[adrotate banner="32"]

José Manuel Castro: La historia de una milagrosa recuperación

Por Adriana Carrera

El 20 de diciembre Rocío Castro recibió una llamada telefónica del hospital, en la que le comunicaban que su hijo de 19 años, José Manuel, había tenido un accidente en un bote. Preocupada, pero calmada, llamó a su hermana Yvonne Valdez para contarle lo sucedido. 

Junto a su esposo Jorge Castro, tienen cuatro hijos, José es el menor. Un tenista prodigio, buen estudiante, amiguero y determinado en su carácter. El joven de Coral Springs, logró entrar becado a la Universidad de Florida. El futuro no podía ser más prometedor a sus 19 años.  Al regresar para las vacaciones de Navidad y fin de año, salió con sus amigos a pasear en bote y una caída donde desgraciadamente había poco fondo, le cambia la vida por completo. El resto es historia.

Al llegar al hospital, el doctor venezolano José Lozada, su traumatólogo, lleva a los padres a otra sala y les explica la situación. Debido a las heridas graves en su columna, José solo tenía el 10 por ciento de posibilidades de volver a caminar. Rocío recuerda que en ese momento no pudo respirar y Jorge quedó devastado. Nadie podía creerlo. Su historia salió en los periódicos y empezó una cadena de oración local y en el exterior, pues su familia es de fe católica. Venía una batalla de proporciones inimaginables para los Castro.

“Él no podía mover nada de la columna hacia abajo y fue operado inmediatamente”, explicó el doctor Lozada en una rueda de prensa reciente en el Broward Health. “Nuestra preocupación era qué podría haber pasado en los pulmones al haber caído al agua. Efectivamente al segundo y tercer día empezó a tener dificultades para respirar”, recuerda el médico.

La familia pasó de la noticia de la gravedad de su columna, a la lucha por la vida misma de José. De acuerdo a Jorge y Rocío, la dedicación extraordinaria del doctor Lozada se mostró en los eternos días y noches, incluyendo Navidad y Año Nuevo en que el profesional estuvo con el joven

El desafío se presentó cuando Lozada decide trasladarlo al hospital principal, desde la sede norte donde se encontraba. “Llegó un punto en el que necesitaba un tratamiento más especializado, pues se había agravado rápidamente”, comenta. “Yo dije, me lo traigo yo mismo, pero me lo traigo”, recuerda. Así fue. El 26 de diciembre fue llevado al Broward Health de Fort Lauderdale. Fue puesto en coma inducido por más de 10 días y estuvo con un respirador pues le diagnosticaron COVID-19.

“Tal vez unas mil personas estuvieron orando por él” dice Yvonne Valdez, su tía, quien es editora del periódico El Sentinel.

 

Amor y Testimonio

“Desde que conocí a José a los 12 años, siempre ha sido un chico que nunca se rinde, sin importar las circunstancias”, expresa Carolina Manzo, una de sus amigas del tenis. “Una de mis recuerdos favoritos es ese verano cuando José se fracturó el brazo derecho y se suponía que no podía jugar tenis. Pero eso no lo detuvo, aprendió a jugar con su mano izquierda y no solo eso, sino que lo hizo mejor que todos nosotros. Él es un guerrero”.

Su entrenador de tenis, Gabriel Matteazi concuerda, “José siempre puso todo de su parte para llegar a sus objetivos”. Matteazi, quien lo entrena desde los ocho años, afirma que trata de enseñarles a todos chicos a través del deporte, que “las cosas hay que aceptarlas como son y no como a ti te gustaría que hubieran sido. A partir de allí te mueves para adelante, sin mirar ni pensar en lo que te ha tocado”, asevera el couch argentino. 

“En eso José fue excelente, el entendió ese mensaje y lo aplicó a su vida”, expresa Matteazi.

Determinación de hierro

Luego de su grave estado, se pensó que requería una operación más compleja, pero Lozada les contó a los medios que ese mismo día empezó a notar una mejoría. “Llamé a sus padres a las cinco de la mañana y les dije que había notado un cambio positivo”, recuerda el doctor.

Poco a poco, según la familia Castro gracias Dios, al milagro de la fe, la oración y de la personalidad de José, ya mueve sus manos, está respirando por sí mismo y el 4 de febrero la prensa fue testigo de ese milagro al escuchar al propio José:

“Pienso en todos quienes me han apoyado. Si no doy lo mejor, sentiría que les fallaría y no me gusta fallarles. Mi familia, Dios, todos, no quiero que vean que no he podido tener éxito”.

El joven respondió a una pregunta acerca de las metas que tiene así: “Voy a tomarlo un día a la vez. Estoy orando por una recuperación total. Personalmente sé que va a pasar y eso me lo digo. Pero quiero ver qué es lo que Dios quiere y si dice que va a pasar, va a pasar”.

Un momento emotivo de la rueda de prensa fue cuando habló de sus padres y dijo “no te preocupes papá, voy a sobrepasar esto”. Las lágrimas le impidieron seguir.

El joven es una inspiración desde ya. “Hay gente orando por todo el mundo. Me dijeron que un niño de 12 años había dedicado una misa. Eso me hace feliz y estar más fuerte ante mi rehabilitación”, dijo.

“Para mí el agradecimiento más grande es verlo cada mañana”, expresó Lozada. “Eso hace que me quede tarde los días y me levante temprano. Si él lo puede hacer, yo también lo puede hacer”, añadió. 

José está consciente que mucha gente como los doctores y las enfermeras no han dormido y les agradeció.

“Estamos ganando la primera batalla que fueron sus pulmones y estamos empezando la segunda batalla que es su rehabilitación”, dice Rocío Castro.

“Tengo mucha fe porque José Manuel me la da. A otras madres les digo que, si hay vida, hay esperanza. La oración mueve montañas”.

La historia de José solo ha empezado a escribirse y con esa fe, seguramente será un día material de inspiración. Como él dice:

“Voy a regresar 100% y lo voy a creer. Solo lo voy a tomar día a día”.

En este momento la familia, que al inicio empezó a recoger fondos para José, tiene una fundación donde las personas pueden donar para ayudar a los costos elevados que una recuperación como la del joven necesita.

Pueden ir a: https://helphopelive.org/campaign/18289

 

Fotos: Cortesía Familia Castro 

Vídeos a través de las Redes Sociales @lafamiliadebroward

About Comunicados

Comunicados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*