[adrotate banner="32"]

En esta Navidad, reflexiona sobre el amor que perdona

Perdonar es quizás la actitud y gesto más importante para la salud mental, emociona y física. Sin embargo, hacerlo es otra cosa. He aquí cuatro beneficios

14 Pero he aquí que yo la atraeré y la llevaré al desierto, y hablaré a su corazón.”

Oseas 2:14

Oseas era un profeta menor, que vivió en el tiempo del profeta Isaías. Este joven predicaba al pueblo de Israel en un momento muy difícil, durante el reinado de Jeroboam, un rey malvado. Israel vivía un tiempo inmoral e inestable políticamente. Se habían apartado de Dios para seguir a ídolos e infidelidad al pacto que habían hecho. Oseas predicaba de juicio y castigo a un pueblo que no tenía tiempo para Dios y no lo seguía. Habían perdido su corazón por El. Oeas les anunciaba que Dios iba a levantar al ejército de Asiria para castigarlos.

Dios escoge a Oseas para demostrar, por medio de su vida, su amor apasionado al pueblo de Israel. ¿Cómo?, le ordena que se case con la joven más hermosa de la nación: Gomer. Pero le advierte que ella se va a prostituir. Y así fue. Tuvieron tres hijos, cuyos nombres representan lo que Dios pensaba: “Ruina, indigna de compasión y pueblo ajeno”. Gomer se fue tras otros hombres, que al principio le daban cosas que ella deseaba, pero luego la descuidaban. Al final, se cansaron de ella y la vendieron como esclava. Dios advierte cómo iba a terminar: desnuda. Dios le dice a Oseas en el capítulo 3: “Ve y ama a esa mujer adúltera, que es amante de otro, ámala como ama el Señor a los israelitas, aunque se hayan vuelto a dioses ajenos”. Oseas, que amaba a Gomer, fue al mercado y ofreció el más alto rescate por su esposa, 15 monedas de plata, la perdonó y la llevó a casa. Ella nunca más le fue infiel. ¿Es posible perdonar lo imperdonable?

 

El amor a Dios nos hace perdonar y la humildad nos hace pedir perdón

1.- El perdón es una decisión. El sicólogo cristiano Everett Worthington, quien vivió el mismo una experiencia traumática, elaboró cinco pasos para poder olvidar llamado REACH forgiveness. Uno de ellos es tomar la decisión de perdonar y hacerlo público. Cuando la ira aparezca, mantenerse en esa decisión. Se puede perdonar a pesar de lo que nos hicieron, más allá de los sentimientos y aunque el proceso puede tomar tiempo, está comprobado que las personas que oran por quienes les han hecho daño, pueden perdonar más fácilmente que las que no. Bendecir a esas personas es otro paso que nos ayuda. Otro paso es tener empatía y acordarse de que nosotros también tenemos fallas.

2.- El pedir perdón y perdonar hace que nuestra relación con Dios sea restaurada. El primer paso para poder perdonar es saber que, si deseamos que el Señor nos perdone, debemos perdonar.

Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados. Marcos 11:25

3.- El perdón nos libera.

En 2019,  Amber Guyger mujer policía fuera de servicio, confundió a un joven fuera de la que ella pensaba era su casa y le disparó, matándolo. Ese joven era Botham Jean. En el juicio, su hermano, Brandt, en su declaración dijo estas palabras: (inglés).

 

 

4.- El perdón nos sana. De acuerdo a un estudio del Colegio Americano de Cardiología quienes guardan ira y hostilidad tienen mayores riesgos de enfermedades coronarias y de una alta presión arterial. A veces los hombres expresan o desahogan más la ira, mientras las mujeres tendemos a reprimirla. El doctor Don Colbert indica que podría ser que el versículo en Proverbios 17:22 “El espíritu triste seca los huesos”, se puede cumplir al desarrollarse artritis reumatoidea en mujeres. El ha visto en su consultorio que cuando se libera la amargura y la ira, la artritis se sana.

Salmo 103

Bendice, alma mía, a Jehová,

Y bendiga todo mi ser su santo nombre.

Bendice, alma mía, a Jehová,

Y no olvides ninguno de sus beneficios.

Él es quien perdona todas tus iniquidades,

El que sana todas tus dolencias;

El que rescata del hoyo tu vida,

El que te corona de favores y misericordias;

El que sacia de bien tu boca

De modo que te rejuvenezcas como el águila.

Como Gomer, nos enfrentamos muchas veces ante la tentación de dudar del amor de Dios, que por medio de su Hijo Jesús hizo un nuevo pacto con nosotros. Todos los días le fallamos a Dios, pero El permanece fiel. La naturaleza amorosa de Dios hace que esté siempre dispuesto a perdonarnos si nos arrepentimos.

About Adriana Carrera

Adriana Carrera
Periodista y editora de medios hispanos en EE.UU. desde 1996. Ganadora de varios premios Oro de la NAHP por sus reportajes de negocios y educación.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*