hoy, fue que al final, el neofito presidencial, reiteró que hay medidas, órdenes que chávez dejó para que se cumplan, (quizá el desprecio de Giordanni al pasar junto al feretro del cadaver, reflejaba la preocupación ” quieres real para el gasto público, debes de tomar medidas económicas y te moriste, no dejaste ese rollo”), repito, órdenes que dejó chavez, es decir él (maduro) no quiere tomar la responsabilidad, el muerto cargará con el muerto, valga la rebusnancia, yo no dudo que la táctica le sirva, pero su tiempo es corto y no veo una estrategia a mediano plazo en el madurismo, por ahora, maduro campeará, pero él no es chávez, su capital político es circunstancial, y su fuerza política una herencia, creo sin embargo que ganará las elecciones, pero con presiones internas, presiones externas, delicuencia, etc su prognosis no es buena, habrá chavismo sin chávez? si,por decadas, psuvismo, no está tan claro