¿Y si la abuelita sale embarazada?

Por: Francisco Ayala Silva

Un embarazo no es cosa de niños. Rosa María Calderón había sido madre por primera vez a los 16 años de edad. Pero cuando tenía 42 años, un día de verano en Miami le dijeron que estaba embarazada por quinta vez.

Para Rosa María no hubo angustia, “lo acepte tranquila y feliz”, recuerda. Esa bebé, Fernie Bustamante, actualmente trabaja en el grupo hispano de NBC Universal. Nació teniendo hermanos y hermanas casados y con hijos. Fernie tiene una sobrina mayor que ella por año y medio, Jocelyne Pruna, actualmente presentadora del noticiero Telemundo de Wisconsin.

Rosa María, costarricense, una vez fue presentadora y productora de un programa de televisión infantil en su patria.

Ella asegura que sus hijos mayores tomaron el embarazo con buen humor. Los médicos lo tomaron seriamente. “El síndrome de Down está relacionado con la edad materna”, dice el Dr. Carlos F. Rodríguez, médico colombiano dedicado a la medicina familiar en Springdale, Arkansas. Él explica que entre mayor sea la edad de la madre, mayor son los riesgos de que el bebé nazca con ese síndrome. Asimismo, Rodríguez advierte que con la edad también aumentan los riesgos de eclampsia, que es un ataque de convulsiones que pueden ocurrir antes, durante, y después del parto acompañados con frecuencia por alta presión sanguínea, exceso de proteína en la orina u otro problema orgánico.

Sin embargo, Rodríguez dice que los cuidados para una mujer embarazada después de la edad considerada normal “son los mismos que debe tener una madre de cualquier edad”. Lo mismo ocurre con el parto. “Si todo el embarazo ha sido normal una mujer puede dar a luz de manera normal”, aseguró.

En el caso de Rosa María, “me previnieron de que podía ser un embarazo de alto riesgo pues tenía 42 años, de hecho me propusieron sacar líquido amniótico”, dice. Este es el líquido claro y ligeramente amarillento que rodea al bebé dentro del útero, le da protección y le permite desarrollarse. “Se trataba de (insertar) una aguja larga, extraerlo del vientre para ver si el feto se estaba desarrollando correctamente, pero me advirtieron que era un riesgo, pues podía afectar a mi niña, y por supuesto no quise exponer a mi bebé”, dice Rosa María.

Rosa Maria 2

Fernie Bustamante y su mamá Rosa María Calderón

Afortunadamente “fue un embarazo tranquilo y sin consecuencias”, dice Rosa María, “pues tengo una herencia de una madre muy sana, tuvo 10 hijos y murió a los 100 años por vejez pero no de enfermedad. Mi hija nació perfectamente, pesó 8.13 onzas, debo destacar que todos [los partos] fueron parto natural”.

Hay algo que debe ser natural en todo embarazo: el apoyo familiar. “Lo ideal será verlo con normalidad”, dice la psicóloga Hilda Dorantes, quien ofrece clases para padres en un centro comunitario en Springdale, Arkansas. “Lo ideal es que  la familia se comporte como si la madre fuera una hermana, el apoyo en la familia es ideal en ese tiempo y en todo momento”, agrega.

“En cada embarazo existe el miedo que nos acompaña en todo momento de la vida… si el niño va a venir bien, si la mujer va a morir en el parto, si va a nacer sano. El apoyo de la familia que dice ‘aquí estoy’ es importante para el desarrollo del bebé”.

Ella lo sabe. En Jalpa, en el estado mexicano de Zacatecas, su abuela fue madre siendo ya abuela, y 10 meses después salió embarazada una de sus hijas, tía de la psicóloga. Cuando se enfermó la tía, la abuela pudo amamantar a su nieto, recuerda.

Apoyo emocional

Asimismo, la presencia de la pareja es importante. “Decir ‘aquí estoy, no estás sola’’, dice Dorantes, agregando que “al hombre se le educa para no expresar ciertos sentimiento como el miedo, a la mujer se le da la libertad de que se exprese, puede llorar, decir que tiene pena, puede ser más expresiva, al hombre se le educa para ser un poco más drástico, pero la mujer es más emocional y se vuelve mucho más sensible en la época del embarazo, por lo que el apoyo de la pareja es muy importante”.

Asimismo, durante el embarazo de una mujer de cierta edad “debe haber más apoyo porque [el embarazo] no entra en lo aceptable, no entra en lo común, ya se salió del contexto y eso hace que la mujer sea mucho más sensible”, dijo.

El Dr. Rodríguez dice que ayuda mucho que la futura madre tenga una dieta balanceada y siga tomando las vitaminas prenatales aun después del parto.

Después del parto es cuando comienza la verdadera carrera. “Para educar al hijo la edad juega un papel importante, no es lo mismo un cuerpo joven de 25 años que un cuerpo de 45”, dijo Dorantes.

Pero la energía se conserva. Al año y medio del parto Rosa María fue madre otra vez, de Alberto su último bebe, el cual pesó casi diez libras.

About Comunicados

Comunicados