Soy abuelo y jubilado ¿Qué hago?

Pregunta:
AHORRAR PARA EL RETIRO O LA UNIVERSIDADAndrés,

Me acabo de jubilar y, gracias a Dios, entre las pensiones mía y de mi esposa, junto con una renta que cobro, estamos bien. ¿Qué me aconsejas para esta etapa de la vida?

Leopoldo (Leo) – Dallas, TX

 

Respuesta:

Hola Leo,

Le llaman la “época dorada”, aunque para muchos es más la “época de fierro oxidado” porque se convierte en una época de sobrevivencia. Contrario a lo que la lógica indica, trabajé con personas que acumularon más riqueza en esta época que durante su época laboral. La idea es que de lo que uno gana debe apartar un poquito e invertirlo para estar preparados para esta época. Tristemente, las estadísticas muestran que muy pocos lo hacen y terminan como dependientes de un trabajo, del gobierno o, peor aún, de sus hijos.  Así que los felicito porque ustedes van a disfrutar como debe ser. Los siguientes son tres objetivos para alcanzar en sus finanzas.

Primero: tienen que gozar el fruto de su trabajo. Vivan bajo un presupuesto, y de los ingresos que generen sus pensiones y rentas, asignen una cantidad bastante saludable para disfrutar.

Segundo: los abuelos existen para consentir a sus nietos. Es increíble cómo un regalito sorpresa por aquí y por allá, mantiene a los nietos queriendo pasar tiempo con los abuelos. Sin duda, van a disfrutar verles la cara a sus nietos cuando reciben estos regalos. Sin embargo, algo que les traería mucha satisfacción es invertir para su educación universitaria. Existen cuentas muy ventajosas para empezar un fondo universitario con mucha flexibilidad en cuanto a montos de inversión.

Tercero: uno de los hombres más sabios en la historia, el rey Salomón, dijo que un hombre sabio no debe vivir hasta el tope (Proverbios 21:20 – parafraseado). En otras palabras, no se consume todo lo que genera. Si sigues este consejo, significa que todavía puedes continuar invirtiendo durante la época dorada. No estoy hablando de ahorrar en una cuenta de banco, sino de invertir una cantidad mensual en un vehículo de inversión como una cuenta de fondos mutuos. Una persona de 65 años que vive hasta los 85 es un inversionista a largo plazo. El mismo rey Salomón dijo que un hombre bueno deja herencia a los hijos de sus hijos (Proverbios 13:22) y este objetivo logra esa meta.

Un último consejo, no hay nada que cause más satisfacción que bendecir a otros.  Dentro de su presupuesto, asignen una cantidad para dar a otros. Disfruten esto siendo como ángeles que pagan las cuentas de otros en un restaurante; dejen propinas exageradas y corran al carro para ver la reacción de la persona por la ventana; participen con alguna entidad que alimente a la gente sin hogar. En fin, sean creativos con esto para que vean que no exagero cuando les digo que causa infinita satisfacción.  Hagan un testamento lo antes posible para no dejar problemas y siéntense con un asesor financiero para que los acompañe en el alcance de estas metas. Ha disfrutar se ha dicho.

Andrés

About Comunicados

Comunicados