Tragedia de Noruega prende alarmas sobre xenofobia en Europa

Cuando la guerra mundial contra el terrorismo se centraba en combatir a organizaciones fuertemente armadas, la matanza ocurrida en Noruega es un llamado de alerta para las autoridades, que tienen la responsabilidad de evitar ataques que, como en este caso, fueron impulsados por un extremista de ultra derecha.

BELGICA.- Asesinar a 76 personas con la convicción de que era lo correcto para evitar que Europa fuera controlada por musulmanes, parece una locura para muchos. Sin embargo, luego del ataque de Anders Behring Breivik, un ultraderechista anti islamista y en contra del multiculturalismo, muchos se preguntan si se trató de un acto de simple fanatismo o por el contrario, si es un sentimiento arraigado en otros jóvenes europeos.

Y no solo en contra del Islam. No es secreto que la inmigración procedente de múltiples países hacia Europa ha desatado un debate político en el viejo continente y que en medio de ese debate, partidos e ideologías de extrema derecha se han fortalecido.

Por nombrar solo unos ejemplos, en Holanda, el partido Partij voor de Vrijheid (PVV) logró ser el segundo más votado en 2009 y es actualmente la tercera fuerza del parlamento, bajo la batuta de su polémico líder Geert Wilders, quien es un reconocido político anti inmigración que propuso entre otras prohibir el Corán, expulsar a Grecia de la Unión Europea y no brindarle más ayuda financiera, además de promover el lema Menos Europa, haciendo referencia a que no haya más ampliaciones, rechazando el acceso de Turquía y pidiendo que Bulgaria y Rumania sean expulsados de la Unión Europea.

En esa misma línea, el diario The Economist publicó en abril de este año un artículo donde advertía sobre el sentimiento anti inmigrante en España, especialmente en Cataluña, donde una encuesta del CEO (Centro de Estudios de Opinión) aseguraba que la mitad de los catalanes creen que hay demasiados extranjeros.
Así mismo, hace poco el gobierno de Italia anunció una serie de medidas contra los inmigrantes y los refugiados de la guerra de Libia, triplicando el tiempo de estancia de los mismos en centros de identificación y expulsión, además de la construcción de un centro de refugiados encargado de repatriar a los afectados por dicha guerra, medidas criticadas fuertemente por la oposición.
Y si a esto le agregamos el fracaso del multiculturalismo (como declaró la canciller Alemana Angela Merkel en 2010 en un discurso frente a jóvenes miembros de su partido) y la prohibición del uso velo islámico por parte del gobierno francés, es inevitable pensar que el sentimiento nacionalista es fomentado desde los niveles más altos.

Más seguridad

Oficiales de contraterrorismo de la Unión Europea se reunieron la última semana de julio en Bruselas, pues temen que imitadores anti inmigración que tengan una línea ideológica similar a la de Anders Behring Breivik cometan actos de violencia equivalentes, fomentados por su odio hacia los inmigrantes y en especial hacia los musulmanes.

“Claramente, un riesgo mayor es que alguien trate de realizar un ataque similar a manera de imitador o como una forma de mostrar su apoyo” dijo Tim Jones, principal asesor del coordinador de anti-terrorismo de la Unión Europea, Gilles de Kerchove.

¿Cuál debe ser el foco de los esfuerzos antiterroristas después de este doloroso acontecimiento de Noruega? Aunque es una pregunta sin respuesta, como Anders Behring Breivik puede haber muchos más; lo necesario es detenerlos y evitar masacres dolorosas como la que sufrió un país que se jactaba de ser uno de los más seguros del mundo.

About Alejandra Useche

Comunicadora social y periodista colombiana. Freelance blogger y redactora de artículos sobre diversas fuentes.

One comment

  1. Realmente es un articulo muy centrado y muy diciente de la situación vivida. Expresa en cada linea la situación real sin especular ni dejar de mencionar los aspectos más relevantes y la situación de fondo que se enfrenta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*