Tranquilidad para las mamás “baby boomers”

Por Jean C. Setzfand*

Un sondeo de Ameriprise Financial descubrió que dos tercios de las hijas “baby boomers” (nacidas entre 1946 y 1964) ayudan a sus padres con sus asuntos financieros. Quizá lo hayas vivido en carne propia. Tal vez sepas lo incómodo que puede ser tener que hablar de dinero o deseos de cuidados con tus padres.

Y también está el otro lado de la ecuación. ¿Has hablado con tus hijos adultos acerca de tus asuntos financieros, y de tu visión sobre cómo te gustaría vivir a medida que envejezcas? Es probable que tus hijos se sientan tan incómodos abordando este tema contigo como tú te sientes hablando del asunto con tus propios padres.

Este día de las Madres, concéntrate en el regalo de la conversación. Sigue estas sugerencias sobre cómo hablar con tus padres acerca de sus finanzas y con tus hijos acerca de tus propios deseos. Es el momento de dar y recibir tranquilidad.

Para obtener asistencia en asuntos financieros, como planificar, hacer un presupuesto o establecer metas, consulta aqui

Cómo conversar con tus padres

Seguro que hablar con tus padres acerca de sus finanzas y preferencias para la prestación de cuidados es incómodo. Podrían ponerse a la defensiva, pensando que ya no confías en ellos para ocuparse de sus cosas. Conoces a tus padres mejor que nadie, así que piensa en cómo tranquilizarlos. Es útil comenzar diciendo que es una conversación difícil para todos.

Antes de hablar con mamá y papá, haz una lista de la información financiera y de prestación de cuidados que necesitarás para ayudarlos. Obtén información en www.aarp.org, buscando “organizar documentos importantes”.

Cuando estés lista, estos son algunos consejos para mantener la conversación.

  • Comparte una historia. Una excelente manera para comenzar la conversación es compartir una historia de una amiga o vecina con la que tus padres puedan relacionarse.
  • Sé respetuosa y positiva. Permite que tus padres sepan que estás interesada en ayudarlos a lograr que su vida sea manejable a medida que envejecen.
  • Comienza poco a poco. Si tus padres están indecisos a la hora de hablar, intenta conversar poco a poco. Por ejemplo, pídeles que te digan dónde conservan los documentos importantes.
  • Pídeles que hablan sobre sus preferencias en la prestación de cuidados. ¿Desean envejecer en el lugar? ¿Estarían dispuestos a mudarse a una comunidad para jubilados con opciones de cuidados continuos? Averigua si tienen un seguro de cuidados a largo plazo u otra manera para pagar por los cuidados, si los necesitaran.

Cómo hablar con tus hijos adultos

Ahora que has comenzado la conversación con tus padres, es hora de que hables con tus hijos adultos. Es probable que agradezcan que inicies la conversación, así ellos no tendrán que hacerlo.

Un excelente lugar para comenzar es hacer el compromiso de 40 días de AARP para crear un Plan para vivir más y mejor, en www.decidecreateshare.org. Te ayudará a decidir qué tipo de futuro ves para ti misma, a crear un plan para alcanzar esas metas y después compartirlo con tus hijos. Este compromiso te ayudará en el proceso de organizar documentos, calcular gastos de cuidados a largo plazo y crear una directiva anticipada. Este documento identifica la clase de cuidados que deseas si no pudieras tomar decisiones médicas más adelante.

Depende de ti cuánto deseas compartir con tus hijos. Piensa en lo que puede resultar útil saber sobre tus propios padres y tómalo como guía.

En esta etapa de la vida, uno de los mejores regalos que puede dar y recibir una mamá es tranquilidad. Habla con tu mamá y con tus hijos. La tranquilidad está al alcance de tu mano.

 # # #

 *Jean C. Setzfand es vicepresidenta del equipo de Asuntos de Seguridad Financiera en el grupo de Educación y Difusión de AARP.  Dirige los esfuerzos educativos y de difusión de AARP con el propósito de ayudar a los estadounidenses a alcanzar la estabilidad económica tras jubilarse.  Puedes contactarla por correo electrónico, en jsetzfand@aarp.org.

 

 

 

About Comunicados

Comunicados