Una luz en las montañas del Ecuador

La camioneta de Sharman Injerd (hermana Carmen, como la conocen los vecinos) se abre paso por la neblina de una serpenteante carretera que conduce hasta El Tambo, en la cordillera de los Andes.

A unos 55 kilómetros de Quito, en Napo, provincia oriental  del Ecuador, está este pequeño caserío perdido entre las montañas, a 4.000 metros sobre el nivel del mar.

El clima es impredecible, aunque la mayor parte del tiempo es lluvioso.  De la mano de Carmen Injerd subimos a la cima de una colina, donde está la escuela Sea La Luz.  Los llamingos nos dan la bienvenida. Construida con hermosa madera de teca, Injerd nos muestra un ingenioso sistema para calentar el lugar donde 42 niños se educan en las materias normales, computación e inglés.

Sin embargo no es esto lo que ha llamado la atención hasta de las autoridades educativas del Ecuador, ya que la escuela es modelo de excelencia en la zona.  Es que estos niños son muy especiales pues oran y alaban al Señor cada día y florecen espiritualmente de manera que son ejemplo en sus familias y en la comunidad.  A veces autoridades visitan la escuela y ellos oran por esas personas que no pueden contener sus lágrimas.

“Nuestro enfoque es el cambio del corazón y formación de su carácter”, explica Injerd.  “Cuando buscamos el Reino, todas las cosas se dan por añadidura.  Todas las cosas”, añade mientras señala que los niños tienen una hora de devocionales, memorizan la Biblia y cantan canciones. “Aquí le damos a El su porción”, agrega Carmen con una sonrisa radiante.

El llamado

David Injerd, un ingeniero hidroeléctrico, vino por la radio cristiana HCJB  a trabajar en la presa Papallacta, una zona conocida por sus exquisitas aguas termales, a poca distancia de Tambo.  El se trasladó con toda su familia compuesta por Carmen, Cristina de 25 años, quien enseña 5to y 6to grado y Erland, de 29, que es un empresario tecnológico y ahora reside en Estados Unidos.

“En 2004 lo sacaron del proyecto hidroeléctrico Papallacta a David”, cuenta Carmen. “Nosotros decimos que no fue la mano sino el pie de Dios quien lo hizo”, admite jocosamente la misionera.  Fue en ese tiempo cuando, obedeciendo un llamado, se quedaron en la zona para cambiar la vida a sus habitantes y fundaron la Misión Cristiana Sea La Luz.

Obtener la licencia del Ministerio de Educación del Ecuador en Quito fue una obra también de Dios, quien según Injerd abrió puertas sobrenaturales, pues los maestros estaban en huelga, cosa que sucede a menudo en ese país.

“Estaba sentada en mi computadora y le pregunté a Dios qué nombre le ponía a la escuela y  me guió a Génesis 1:3: Sea La Luz”, cuenta la misionera cristiana.

Y eso es lo que han sido literalmente hace casi ocho años desde que Carmen y su esposo David, junto con su hija Kjersti (Cristina), decidieron vivir en este agreste territorio y fundar la escuela.

La familia Pineida

“Es una bendición de Dios (el que hayan venido los Injerd)”, dice Luis Alex Pineida, uno de los residentes. “Este era un pueblo olvidado y ahora estamos mejorando”, añade.  Pineida es solo una de las vidas impactadas por los Injerd, y no tiene problemas en admitir: “El alcohol era mi amigo leal, pero poco a poco estoy cambiando”.

Pineida es padre de Alex Santini, de 7 años y Heidi Cristina, de 8, quienes asisten a la Escuela Sea La Luz, que educa a 42 niños y se ha convertido en una escuela modelo para la provincia por sus logros académicos.

Un camino nada fácil

Sin embargo la ruta no fue color de rosas.  “Al principio vivimos de nuestros ahorros, pero Dios está levantando personas en los Estados Unidos que nos apoyan. Cada mes es un milagro”, afirma Carmen, cuya vitalidad asombra.   Pero lo económico no fue solo algunos de los desafíos a vencer, sin mencionar el clima o el idioma, sino la resistencia de una población mayormente católica, que instigada por un anterior párroco, declaró la guerra a los misioneros.

Pero la luz se fue haciendo a medida que vieron los cambios en los niños, quienes florecen no solo en lo académico sino sobre todo en lo espiritual.

“Hay que recordar que hasta los años 60 ellos eran esclavos”, dice Carmen refiriéndose a los indígenas que pertenecían a latifundio el Tablón, en el Pifo. Cuando se les repartieron las tierras, solo 10 familias decidieron establecerse en El Tambo.  Trabajar con esa mentalidad ha sido duro, pero la tarea es gratificante.

Escuela Sea La Luz en El Tambo, Ecuador

“Aquí no había nada”, asevera Wilfrido Chuquimarca, de 30 años.  “Estoy contento de haberlos conocido, ahora mi hija ora antes de comer, hay un cambio en ellos, son tranquilos, educados”, acota el agricultor.

Los Injerd han construido literalmente con sus manos y la ayuda de los residentes locales la escuela, proporcionan alimento a los niños, dan trabajo a los profesores y a otras familias y gracias a las donaciones que reciben desde Estados Unidos, cuentan con una van para transportar a los alumnos.

La visión es replicar el modelo de la escuela Sea La Luz en otras provincias del Ecuador y de América.  “Queremos fundar una escuela en cada provincia en cinco años”, manifiesta Carmen.  “El sueño es tener escuelas Sea La Luz desde el estrecho de Bering (Alaska) hasta la tierra del fuego”.

Con esa fe y determinación de los Injerd, estamos seguros que lo lograrán.

Al regresar del lugar, la lluvia había cedido para que salga el sol y un tímido volcán Antisana se abre paso dando un espectáculo hermoso entre estas montañas, se hizo la luz.

 

Si desea contribuir con esta causa, puede enviar sus donaciones a:

Misión Sea La Luz

38416 Cherry Valley Blvd.

Cherry Valley, CA 92223, Estados Unidos

Tel. 951-231-4872

O en Ecuador a:

Casilla 17-17-2027

Quito, Ecuador

Correo electrónico: misionsealaluz@yahoo.com

 

About Adriana Carrera

Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

4 comments

  1. Felicitaciones Adriana…. Que belleza de historia…. que fortaleza…sin lugar a dudas dada por Dios, porque le creyeron y El los ha sostenido! su obra de admirar, estan educando con valores y principios con temor a Dios, y conocimiento de su palabra, que realmente es lo unico que hara cambiar el mundo! Felicitaciones y sigan Adelante ! Dios esta con ustedes cada segundo,

  2. Que bella labor y que linda historia . . . es una inspiracion ver personas que trabajan arduamente en un ambiente hinospito por el bien de la niñez y la comunidad con fe y por el amor de Dios. Excelente!

  3. Maria Victoria Oviedo

    Qué artículo tan conmovedor y alentador en medio de tantas malas noticias…Todavía hay gente bondadosa y caritativa en este mundo, que deja de lado su ego para ayudar a los demás. Felicidades para esta maravillosa comunidad de LUZ!

  4. excelente reportaje que nos informa de noticias de las cuales no estamos enteradas. Este personalmente ma ha ayudado a confirmar una idea o un sueño q tengo desde hace muchos años.. Gracias x compartirlo será de gran ayuda y bendición para muchas personas 🙂 Articulos y reportajes asi deberíamos estar invadidos por todos los medios de comunicación 🙂 Saludos desde Ecuador 🙂